polémica por la comisión a los no clientes

Santander insiste en cobrar 2 euros y proclama el triunfo de "quien tiene el cajero"

La entidad cántabra lo tiene claro. La normativa aprobada por el Gobierno sobre las comisiones para los no clientes tiene una "lógica aplastante" al beneficiar al que "ofrece el servicio"

Foto: El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez. (EFE)
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez. (EFE)

El Banco Santander lo tiene claro. La nueva normativa sobre las comisiones que se aplicarán en los cajeros a quienes no sean clientes posee una "lógica aplastante", porque favorece "a quien proporciona el servicio, a quien tiene los cajeros". Así lo ha expresado este jueves su consejero delegado, José Antonio Álvarez, durante la presentación de los resultados trimestrales. "Nadie impide invertir en cajeros a quien no los tiene", ha añadido en referencia a las entidades que cuentan con una menor red de cajeros. 

Acerca de la nueva realidad resultante del Real Decreto-ley del 2 de octubre, Álvarez ha asegurado que el banco está trabajando para "adaptarse a la nueva normativa". Pero el asunto no ha quedado ahí. Minutos después, esa opción neutral ha quedado más abierta cuando, preguntado acerca de si el banco sigue teniendo la intención de cobrar en torno a 2 euros a los no clientes que usen sus cajeros ha respondido: "No hay cambios con respecto a lo planteado".

El Banco de España emitió un comunicado para avisar de que no se podían cobrar dos comisiones por un mismo servicio

Es decir, insiste en lo anunciado en julio, que fue cuando notificó su voluntad de cobrar "en torno a 2 euros" por ofrecer ese servicio a quienes no son clientes de la entidad. También ha aprovechado para decir que, a su juicio, "el tema se está magnificando".  

Polémica creciente

La 'guerra de los cajeros' se inició en marzo, cuando CaixaBank empezó a cobrar 2 euros a los no clientes que usaran sus cajeros. BBVA siguió sus pasos y anunció la misma medida en julio. Pocos días después, Santander se sumó a las dos entidades. Entres los tres suman casi 21.000 cajeros; prácticamente uno de cada dos que hay en España. 

Las entidades justificaban este paso porque eran ellas las que soportaban la inversión en los cajeros y los costes de mantenimiento que llevan aparejados. Con esta medida, también endurecían la competencia con los bancos que no tenían redes de cajeros, ya que en adelante serían los clientes de estas entidades los que pagarían directamente por utilizar esos cajeros.

El cambio que introducían con esa decisión era evidente. Hasta entonces, lo que existía era una tasa de intercambio que las entidades emisoras de las tarjetas pagan a las dueñas de los cajeros por el uso de este servicio; a partir de ahí, la emisora de la tarjeta era la que decidía si corría completamente con esa tasa o si repercutía parte al cliente. Desde entonces, sería el cliente -y no la emisora de la tarjeta- el que pagaría directamente la comisión. 

Sede del Banco de España. (EFE)
Sede del Banco de España. (EFE)

Ante la polémica que estaba generando este asunto, el Banco de España emitió un comunicado para avisar de que no se podían cobrar dos comisiones por un mismo servicio, ya que el peligro residía en que se mantuviera la tasa de intercambio y que, además, se sumara la comisión directa al cliente. 

Para salir al paso de esta incertidumbre, finalmente fue el Gobierno el que pasó a la acción. A comienzos de octubre el Ejecutivo redactó el Real Decreto-ley con el que pretendía atajar el problema. Esta norma establece que solo habrá una comisión y que la establecerá el banco propietario del cajero, con lo que solo queda abierta una cuestión: cuánto cobrarán finalmente las entidades a quienes no sean sus clientes por usar sus cajeros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios