entiende que es un único servicio de pago

El Banco de España avisa a la banca de que no puede cobrar dos comisiones en el cajero

Sacar dinero de un cajero es un único servicio. Por tanto, solo puede soportar una única comisión. El supervisor lo recuerda para evitar que el cliente tenga que pagar dos veces por lo mismo

Foto: El Gobernador del Banco de España, Luis Maria Linde
El Gobernador del Banco de España, Luis Maria Linde

Las comisiones se están convirtiendo en el tema más candente del sector financiero español. El Banco de España (BdE) ya ha dejado escuchar su voz con respecto a la decisión de CaixaBank, BBVA y Santander de empezar a cobrar una comisión en sus cajeros a quienes no sean clientes de esas entidad. En un comunicado difundido este viernes, la entidad gobernada por Luis María Linde recuerda a las entidades bancarias que la retirada de efectivo "solo puede originar el cobro de una comisión, ya sea por la entidad emisora de la tarjeta o por la entidad propietaria del cajero". 

Es decir, el supervisor aclara que no se pueden cobrar dos comisiones por lo que entiende que es un único servicio. Hasta ahora, las entidades emisoras de las tarjetas eran las que cobraban una comisión -de entre 0,65 a 1,50 euros- a sus clientes por usar cajeros ajenos; luego daban parte de esa comisión, en concepto de tasa de intercambio, a la entidad propietaria del cajero. Para no perjudicar a sus clientes, algunas entidades, como ING, siempre han asegurado que se hacían cargo de esa comisión para que su cliente pudiera emplear ese cajero ajeno de forma gratuita. O lo que es lo mismo, sacar dinero en un cajero ajeno ya soportaba una comisión, pero para muchos clientes ha sido invisible porque la entidad emisora de la tarjeta la pagaba por ellos. 

Cobro de comisiones en los cajeros

Pero CaixaBank, BBVA y Santander han optado por abandonar ese mecanismo e instaurar otro consistente en cobrar directamente dos euros a los no clientes cuando utilicen sus cajeros. Lo que precisa el BdE es que hay que elegir: o un sistema u otro, pero no mantener los dos, porque eso es lo que desembocaría en una doble comisión por un único servicio. 

CaixaBank fue la primera en mover ficha en este terreno, porque en marzo empezó a cobrar 2 euros a los no clientes que usan su cajeros. BBVA siguió sus pasos la semana pasada y la última en sumarse ha sido Santander. Lo que les recuerda el BdE es que si cobran esta comisión, no podrán mantener la que ya existía anteriormente por ese mismo servicio a quienes no eran clientes... aunque estos bancos ya lo tienen claro. CaixaBank ya renunció desde el primer instante al anterior sistema para mantener solo el cobro de 2 euros y dejar de recibir la tasa de intercambio, y lo mismo harán BBVA y el Santander cuando implanten esta medida. 

Caso abierto

En su nota, el BdE precisa que "la retirada de efectivo en un cajero automático constituye un único servicio de pago, con independencia de que se realice en un cajero propiedad de la entidad emisora de la tarjeta bancaria o de otra entidad". Para que las entidades tengan claro este criterio, el supervisor ha remitido un escrito a  la Asociación Española de Banca (AEB), la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (UNACC), la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF) y la Asociación Española de Entidades de Pago (ANAED), "instando a las entidades intervinientes en esta operativa a que adopten las medidas necesarias para garantizar que, en cada operación, se procede al cobro de la comisión solo por una de ellas".

El propósito, por tanto, es garantizar que el cliente no pague dos comisiones por un único servicio. O paga los 2 euros o paga la tasa de intercambio, pero nunca las dos al mismo tiempo.

El dilema está servido, porque el toque de atención del Banco de España consolida su criterio, pero no da una solución definitiva. Los bancos propietarios de los cajeros siguen dispuestos a cobrar los 2 euros a los no clientes y que luego sean estos los que se aclaren con sus entidades. Desde este punto de vista, ellos cobran esta comisión, nunca dos, porque ya no aceptan las tasas de intercambio. Pero las entidades emisoras de la tarjeta pueden argumentar que su comisión era la que ya estaba vigente y que no quieren renunciar a ese ingreso o a una situación que les afectaba en menor medida, y menos aún para pasar a una situación en la que sus clientes les pueden pedir que les paguen esos 2 euros o se van a otro banco.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios