CON LOS RESULTADOS OFICIALES AL 81,75%

El bloqueo se agrava: el PSOE se frena, el PP crece, Vox duplica y Cs se hunde

El panorama que arrojan las nuevas elecciones es aún más endiablado que el de abril: ni las izquierdas ni las derechas suman y Rivera ya no podrá desbloquear nada

Foto: El líder del PSOE, Pedro Sánchez. (Reuters)
El líder del PSOE, Pedro Sánchez. (Reuters)

Las nuevas elecciones no han traído, de momento, la solución al bloqueo. Al contrario, y según el 81,75% escrutado, la solución para formar gobierno parece aún más complicada. Según el recuento oficial, el PSOE ha ganado las elecciones con 122 escaños, uno menos que en abril. El PP crece y lograría 85 escaños frente a los 66 de abril. Vox más que duplica sus resultados y pasaría de 24 escaños a 53, convirtiéndose en la tercera fuerza política del país. Por su parte, Unidas Podemos bajaría de 42 a 35. Y Ciudadanos se hunde -Albert Rivera puede ofrecer esta misma noche su cargo si se confirman estas previsiones- y pasaría de los 57 parlamentarios actuales a solo 10.

Lejos de aclararse, el panorama que sale de estas elecciones -planificadas desde Moncloa en el mes de julio cuando se sabía que la sentencia del 'procés' marcaría la campaña- es auténticamente endiablado. La suma de las izquierdas -PSOE, Unidas Podemos y la residual entrada del Más País de Íñigo Errejón, que lograría dos escaños por Madrid, el suyo y el de Inés Sabanés, y uno de Compromís en Valencia- y las derechas -PP, Vox y Cs- ofrecen un hemiciclo completamente dividido entre el bloque de las derechas -PP, Vox y Cs más Navarra Suma- frente a PSOE, Unidas Podemos y Más País. De la ecuación para formar alianzas distintas ha salido dinamitado Ciudadanos: sus 10 escaños no le sirven de nada ya a Pedro Sánchez, por mucho que en esta campaña Rivera le levantara el veto a pactar.

Las dos únicas posibilidades de investidura que se dibujan ahora tras esta nueva cita con las urnas son o bien un nuevo Gobierno 'frankenstein' con el PSOE, Unidas Podemos, Más País, PNV, ERC y Junts -algo que se antoja ahora mismo imposible tras las jornadas de violencia en Cataluña y las continuas descalificaciones cruzadas entre Moncloa y la Generalitat- o una abstención del PP para que el PSOE gobierne en minoría y pacten el apoyo en Presupuestos y los grandes asuntos del Estado. Hasta la convocatoria de unas nuevas elecciones. Esta segunda opción, también negada por activa y por pasiva por Pablo Casado durante la campaña -su "no es no" a Sánchez parece inamovible- lo es aún más con la posición de fuerza que le da el medio centenar de diputados a Vox. Si el PP se aviene a facilitar la investidura de Pedro Sánchez, todos los expertos vaticinan un nuevo trasvase de votos desde el PP a Vox.

En definitiva, lo que en julio parecía un "plan redondo" puede acabar convertido en un fiasco rotundo. El PSOE, con menos escaños y menos compañeros de viaje para pactar; con el PP fortalecido, pero no lo suficiente como para ser alternativa de Gobierno y con la disyuntiva de tener que facilitar el desbloqueo mientras nota el aliento de Vox; con la extrema derecha doblando diputados y dispuesto, ahora sí, a marcar agenda (ya no solo en Andalucía, Madrid o Murcia, también en la Carrera de San Jerónimo). Con el centro político que representaba Ciudadanos prácticamente diluido y pensando en la refundación desde sus bastiones territoriales donde conserva el cogobierno con el PP.

Vox, según la encuesta, ganaría en feudos del PP como Murcia y empataría prácticamente con los de Casado en la Comunidad de Madrid. Además, la suma de PP, Vox y Cs seguiría ganando en Andalucía a la suma de PSOE y Unidas Podemos.

Para complicar aún más la gobernabilidad, en el Congreso, los proetarras de Bildu tienen ahora la compañía de la extrema izquierda independentista y radical de la CUP (2), cuya intención declarada es dinamitar el Estado desde los escaños. El nuevo partido que comienza a disputarse ahora se hará en peores condiciones que lo vivido tras las elecciones de abril. En el bloque de los nacionalistas, el PNV lograría 6 o 7 diputados; ERC 13; Junts 6-7, BNG uno... También entraría en el Congreso la plataforma Teruel Existe con un diputado mientras que Coalición Canaria tendría 2 o 1 y el PRC de Revilla lucharía por no perder su único escaño. Con este panorama, ¿quién será el primer líder que empiece a hablar de una tercera convocatoria electoral?

Normalidad en el 10-N y más abstención

La jornada de este 10-N se ha desarrollado con normalidad prácticamente en toda España. Después del fracaso del Tsunami Democratic, incapaz de movilizar en la jornada de reflexión a más de 7.000 fieles, según la Guardia Urbana, cuando habían amenazado con concentrar a 300.000 en Barcelona, el dispositivo de seguridad estaba preparado para afrontar cualquier intento de alterar el desarrollo normal de las elecciones. Algo que, al final, no ha sucedido: salvo los incidentes de la noche del sábado protagonizados por unas decenas de radicales, no ha habido ningún otro incidente reseñable.

En cuanto a la participación, los dos datos de avances reflejaban una caída de la misma en más de cuatro puntos con respecto a las elecciones de abril, que fueron casi históricas. Finalmente, y con más del 80% escrutado, la participación se ha situado en más del 69%, una cifra que acabará rebajada cuando se compue el voto por correo que, en esta ocasión, ha sido 25 puntos menor que en abril.

Elecciones Generales

El redactor recomienda