ESTE VIERNES APREBA UN REAL DECRETO

El Gobierno deja en manos de los bancos cobrar la comisión del cajero a sus clientes

El Ejecutivo ha llegado a una solución salomónica para la guerra de comisiones por sacar del cajero: se podrán cobrar pero no directamente al cliente, sino a su banco. Y este decidirá si las repercute

Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)

Mariano Rajoy ha confirmado que el Consejo de Ministros de este viernes aprobará un real decreto ley con el objetivo de implantar un nuevo modelo para el cobro de comisiones en cajeros. Según fuentes conocedoras de la norma, adopta una posición intermedia entre los dueños de las redes y los 'bancos directos' que se benefician de ellas. Consiste en que se podrá seguir cobrando la comisión de dos euros que impuso Caixabank en marzo y que pretendían imitar ahora BBVA y Santander, pero no directamente a la persona que retire el efectivo, sino a su banco. Y este tendrá que decidir si asume esa cantidad contra sus cuentas o la repercute al cliente, en cuyo caso la acabará pagando igual que ahora.

Es decir, a partir de ahora, cuando una persona retire dinero en un expendedor de otro grupo, será la entidad emisora de la tarjeta la que deberá pagar la comisión a la institución dueña del cajero. Desaparecerá así la posibilidad de que el usuario se vea obligado a pagar directamente el recargo de dos euros que implantó CaixaBank y que tanta polémica ha generado. Pero su propia entidad puede reclamarle luego esa comisión por haber usado las instalaciones de otro grupo, total o parcialmente.

Eso sí, el cajero deberá informar por pantalla al cliente en el momento de la retirada de la comisión máxima que le va a cobrar a su banco y que éste podrá repercutirle posteriormente, aunque este cobro no se ejecute directamente como hacía hasta ahora Caixabank. Además, la comisión que le cobre el emisor de la tarjeta no podrá ser superior a la que éste haya abonado al propietario del cajero en el caso de tarjetas de débito. Si son de crédito podrá añadir una comisión adicional, pero no podrá superar a la que cobraría en sus propios cajeros.

En principio, las entidades podrán pactar entre sí lo que va a cobrar una a otra pero tendrán que comunicar al Banco de España el importe que van a cargar a las demás por usar sus cajeros y la CNMC (Comisión Nacional de Mercados y Competencia) elaborará un informe sobre los pactos de entidades para no cobrarse entre sí.

Se trata de una solución salomónica, porque atiende las demandas de los dueños de las principales redes de cajeros de España, que quieren que solo los usen gratis sus clientes y que los demás paguen por ello -por lo que, en principio, les da lo mismo que lo pague el cliente o su banco- y las de los bancos que no tienen apenas cajeros -principalmente ING Direct y EVO-, así como las de las asociaciones de consumidores y los supervisores, que pedían que no se cobrara esa comisión directamente al partícipe.

ING Direct sigue entre la espada y la pared

Como ha venido informando El Confidencial desde que adelantó los planes de Caixabank y de los dos grandes bancos, en realidad se trata de una medida para robar clientes a estas entidades, sobre todo a ING Direct, que cuenta con 3,2 millones de clientes en nuestro país. El cambio que introduce el Ejecutivo impedirá una desbandada de clientes de la entidad holandesa en cuanto les cobren en el cajero, pero sigue poniendo en un serio aprieto a sus gestores, que deben decidir si asumen la comisión (con un impacto que puede alcanzar 30 millones de euros solo este año) o la repercuten, con el consiguiente riesgo de fuga de clientes.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Según distintas fuentes, una solución es que ING asuma la comisión imponiendo requisitos, como un importe mínimo que se debe retirar o un tope de operaciones al año, que es lo que ya han anunciado EVO o Mediolanum. También dependerá de la relación que mantenga cada usuario con su entidad, puesto que muchos bancos aplican cero comisiones a los clientes con los que existe mayor vinculación y, además, en las últimas semanas han surgido acuerdos entre entidades para reducir considerablemente las tasas de servicio que se aplican entre ellas. Un ejemplo es la alianza alcanzada por Bankia, Banco Sabadell y las antiguas cajas de la red Euro6000.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, y el gobernador del Banco de España, Luis Linde, dijeron desde un primer momento que harían todo lo posible por evitar que el cliente se viera abocado a pagar una doble comisión por retirar dinero de un cajero automático. Por eso, con la colaboración del Banco de España, la CNMV y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, se ha diseñado el real decreto ley que se aprobará este viernes y busca poner fin a la polémica. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios