ELECCIONES GENERALES 10-N

Podemos asume que toca suelo, pero con la "solidez" suficiente para pedir una coalición

A pesar de la fragmentación del voto progresista por la irrupción de Más País, la plataforma liderada por Íñigo Errejón, en Unidas Podemos esperan en contener las fugas hacia este nuevo actor

Foto: El líder de Unidas Podemos Pablo Iglesias deposita su voto en la localidad madrileña de Galapagar este domingo. (EFE)
El líder de Unidas Podemos Pablo Iglesias deposita su voto en la localidad madrileña de Galapagar este domingo. (EFE)

La incertidumbre debido al descenso de la participación en estas elecciones generales, aunque contenida con respecto a los comicios de 2016 según remarcan desde Unidas Podemos, se entremezcla con las buenas sensaciones que dejó la campaña electoral. Como suelen repetir desde sala de máquinas del comité electoral de la formación morada, la campaña se les ha hecho corta, pero confían en mantener sus resultados del pasado 28-A y lograr sumar para volver a intentar la formación de un ejecutivo progresista de coalición junto al PSOE. La encuesta a pie de urna de GAD3 para RTVE les otorga una pérdida de entre doce y ocho diputados y dos puntos y medio porcentuales menos que en abril (12,20% frente a 14,7%).

A pesar del descenso que se evidencia con el avance del escrutinio, la cúpula del partido respira con cierto alivio tras constatar que ninguno de los diputados perdidos corresponde a pesos pasados de la dirección. Se quedarían en 35 escaños, siete menos que el 28-A. En las pasadas elecciones ya perdieron 25 diputados, aunque el resultado volvió a ser suficiente para ser decisivos en la formación de Gobierno. Y es que algunas encuestas habían puesto en solfa los escaños de Pablo Echenique por Zaragoza, Rafa Mayoral por Madrid e, incluso, el del secretario de Organización, Alberto Rodríguez, por Tenerife. Sí quedaría sin representación la secretaria general de Podemos Canarias, Meri Pita, y también miembro de la ejecutiva, así como la dirigente de IU Eva García Sempere. Los diputados que pierden son los segundos por Málaga, Cádiz, Bizkaia, Las Palmas, Alicante y los sextos por Madrid y Barcelona. En Huelva, donde no se presentó Más País, Unidas Podemos pierde su representación.

Desde Unidas Podemos asumen que han tocado suelo, pero consideran que se trata de "un suelo muy sólido". Y lo más importante para ellos, un resultado suficiente para lograr el objetivo de formar un Gobierno de coalición progresista con el PSOE. Al igual que en las pasadas elecciones, para esta fórmula de desbloqueo volvería a ser imprescindible el concurso de los independentistas. Las sensaciones entre la dirección de Unidas Podemos en esta noche electoral son, por tanto, agridulces.

La portavoz de Podemos Noelia Vera no ha querido valorar resultados de las encuestas tras el cierre de los colegios electorales y se ha limitado a resaltar en una breve comparecencia que la participación, pese a descender con respecto al 28-A, es superior a la de 2015 y 2016. El número tres por Madrid y dirigente de IU, Enrique Santiago, ha ido un poco más allá al asegurar que Unidas Podemos "tiene un suelo muy sólido" y que pese al supuesto interés de repetir las elecciones para debilitados "no parece que eso vaya a ocurrir". En esta línea ha subrayado la importancia de que Unidas Podemos tenga "una presencia fuerte en el futuro gobierno de nuestro país".

Podemos asume que toca suelo, pero con la "solidez" suficiente para pedir una coalición

Si desde el debate electoral celebrado el pasado lunes se multiplicaron los reproches de Pablo Iglesias hacia Pedro Sánchez, acusándolo de haber girado a la derecha, en el acto final de cierre de campaña el líder de Unidas Podemos se comprometió a "tender la mano" a los socialistas a partir del próximo lunes. A pesar de la fragmentación del voto progresista por la irrupción de Más País, la plataforma liderada por Íñigo Errejón, en Unidas Podemos esperan contener las fugas hacia este nuevo actor y, en cualquier caso, compensarlas con trasvases del PSOE. Una tendencia que varios 'trackings' han apuntado durante los últimos días. En esta línea, Pablo Iglesias ha insistido en la recta final de campaña en apelar al electorado del PSOE por el giro al centro del Sánchez.

"Los militantes del PSOE son de izquierdas y muchos nos van a prestar el voto" para facilitar que Pedro Sánchez mire a su izquierda y no a su derecha para formar Gobierno, concluía el candidato de Unidas Podemos en el mitin de cierre de campaña. Unas horas antes, en un acto en Toledo, incluso iba más allá dirigéndose a votantes no identificados con la izquierda: "Hay mucha gente que a lo mejor no es ni de izquierdas y que dice... Si yo tengo que votar pensando en los servicios públicos, sé que el único voto que protege a mi familia es el de Unidas Podemos, aunque no soporte a Pablo Iglesias".

Esta estrategia basada en que Sánchez ha dejado libre el carril de la izquierda a Unidas Podemos, no buscaría tanto atraerse al votante asentado del PSOE, sino a aquellos más autoubicados en la izquierda y que dudan entre votar a Sánchez o apoyar a Iglesias: el 2,7% del electorado —más de 900.000—, según los datos que manejan los morados referenciándose en el último CIS preelectoral. Según este mismo barómetro, solo el 70% de los que votaron a estas dos formaciones en abril tendría decidido su voto cuando se realizó dicha macroencuesta.

Desde la formación reconocen en cambio que, en comparación con el 28-A, tienen en riesgo varios diputados que podrían perder debido a la fragmentación del voto progresista. Se trata de los segundos escaños que obtuvieron por Cádiz, Málaga, Bizkaia y Baleares, además del sexto por Madrid. La elasticidad del votante indeciso es máxima y la única encuesta que prevalece será la que salga de las urnas esta noche.

El giro "hacia el centro o la derecha" de Sánchez que ha denunciado Iglesias se centra en las principales medidas que el presidente en funciones fijó durante el debate, principalmente en materia territorial, prohibiendo en el Código Penal la celebración de referéndums y comprometiéndose a "traer de vuelta a España" a Carles Puigdemont, y económica, avanzando que si ganaba crearía una vicepresidencia económica que ocuparía Nadia Calviño. Esto es, un perfil más orientado a asumir los postulados marcados por Bruselas para hacer frente a una desaceleración económica en ciernes.

Tras haber votado esta mañana en el colegio público La Navata (Galapagar), Pablo Iglesias ya incidía en que a partir de este lunes tenderá la mano a Pedro Sánchez. Su objetivo pasa por formar un Gobierno conjunto combinando la "experiencia" de los socialistas con la "valentía" de la formación morada. "Cualquier ciudadano tiene hoy el mismo poder que un multimillonario y ese poder hay que aprovecharlo. A partir de esta noche reproches atrás, vamos a trabajar todos juntos", concluyó en declaraciones a los medios de comunicación.

Elecciones Generales

El redactor recomienda