TAL VEZ XABIER FORTES Y VICENTE VALLÉS

La negociación del debate avanza: sobre la mesa, el Madrid Arena y dos moderadores

La presidenta de la Academia, María Casado, ya ha sondeado a partidos y teles, y la próxima semana prevé las reuniones clave en que se irán atando detalles. Pero ya hay algunos puntos adelantados

Foto: Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, durante el debate en RTVE del pasado 22 de abril. (Reuters)
Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, durante el debate en RTVE del pasado 22 de abril. (Reuters)

Para las generales del 28-A, el desbloqueo de los debates electorales sobrevino ya en el ecuador de la campaña, a escasos tres días del primer combate a cuatro, en los platós de RTVE. Para el 10-N, el campo de juego se prevé distinto, porque el PSOE prefirió no meterse en el mismo pantano de las anteriores elecciones. Intentó cortar de cuajo todo asomo de polémica imponiendo sus condiciones: un solo debate a cinco (o sea, con Vox) el lunes 4 de noviembre y en un terreno de carácter "neutral". Los demás partidos expresaron sus quejas y no están conformes con los planes del presidente y candidato, pero saben que su capacidad de maniobra, salvo alianza de todos contra él —como sucedió en abril—, es más limitada. Además, las negociaciones ya han arrancado, y de momento las perspectivas son optimistas, según indican fuentes al tanto de las conversaciones.

En este caso, no aprieta el tiempo. Quedan casi tres semanas para la celebración de un debate que será decisivo, porque previsiblemente será el único de una campaña por primera vez más corta, de solo siete días. Plazo suficiente para ir amarrando los detalles, aunque ya hay algunas cuestiones que se van despejando. Primero, que lo organizará y producirá la Academia de Televisión (ATV), que preside, desde diciembre de 2018, la periodista María Casado, aunque se coordinará con RTVE y Atresmedia. Mediaset se da de baja voluntariamente porque no podrá realizarlo y emitirlo en exclusiva.

Segundo dato, relacionado con este último: dado que serán dos los grandes grupos audiovisuales que cooperarán con la ATV, cada uno de ellos pondría un moderador, un rostro reconocible de cada uno de ellos. Y ahí las apuestas lógicas, aunque no decididas por las respectivas cúpulas empresariales, y menos aún confirmadas, son Xabier Fortes, en representación de la pública, y Vicente Vallés, como cara del conglomerado controlado por Planeta. Tercer dato: el escenario podría ser el Madrid Arena o bien uno de los pabellones de Ifema (el recinto ferial de la capital) o el Palacio Municipal de Congresos.

Mediaset sigue por ahora fuera de los planes porque entendía que esta vez le tocaba quedarse con un debate en exclusiva tras no jugar el 28-A


La semana próxima debería ser clave para ir atando los cabos más importantes. Pero los últimos días han servido para ir creando un clima propicio, según confirman fuentes conocedoras de las conversaciones, tanto de la Academia, como de los partidos y de las teles. María Casado, profesional de amplia trayectoria vinculada laboralmente a TVE —es presentadora de 'La mañana' y antes de 'Los desayunos' y de los 'Telediarios'—, ha mantenido reuniones con los representantes de los partidos llamados a participar en el debate (PSOE, PP, Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox) y ha sondeado a los operadores, consciente de que no será sencillo casar los intereses de todos.

Un solo debate, corto para la oposición

El frente político no está aquietado. Porque la oposición se resiste a aceptar las reglas de juego marcadas por el PSOE: un solo debate con Pedro Sánchez, a cinco, y el 4-N. Los populares, informa Ángel Collado, exigen que el combate televisivo se celebre a partir del 5 de noviembre, una vez se conozcan los datos de paro registrado de octubre, y demandan un cara a cara de su líder, Pablo Casado, con Sánchez, porque ambos son, argumentan, los únicos con opciones de gobernar. Unidas Podemos exige dos debates: una ida, el 4-N, y la vuelta, el miércoles 6, informa Iván Gil. Doble ración que también defiende Ciudadanos, que también ha pedido un duelo con el presidente. En ambas formaciones están satisfechas de la gestión de sus jefes, Pablo Iglesias —el que mejor puntuación ciudadana obtuvo, según el CIS— y Albert Rivera. Para el partido ultraderechista, esta será la primera ocasión en que su cabeza, Santiago Abascal, se mida con sus homólogos en los medios. En la anterior campaña, la Junta Electoral Central vetó la presencia de Vox porque no había obtenido un porcentaje significativo de votos en convocatorias nacionales precedentes.

Podemos quiere la ida el 4 y la vuelta el 6; el PP desea que se celebre a partir del martes 5 y Cs también prefiere que haya dos combates en la tele

Salvo que la oposición una fuerzas, es poco probable que Sánchez ceda. Para el 28-A tuvo que participar a regañadientes en dos debates a cuatro en dos días consecutivos, uno en RTVE y otro en Atresmedia, ambos en la última semana de campaña, aquella en la que las expectativas del PSOE empeoraron en buena medida, analizan a toro pasado en Ferraz, por el discreto desempeño de su candidato en aquellas dos jornadas. Los socialistas rechazan, por otro lado, un cara a cara, porque entienden que Sánchez no tiene enfrente una alternativa clara.

María Casado, con los ministros Pedro Duque y Fernando Grande-Marlaska, el pasado 23 de septiembre en la entrega de los Premios Concha García Campoy, en Madrid. (EFE)
María Casado, con los ministros Pedro Duque y Fernando Grande-Marlaska, el pasado 23 de septiembre en la entrega de los Premios Concha García Campoy, en Madrid. (EFE)

Concluida la primera ronda individualizada de contactos, la presidenta de la ATV tiene previsto reunirse con los representantes de los cinco partidos el próximo miércoles, 16 de octubre. Todos ellos juntos por primera vez, tal y como confirmaron fuentes de la institución. "Creemos que es un territorio neutral y viendo lo que está haciendo Pedro con TVE creemos que la Academia es la mejor opción. Están trabajando con mucha profesionalidad y responsabilidad", valoran, por ejemplo, en Cs, informa Paloma Esteban.

También la semana próxima Casado sentará al mismo tiempo a los interlocutores de las teles, con quienes ha mantenido conversaciones informales. Por parte del RTVE, el responsable máximo sería Enric Hernàndez, director de Información y Actualidad de la corporación, designado el pasado septiembre por la administradora provisional única, Rosa María Mateo. En nombre del grupo del que dependen Antena 3 y La Sexta podría acudir Javier Bardají, director general de Atresmedia Televisión. Mediaset, como ya avanzó este diario, no quiere participar en el especial, porque consideraba que le tocaba esta vez producir en exclusiva un debate, ya que en los comicios del 28-A quedó fuera de juego. Ayer mismo se reafirmaba en esta posición, aunque dará una respuesta si Casado llama.

La plantilla de 2016

El formato está por decidir. Pero la plantilla bajo la que trabajan la ATV, RTVE y Atresmedia es la misma que salió adelante en 2016. Entonces, Mariano Rajoy solo aceptó un debate a mitad de campaña, el lunes 13 de junio. La Academia se encargó de la organización y producción del evento, y los operadores, por primera vez, colaboraron en el diseño y en la preparación del programa. En los años anteriores, la entidad se encargaba de todo, pactaba los detalles con los partidos y el moderador y distribuía la señal. Pero en 2016 las teles que se comprometieron a difundir el debate trabajaron juntas y eligieron, cada una, a un presentador: Ana Blanco por RTVE, Vicente Vallés por Atresmedia y Pedro Piqueras por Mediaset.

Si se reproduce el modelo de hace tres años, la ATV asumiría la organización del evento y cooperaría con los grandes grupos que difundan la señal

Borrada ahora de la ecuación el grupo que controla Telecinco y Cuatro, se baraja un espacio con dos moderadores. Fuentes de la corporación pública indicaron a este diario que su representante lógico en plató sería Xabier Fortes, conductor de 'Los desayunos de TVE' y encargado de los debates en la casa de las pasadas generales y el que también asumirá la batuta en el enfrentamiento ante las cámaras que protagonizarán los portavoces parlamentarios el próximo 1 de noviembre. Atresmedia no ha decidido tampoco quién será su rostro, aunque desde la empresa reconocen que podría repetir Vicente Vallés, director y editor de 'Antena 3 Noticias 2'. Otra de las caras más reconocibles del grupo es la periodista Ana Pastor, responsable de 'El objetivo' (La Sexta). Ella ya presentó con Vallés los debates organizados por Atresmedia en 2015 y 2019, y también pilotará el último combate de la campaña: será el jueves 7 de noviembre, y entre mujeres (María Jesús Montero, Ana Pastor, Inés Arrimadas, Irene Montero y Rocío Monasterio).

Resumen Debate Atresmedia

María Casado podría ejercer como maestra de ceremonias, como anfitriona. Podría desempeñar, por tanto, el mismo papel que Manuel Campo Vidal, su predecesor en el liderazgo de la ATV, en 2016. Pero también podría asumir un rol más activo, incluso en plató. Ella, además de 'Los desayunos', condujo '59 segundos' y 'El debate de La 1', así que está acostumbrada a este tipo de formatos.

Costes a escote

No obstante, todo está por ajustar. Por ejemplo, en caso de que Casado se limitara a su papel institucional, sería "extraño" —concede uno de los posibles protagonistas de este debate— que condujeran el programa dos hombres.

No hay tantos sitios en Madrid capaces de acoger un evento de estas dimensiones: se baraja el Madrid Arena, Ifema o el Palacio de Congresos

También está por diseñar y pactar el formato puro y duro, si se acercará más a un modelo algo más rígido y tasado, como aquel del que no se acaba de liberar RTVE, por la presión de los partidos, o si se aproximará al prototipo más periodístico y dinámico, hilado a través de las preguntas de los moderadores, que Atresmedia defiende.

Xabier Fortes, en 'Los desayunos de TVE'. (RTVE)
Xabier Fortes, en 'Los desayunos de TVE'. (RTVE)

Sobre el escenario, se barajan distintas alternativas. No demasiadas, porque no hay tantos espacios grandes en la capital capaces de acoger un evento de estas características, ya que no se reduce el programa al debate en sí mismo, sino que se despliega fuera de él: llegadas de los líderes, sala vip los minutos previos, posdebate... La ATV no tiene instalaciones propias, y tiene que alquilar espacios y medios. Según fuentes conocedoras de las negociaciones, se baraja el Madrid Arena —el pabellón multiusos que quedó marcado por la tragedia de 2012 en la que murieron cinco chicas—, Ifema o bien el Palacio Municipal de Congresos, que acogió el debate a cuatro de 2016. Los costes de producción, como ocurrió en 2016, se repartirán entre aquellos operadores que difundan la señal, en función de su audiencia.

En los próximos días, se irán conociendo los detalles. Queda mucho por definir, pero los primeros cimientos, al menos, ya están asentándose.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios