ACUERDO DEL ÓRGANO ARBITRAL

La Junta Electoral paraliza el debate a cinco de Atresmedia por incluir a Vox

El órgano encargado de velar por la limpieza del proceso electoral entiende que no se respeta la proporcionalidad ya que la formación de ultraderecha no tiene representación parlamentaria

Foto: Ana Pastor y Vicente Vallés, el pasado 12 de abril en la presentación del debate a cinco. (EFE)
Ana Pastor y Vicente Vallés, el pasado 12 de abril en la presentación del debate a cinco. (EFE)

El debate a cinco de Atresmedia el próximo 23 de abril, el único en el que participarán los principales líderes políticos, y el único impuesto por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, queda paralizado. La Junta Electoral Central (JEC) suspende el espacio programado para la semana que viene por incluir a Vox, que no tiene representación parlamentaria y que no ha tenido escaño en ninguna convocatoria nacional.

El órgano que vela por la limpieza de las elecciones atiende así una reclamación presentada por formaciones minoritarias (Junts per Catalunya, PNV y Coalición Canaria). Y señala en una resolución [aquí en PDF] que ese debate, tal y como está concebido por el operador privado, "no podrá celebrarse" en los términos en los que está planteado. La única salida sería que la cadena lo reformulase, ajustándose al principio de "proporcionalidad".

Ese término es clave, y recorre la argumentación del acuerdo adoptado este martes por el órgano. El artículo 66.2 de la Ley Electoral señala que "durante el periodo electoral las emisoras de titularidad privada deberán respetar los principios de pluralismo e igualdad". En ese periodo, "las televisiones privadas deberán respetar también los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates y entrevistas electorales así como en la información relativa a la campaña electoral de acuerdo a las Instrucciones que, a tal efecto, elabore la Junta Electoral competente".

En aplicación de ese precepto, una instrucción de la JEC de marzo de 2011 indicaba que corresponde a las cúpulas de las teles privadas decidir libremente sobre la oportunidad de "organizar o difundir entrevistas o debates electorales, pero de hacerlo deberán tener particularmente en cuenta los resultados obtenidos por cada formación política en las últimas elecciones equivalentes". La Junta añadía que los medios pueden suministrar información de candidaturas que no se presentaron o que no obtuvieron representación en las últimas elecciones, pero estas no podrían tener una cobertura informativa mayor que las que sí obtuvieron escaño. Estos son los criterios "legalmente establecidos que debe aplicar la Administración electoral", sin que "puedan ser sustituidos por otros como la supuesta actualidad informativa o los datos procedentes de encuestas electorales, macrobarómetros u otros análisis demoscópicos". Es decir, que la JEC ha de aplicar criterios objetivos como los resultados electorales, pero no encuestas.

La JEC recuerda que las teles privadas también están obligadas por ley a respetar el principio de "proporcionalidad", y aplicarlo siempre


En el debate de Atresmedia, sigue el escrito, no cabe "objeción" a la participación de los candidatos de PP, PSOE, Unidas Podemos y Cs, pero no cabe decir lo mismo de Vox, porque en las últimas generales solo cosechó el 0,1% de las papeletas [fue en realidad el 0,2%, según el Ministerio del Interior], mientras que Convergència Democràtica (matriz de JxCAT), PNV y Coalición Canaria sí tuvieron más votos y escaños en el Congreso.

No vale el 10,96% de Andalucía

Además, continúa la resolución, Vox no puede calificarse de grupo político significativo. La JEC se remite a su propia doctrina: ya se pronunció en abril de 2015 respecto a las formaciones emergentes. En aquel momento lo eran Podemos y Ciudadanos, que no habían tenido representación en el Congreso. Sí en elecciones europeas, y después la tuvo en las autonómicas y municipales de mayo de ese año. Entonces apuntó que ha de concederse el estatus de "grupo político significativo" a aquellas fuerzas que compitan en las urnas pese a no haber obtenido escaño en las elecciones anteriores equivalentes si, con posterioridad, en siguientes procesos electorales hubieran obtenido "un número de votos igual o superior al 5% de los votos válidos emitidos".

"No cabe elegir debates en los que se aplica la proporcionalidad y otros en los que pueda ser eximida: debe aplicarse a todos los debates"

La semana pasada, la JEC dio la razón a RTVE. La corporación pública había ofrecido un debate a cuatro, con los candidatos de PP, PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos, y Vox elevó la protesta. El órgano entendió que la cadena había obrado bien, ya que la formación de Santiago Abascal no había obtenido un 5% de las papeletas en ninguna convocatoria de ámbito nacional precedente. En las generales de 2016, Vox cosechó el 0,1% de los sufragios en toda España. Las autonómicas andaluzas, esgrimía la JEC, no podían ser puestas como ejemplo de resultado precedente, por mucho que hubiera logrado el 10,96% de las papeletas, ya que el ámbito de difusión de RTVE es el de todo el país, no en una comunidad autónoma. Lo mismo dice ahora.

La JEC señala que Atresmedia alegó que el sábado 20 de abril tiene previsto otro debate en La Sexta, con participación de formaciones políticas como dos de las recurrentes y en el que no intervendrá Vox porque en este caso, decía el grupo, "se ha primado este criterio de proporcionalidad". "El argumento no puede aceptarse porque el referido artículo 66.2 de la Ley Electoral no establece la aplicación voluntaria del principio de proporcionalidad según estime oportuno la televisión privada, sino que lo impone de forma incondicionada. No cabe elegir debates electorales en los que se aplica la proporcionalidad y otros en los que esta pueda ser eximida, sino que debe aplicarse a todos aquellos debates que se organicen durante el proceso electoral". El órgano arbitral amonesta severamente a Atresmedia: le dice que no puede aplicar la proporcionalidad según le convenga, sino que ese criterio ha de mantenerlo siempre.

Acuerdo firme

Por todas estas razones, la JEC estima los recursos de las formaciones minoritarias y declara que el debate a cinco propuesto por Atresmedia "resulta contrario al principio de proporcionalidad, que debe ser respetado por las televisiones privadas durante los periodos electorales", conforme estipula el artículo 66.2 de la ley. "En consecuencia, ese debate no podrá celebrarse en los términos indicados sino que, si así lo decide el medio, deberá modificarse para atender a las exigencias de dicho principio". El acuerdo de la Junta es firme y contra el mismo solo cabe interponer recurso ante la Sala Tercera del Tribunal Supremo.

Las reacciones de algunos de los partidos afectados llegaron pronto. Primero, "Algunos no saben qué hacer para excluir a Vox, o para incluir a sus socios separatistas y golpistas en el debate", señaló Abascal minutos después de conocerse la resolución de la JEC, apuntando a una decisión discrecional de los socialistas. Pero esta es una decisión del órgano arbitral, del que forman parte ocho magistrados del Tribunal Supremo y cinco catedráticos de Derecho o de Ciencias Políticas y Sociología propuestos por los partidos. Es más, fue el comité electoral del PSOE el que eligió este debate a cinco en Atresmedia y el que rechazó el espacio a cuatro en RTVE, para enfado de los trabajadores de la casa. Y fue Ferraz la que se apoyó en el macrosondeo del CIS para justificar la presencia de Abascal, porque la formación de extrema derecha superó el 10% en estimación de voto.

El PP contraatacó retomando su batalla por un duelo entre Pedro Sánchez y Pablo Casado. "Los españoles merecen que los dos únicos candidatos que pueden presidir el Gobierno debatan cara a cara y conozcan los dos modelos que hay para España: el de Sánchez y sus socios o el del líder de la oposición que le saca 50 escaños".

El PP vuelve a pedir cara a cara, mientras el PSOE espera a los pasos que den Atresmedia y el resto de los partidos para tomar una decisión rápida

Los socialistas se quedaron "en 'shock" cuando recibieron la noticia de la JEC. En las próximas horas estudiarán qué hacer en función de los pasos que vayan dando Atresmedia, las formaciones recurrentes y los partidos rivales. Pero la sensación cundía es que no hay mucho tiempo de reacción porque se echan ya encima los festivos de la Semana Santa y la campaña se agota. El debate a cinco estaba programado para el 23 de abril, en una semana y a solo cinco días de la cita con las urnas.

Pedro Sánchez, este 16 de abril en la comida-mitin de Ourense. (EFE)
Pedro Sánchez, este 16 de abril en la comida-mitin de Ourense. (EFE)

Desde Ferraz, se emitió un comunicado en el que venía a dejar todo en el aire. El comité electoral "respeta" la decisión de la JEC y "escuchará y estudiará las distintas alternativas de debate que se planteen en los próximos días". "Como quedó demostrado con la aceptación del candidato socialista, Pedro Sánchez, del debate a cinco, el PSOE desea participar en debates ya que cree en su utilidad para que la ciudadanía conozca las propuestas de las diferentes fuerzas políticas". Por tanto, el comité "anuncia la disposición" del presidente del Gobierno "a debatir con otros candidatos en los términos acordados por el/los medio/s de comunicación que organicen el debate y los representantes de todas las fuerzas políticas concernidas, siempre en el marco legal fijado por la Junta Electoral Central".

Lo cierto es que la decisión de la JEC desmonta la estrategia del PSOE respecto a la participación del candidato en los debates televisados. Ahora la situación ya no está en sus manos. Ferraz había primado el encuentro en Atresmedia, moderado por Vicente Vallés y Ana Pastor, para proyectar en los votantes, otra vez, la foto de las tres derechas contra el presidente. Mostrar esa derecha fragmentada en tres partes. Ahora todo queda en el aire.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
93 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios