Los test de estrés precipitarán una oleada de concentración en el sector bancario europeo
  1. Empresas
el bce hará la 'due diligence' gratis

Los test de estrés precipitarán una oleada de concentración en el sector bancario europeo

Los próximos test de estrés no servirán sólo para comprobar el estado de salud de las entidades. Además, van a desatar una oleada de concentraciones.

placeholder Foto: El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (Efe)
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (Efe)

Los próximos test de estrés, que han dejado sin vacaciones a toda la banca europea, no servirán sólo para comprobar el estado de salud de las diferentes entidades antes de que el BCE asuma su supervisión. Además, van a desatar una oleada de concentraciones en el sector, que no sólo afectará a las que suspendan, ya que el examen es tan exhaustivo como una due diligence y todo el mundo podrá ver sin problemas las 'tripas' de los demás. Una oleada que los expertos vaticinan que también se dará en España y tendrá como objetivos las entidades de tamaño mediano.

"El BCE les va a hacer la due diligence gratis y de oficio a todos los que quieran adquirir otros bancos. El problema cuando quieres comprar una entidad es que, para poder examinarla, ésta tiene que estar en venta o tienes que llegar a un acuerdo amistoso. Y eso suele ser complicado", explica un experto del sector. "Con los test de estrés todo el mundo podrá saltarse esa barrera, por lo que tendrá acceso a una información similar a una due diligence del resto de las entidades europeas".

La due diligence es un examen intensivo de toda la información que hay detrás del balance y las cuentas de las entidades, que se realiza in situ y que suele obligar a desplazar a un numeroso equipo por parte del comprador. Obviamente, las entidades no ofrecen esa información a nadie salvo que estén a la venta, como ha ocurrido en la reciente subasta de Catalunya Banc. Este proceso es vital para que el comprador pueda valorar la entidad a la hora de fijar el precio y para que se asegure de que no va a llevarse un susto en el futuro por algo que estaba escondido en el balance.

Según otra fuente del sector, "el BCE está logrando su objetivo de ganarse el respeto del mercado con este ejercicio, porque el proceso está siendo enormemente complejo y preciso. Los bancos mandan la información y el BCE se la devuelve revisada y pidiéndoles explicaciones cuando algo no les cuadra. No es posible colársela". Más que los test en sí, el examen más duro es el del AQR (revisión de la calidad de los activos), que está a punto de terminar. El Confidencial ya informó de la enorme cantidad de información que hay que mandar y la complejidad de la misma, así como el ingente volumen de trabajo que deben realizar con las auditoras encargadas de revisar sus activos o la obligación de retasar de los activos inmobiliarios. Por tanto, el ejercicio es equivalente a una due diligence de todo el sector.

Esta facilidad supone una oportunidad única que no van a dejar escapar todas aquellas entidades interesadas en crecer mediante adquisiciones. Por eso, la tesis generalizada en el sector es que, tras los exámenes del otoño, vamos a ver una oleada de concentraciones en toda la zona euro. Afectará, por supuesto, a aquellas entidades más débiles que suspendan el ejercicio y no sean capaces de recapitalizarse sin acudir al rescate público, que serán vendidas para evitar gastar más dinero del contribuyente. Pero no sólo a ellas, sino que también se propondrán muchos otros movimientos referidos a entidades sanas que interesan a otras más grandes. Otra cosa es que al final cuajen todos, asunto que depende de precios, condiciones, blindajes, etc.

Santander, BBVA y Caixa, de caza

En este contexto, las entidades españolas tendrán un papel protagonista, según las fuentes consultadas. Tanto desde el punto de vista de los compradores como de los potenciales comprados. Así, entre los candidatos claros a extenderse en Europa están Santander y BBVA; de ahí su interés en la futura subasta de la parte buena de Espirito Santo adelantado por El Confidencial. Ahora van a tener un abanico enorme de entidades en el continente para elegir a aquellas que más les encajen por tamaño, presencia y valoración.

En el mercado también se señala a La Caixa como participante en este movimiento desde el lado comprador, si bien dentro de España. "La Caixa se ha quedado sin su gran objetivo, que era Novagalicia, y ha visto cómo BBVA le ha igualado en cuota en España con la compra de Catalunya Banc, así que se espera que haga algún movimiento para afianzar su liderazgo", según otra fuente del sector (la entidad que preside Isidre Fainé no pujó en serio por la nacionalizada catalana por el problema social y de imagen que podía ocasionarle, como también ha revelado El Confidencial".

Santander también podría entrar en algún movimiento en clave nacional, ya que es el único grande que no se ha quedado con ninguna entidad en la crisis. Algunas fuentes aseguran que Emilio Botín está convencido de que va a haber una segunda oleada de adquisiciones en la que tendrá que tener un papel más activo, y el proceso dará comienzo tras los test.

Los objetivos: suspensos y entidades medianas

Los posibles comprados no serán sólo los que suspendan, sino también aquellas entidades que se han quedado en un tercer escalón tras los dos grandes multinacionales y los cuatro grandes domésticos (Caixa, Bankia, Sabadell y Popular). Es decir, fusiones de cajas como BMN y Liberbank, o las cajas que no han sido rescatadas y debe sacar sus bancos a bolsa, como Ibercaja, Unicaja o Kutxa, sin olvidarnos del eterno candidato a ser adquirido: Bankinter. Algunos de ellos, además, pueden afrontar problemas de escasez de capital o de falta de rentabilidad, el gran problema actual de toda la banca española.

En cuanto al ejercicio en sí, varias entidades han realizado o anunciado operaciones para reforzar capital para evitar el riesgo de un posible suspenso: Liberbank amplió capital con éxito en 500 millones; Popular tuvo que suspender una emisión de CoCos de hasta 750 millones por la crisis de Espirito Santo y ha adelantado la venta del negocio de tarjetas suyo y de Citi para lograr una plusvalía de 400; Ibercaja había diseñado una ampliación de 300 millones previa a su salto al parqué pero también la ha tenido que aplazar por el rescate del banco portugués; y Cajamar también ha anunciado una ampliación de 350 millones.

Banco Central Europeo (BCE) Test de estrés Noticias de Liberbank Grupo BMN Ibercaja
El redactor recomienda