TOCA PACTAR LOS DETALLES

Sánchez participará en un único debate a cinco con Vox el 4-N en terreno "neutral"

El comité electoral del PSOE establece las condiciones de la participación de su candidato durante la campaña del 10-N. Siempre Ferraz que la mejor opción sería un espacio coordinado por la ATV

Foto: Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 23 de abril en Atresmedia. (Reuters)
Pablo Casado, Pablo Iglesias, Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 23 de abril en Atresmedia. (Reuters)

Un solo debate a cinco, con Vox, el lunes 4 de noviembre y en terreno "neutral". Es decir, coordinado por la Academia de Televisión. Esa es la decisión adoptada este jueves por el PSOE. El único encuentro con el resto de candidatos en el que está dispuesto a participar Pedro Sánchez. El líder se medirá, pues, a Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias... y Santiago Abascal.

Esta vez Ferraz no ha querido cometer los errores de la pasada campaña, cuando la estrategia de esperar hasta el final para desvelar su decisión le acarreó un lío considerable con las teles y con los demás partidos, y tuvo que actuar a remolque de los demás. Ahora, de cara a las elecciones del 10 de noviembre, la cúpula socialista se ha adelantado, ha tomado la iniciativa y ha fijado posición, estableciendo sus condiciones.

La decisión aprobada formalmente por el comité electoral —aunque ya madurada en el sanedrín estratégico, el órgano más pequeño pero el que monitoriza a diario el devenir de la campaña—, casa por completo con las previsiones que se manejaban desde hace semanas en Ferraz, y que ya de hecho adelantó El Confidencial. El presidente solo quería un debate a cinco, con Santiago Abascal, líder de la formación ultraderechista Vox, y con carácter "neutral". Eso quiere decir que, si todos los contendientes están de acuerdo, ese único programa, que será central en una campaña de solo una semana, lo coordinará la Academia de Televisión (ATV). Se vuelve así a formatos anteriores. En concreto, a la fórmula que se empleó en 2016. El PSOE apunta, por tanto, a un debate liderado por la entidad que preside la periodista María Casado y en el que podrían colaborar también las televisiones que decidieran emitirlo.

La ATV recogió el guante enseguida, y era normal, porque ya había estado al habla con los partidos. A través de un comunicado, se mostró "preparada" para asumir la organización del evento y ofrecer la señal a "todos los medios interesados de televisión, radio, prensa e Internet, tanto nacionales como internacionales". La entidad adelantó que en los próximos días convocará a todos los partidos involucrados e informará de los detalles, "en diálogo con los responsables técnicos de las televisiones" y los comités de campaña de las formaciones políticas. La Academia expresó "su satisfacción por las manifestaciones de apoyo recibidas" y el "consenso" para que se celebre un "debate democrático en televisión" que permita a los ciudadanos conocer las propuestas programáticas.

La ATV se muestra "preparada" para asumir el reto de organización, para lo que contará con la ayuda de las teles, al menos RTVE y Atresmedia


En la repetición electoral del 26 de junio de 2016, la ATV, que entonces dirigía Manuel Campo Vidal, produjo el espacio en cooperación con los tres grandes operadores audiovisuales: RTVE, Atresmedia y Mediaset. De hecho, cada uno de ellos nombró a un moderador. La cadena pública eligió como cara visible a Ana Blanco —presentadora del 'Telediario 1'—; el grupo de Planeta, a Vicente Vallés, director de la segunda edición de 'Antena 3 Noticias', y Mediaset optó por Pedro Piqueras, director de 'Informativos Telecinco' y editor del noticiario de las 21 horas. En aquel momento, los tres grupos emitieron la señal institucional producida por la Academia.

El debate que no pudo ser

Ahora, conocida la decisión del PSOE, faltan por concretarse los detalles, que habrán de pactar los partidos y la Academia. Y también deberá saberse qué grupos audiovisuales se sumarán a la organización. Si se embarcarán, igual que en 2016, RTVE, Atresmedia y Mediaset, o bien alguno se descuelga. Fuentes de la cadena pública y del conglomerado que agrupa a Antena 3 y La Sexta señalan que si finalmente triunfa esta fórmula ellos también colaborarán. En Atresmedia subrayan que el "compromiso informativo" de la casa es innegable y que no tendría sentido que no participara. Otra incógnita es qué cadenas y cuántas lo emitirán. Otra alternativa sería que la ATV se encargara del diseño y la producción íntegra del evento, como ocurrió en los debates de las generales de 2008 (entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy), 2011 (entre Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba) y 2015 (entre Rajoy y Sánchez), el último presentado por Campo Vidal.

El PSOE corrige los errores de la pasada campaña y toma la iniciativa, fijando posición. Sánchez se sometió a un doble debate el 28-A que no quería

En cuanto a la fecha, no había muchas más opciones. Ese lunes 4 de noviembre es el primer y último lunes de campaña y el que había ofertado RTVE desde un principio. Atresmedia y Mediaset también habían cursado invitación de debate. Pero en el grupo controlado por Planeta se asumía desde el primer momento que, al haber un solo enfrentamiento televisado, la lógica conduciría a uno organizado por la Academia y con participación de las teles.

Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, el pasado 22 de abril en el debate a cuatro en RTVE. (Reuters)
Pablo Casado, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, el pasado 22 de abril en el debate a cuatro en RTVE. (Reuters)

El del 4-N será el primer debate con Vox en plató. Sánchez ya quiso que la formación de ultraderecha estuviera ante las cámaras con el resto de contendientes para la campaña del 28-A, y por eso aceptó la oferta de Atresmedia. Pero la Junta Electoral Central bloqueó esa opción porque el partido de Abascal no había obtenido representación parlamentaria ni en las generales anteriores (las de 2016) ni había logrado un porcentaje significativo en convocatorias de ámbito nacional. Tras la prohibición de la JEC, Sánchez entonces optó por el espacio a cuatro en RTVE.

Fin al debate del debate

Pero Atresmedia mantuvo el pulso y reconvirtió su oferta: debate a cuatro el mismo día que tenía previsto, el 23 de abril. La corporación pública intentó salir al rescate del presidente y propuso que su programa, previsto para el día 22, se moviera al 23. Aquella operación soliviantó a los partidos y, sobre todo, a los trabajadores de la casa. Ante el plante de PP, Ciudadanos y Podemos y el cabreo de la plantilla, Ferraz rectificó: el jefe del Ejecutivo vio cómo sus planes se arruinaban y tuvo que participar en dos debates en dos días consecutivos: el 22 en RTVE y el 23 en Atresmedia. Ambos a cuatro. No era eso lo previsto en el sanedrín de campaña, donde no querían que su candidato corriera riesgos. La participación de Sánchez en ambos no fue estelar. Salvó los muebles, pero no destacó. Fue en la última semana de campaña cuando las perspectivas del PSOE se resintieron, mientras Unidas Podemos se afianzó, gracias al buen desempeño de Pablo Iglesias en los debates, como luego demostró el barómetro poselectoral del CIS.

Podemos califica de "inaceptable" que Sánchez quiera "retroceder" respecto a la campaña del 28-A y reclama, como Cs, que haya dos debates ahora

Tras esa experiencia, Ferraz aprendió. Con su decisión comunicada este jueves, zanja el debate del debate e impone las condiciones al resto de rivales. Ahora toca bajar al detalle.

Fuentes de Podemos calificaron de "inaceptable" que después de que se celebraran dos debates en la pasada campaña, Sánchez quiera "retroceder" y solo acepte uno. Alegan que la audiencia de aquellos dos programas demostró que los ciudadanos sí "quieren que haya" este tipo de formatos. "Desde Podemos siempre defenderemos la celebración de debates electorales, y hacemos un llamamiento al resto de partidos que como mínimo se celebren dos durante esta campaña", remacharon. La reacción de Ciudadanos fue más escueta: "Cs siSempre participa en los debates. Nuestra propuesta fueron la celebración de dos".

El argumento del seguimiento es cierto: el formato a cuatro de Atresmedia emitido el pasado 23 de abril, y presentado por Vicente Vallés y Ana Pastor, tuvo una audiencia de 9.477.000 millones de espectadores, con una cuota de pantalla del 48,7% (10,9 millones y un 51,6% de 'share' en el minuto de oro, a las 22:30), según datos de Kantar Media. Fue más visto que el debate de RTVE difundido la víspera, moderado por Xabier Fortes, que sumó 8,8 millones en La 1, el 24H, Trece y las cadenas autonómicas, y que tuvo una cuota del 43%.

El PSOE eliminará la publicidad exterior y las banderolas en la campaña del 10-N

Al final no hubo acuerdo total entre los partidos para reducir los gastos de la campaña del 10-N. De modo que cada formación se ajustará el cinturón como prefiera. El comité electoral del PSOE informó este jueves de que decidió "eliminar la publicidad comercial exterior y la instalación de banderolas" para que haya una campaña más "sostenible" y menos costosa. Así, Ferraz "da cumplimiento al acuerdo que propuso al resto de formaciones políticas", que suscribieron todos los partidos ante notario, salvo el PNV. Para los socialistas, es una buena noticia el grado de consenso alcanzado, pese a que no hubo unanimidad. 

El comité electoral socialista subrayó que el presupuesto general de la campaña del partido cae dos millones de euros respecto a la del 28-A (de nueve a siete). El techo de gasto del PSOE pasa de los 14 a los 7 millones

Los socialistas no eran partidarios de un 'mailing' único. Sí se abrieron a discutir la fórmula, de ahí que en su comunicado señalen que habrían deseado que las formaciones que lo plantean (Podemos y Ciudadanos) hubieran hecho una propuesta "detallada, sobre cómo organizarlo y sus costes, con el tiempo necesario para poder analizarla". 

"La propuesta de un 'mailing' único se debatió en la Comisión para la Auditoría de la Calidad Democrática del Congreso a propuesta de Cs y Podemos, y no se incluyó en las conclusiones tras suscitarse dudas logísticas, técnicas y de un posible incremento del coste total", dice el comunicado de Ferraz. Nota que añade que el envío de propaganda electoral es "útil" para muchos votantes, ya que el 44,2% de los que acudieron a las urnas lo hicieron con la papeleta ya preparada de casa, según el CIS. Los socialistas sí ven con buenos ojos la posibilidad de solicitar a través del INE (del que depende la Oficina del Censo Electoral) no recibirlo. 

Además, el PSOE recuerda que el papel que utiliza el partido para su 'mailing' es papel procedente de "bosques gestionados sosteniblemente" y no lo envía en bolsas de plástico, "como hizo, por ejemplo, Ciudadanos", añade. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios