ELECCIONES GENERALES DEL 10-N

Iglesias se lanza a por el votante del PSOE tras el giro al centro de Sánchez

Sánchez ha dejado libre a Iglesias el carril de la izquierda. Su estrategia pasa por recoger votos en el caladero de Cs, mientras que Podemos busca ahora atraer a los desencantados del PSOE

Foto: El candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias (i), en un mitin en Barcelona junto a la alcaldesa Ada Colau (d) y el cabeza de lista de En Comú Podem, Jaume Asens. (EFE)
El candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias (i), en un mitin en Barcelona junto a la alcaldesa Ada Colau (d) y el cabeza de lista de En Comú Podem, Jaume Asens. (EFE)

El giro al centro que Pedro Sánchez visibilizó durante el debate electoral de este lunes ha dejado libre el carril de la izquierda a Pablo Iglesias. El líder de Unidas Podemos lo está aprovechando en esta recta final de la campaña para apelar directamente al votante socialista. No tanto para atraerse el voto asentado del PSOE sino a aquellos más autoubicados en la izquierda y que dudan entre votar a Sánchez o apoyar a Iglesias: el 2,7% del electorado más de 900.000—, según los datos que manejan los morados referenciándose en el último CIS preelectoral. Y es que, según este mismo barómetro, solo el 70% de los que votaron a estas dos formaciones en abril tendría decidido su voto cuando se realizó dicha macroencuesta. Los últimos 'trackings' tras el debate ya señalarían que Unidas Podemos lograría mantener sus resultados del 28-A al atraer una considerable bolsa de 700.000 votantes que en abril apoyaron al PSOE, además de contener las fugas hacia Más País. Con todo, la elasticidad del votante indeciso es máxima.

[El decodificador de Varela: los mejores análisis de las elecciones en ECPrevium]

"Quiero pedir a la gente que confió en Pedro Sánchez que confíe en la única fuerza política que, teniendo muchos defectos, ha demostrado que no la compran y que dice la verdad", se lanzaba este miércoles Iglesias durante un mitin en Barcelona. Un guiño que hacía con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, al lado, quien precisamente cogobierna con el PSC, además de la cabeza de lista al Senado, Rosa Lluch, hija del socialista Ernest Lluch, asesinado por ETA. Iglesias volvía a insistir en la misma línea este jueves durante un mitin en Bilbao: "Hay mucha gente que votó al PSOE porque parecía de izquierdas y que ahora votará a la única fuerza política que, con muchos fallos y errores, sigue proponiendo exactamente lo mismo".

Iglesias se lanza a por el votante del PSOE tras el giro al centro de Sánchez

Pablo Iglesias afinaba sus dardos contra el líder de la formación con quien pretende gobernar en coalición "si estamos fuertes". En su intervención en Bilbao, y con los 'trackings' en la mano, afirmaba que "hay mucha gente del PSOE que está alucinando", en referencia a los guiños de Sánchez a la derecha en materia económica y territorial para abrir la puerta a una gran coalición blanda vía abstención de los populares. De forma más específica, recordó también que en la campaña de abril, el líder del PSOE "usó una palabra que ponía muy grande en los mítines: 'izquierda", para acto seguido afear que ahora "ya no está esa palabra". Un tanto más prosaico, indicó que el presidente en funciones "iba sin corbata y ahora aparece con chaqueta y corbata".

El giro "hacia el centro o la derecha" de Sánchez que ha denunciado Iglesias se centra en las principales medidas que el presidente en funciones fijó durante el debate, principalmente en materia territorial, prohibiendo en el Código Penal la celebración de referéndums y comprometiéndose a "traer de vuelta a España" a Carles Puigdemont, y económica, avanzando que si ganaba crearía una vicepresidencia económica que ocuparía Nadia Calviño. Esto es, un perfil más orientado a asumir los postulados marcados por Bruselas para hacer frente a una desaceleración económica en ciernes. "Si apuesta por Calviño, va en la dirección de buscar el acuerdo con [Pablo] Casado y ha entristecido a la gente del PSOE", afirmaba el secretario general de Unidas Podemos en una entrevista en la Cadena SER. Frente a esta propuesta que, dijo, "va a asustar a la gente de izquierdas", valoró que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, es "una señora progresista".

Los 'trackings' tras el debate señalan que Unidas Podemos lograría mantener sus resultados al atraer una considerable bolsa de votantes socialistas

Además de los guiños a la derecha en materia económica y territorial, Sánchez propuso en varias ocasiones durante el debate que gobernase la lista más votada. Una vieja reivindicación del PP y que podría ir en la línea de pactar una reforma del sistema de investidura entre los dos grandes partidos.

Desde la celebración del debate, Iglesias se ha mostrado convencido de que muchos de los votantes que optaron por Podemos en el pasado y que este 28-A apoyaron al PSOE por una suerte de voto útil "van a volver", debido a lo que denuncia como "giro a la derecha". Mientras la estrategia del PSOE pasa por recoger votos en el menguante caladero de Ciudadanos, siendo además los votantes de centro los que más indecisión muestran en las encuestas, la de Unidas Podemos es recoger a los desencantados socialistas. El mismo votante al que apelaba Podemos en sus inicios, aunque ahora ya con el sorpaso fuera de juego. Un escenario que es sintomático del desplazamiento de los ejes ideológicos con respecto al 28-A, con un corrimiento generalizado hacia la derecha auspiciado tanto por la fortaleza de Vox como por el hundimiento de Ciudadanos.

El giro "hacia el centro o la derecha" de Sánchez que ha denunciado Iglesias se centra en las principales medidas que el presidente lanzó durante el debate

Unidas Podemos ya denunció, como síntoma del supuesto giro a la derecha del PSOE, el plan presupuestario enviado a Bruselas. La renuncia a subir el IRPF a las rentas altas, medida que el PSOE incluía en su programa electoral para el 28 de abril, y la defensa de la 'mochila austríaca', que desde Unidas Podemos tildan como "despido gratuito" encubierto, son dos de las cuestiones en las que más han chocado ambas formaciones. "Han mandado un paquete de medidas a Bruselas en las que reconocen que se van a acometer recortes", denunciaba el líder de IU, Alberto Garzón, en referencia al plan presupuestario, para concluir que "se está anunciando por parte del PSOE que abandona aquellas medidas que eran más progresivas y que eran positivas".

Este plan presupuestario supondría, además, según el secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez, una ruptura unilateral del pacto para los PGE que ambas formaciones habían alcanzado. Una cuestión determinante, porque si PSOE y Unidas Podemos se sientan a negociar después del 10-N, tendrían que partir de cero, incluyendo las medidas programáticas que en las anteriores negociaciones no discutieron, al partir como base del documento que ya pactaron en octubre del pasado año.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios