ENTREVISTA EN 'EL PROGRAMA DE ANA ROSA'

Sánchez anuncia un 'plan antibloqueo': con Ejecutivo en diciembre y enero sin vacaciones

El presidente se comprometerá por escrito a intentar formar Gobierno "cuanto antes" y a hacer que las Cortes trabajen de inmediato para aprobar el techo de gasto y los Presupuestos de 2020

Foto: Pedro Sánchez y Susana Díaz, este 8 de octubre en Granada. (EFE)
Pedro Sánchez y Susana Díaz, este 8 de octubre en Granada. (EFE)

"España no tiene tiempo que perder". Pedro Sánchez quiere machacar en el votante la imagen de que el PSOE no es el responsable del bloqueo político y que él hace todo lo posible para salir de él. Por eso no cesa de repetir que el único partido que "garantiza" la salida de la parálisis es el suyo. Y por eso este miércoles dio un paso más en esa estrategia: anunció que el domingo, en un acto en Madrid, presentará un "plan" para "vencer el bloqueo", y con el que se compromete a formar Gobierno cuanto antes, en diciembre, para ponerse a trabajar cuanto antes, sin que las Cortes Generales se puedan ir de vacaciones en enero.

El presidente del Gobierno en funciones se multiplica en estas primeras semanas de precampaña y busca ocupar todos los espacios, tanto a través de mítines como en entrevistas en distintos medios de comunicación. Este miércoles pasó por el plató de 'El programa de Ana Rosa', en Telecinco, donde insistió en su propósito de liderar un Ejecutivo en solitario —con, por cierto, buena parte del equipo que tiene ahora, según confirmó— y en su petición al resto de fuerzas de que le dejen gobernar si no ahorman una mayoría alternativa. "No puede ser que la minoría trate de imponer en los despachos lo que las urnas no le han dado", sentenció.

[Consulte aquí en PDF la transcripción de la entrevista de Pedro Sánchez en 'El programa de Ana Rosa']

Pero sin duda el principal anuncio de la entrevista fue ese "plan para vencer el bloqueo y avanzar", cuyos detalles se conocerán este próximo domingo, tras los actos por la Fiesta Nacional. "Voy a proponer que haya Gobierno cuantes, es decir, en el mes de diciembre. Dos, que no haya vacaciones parlamentarias. Es decir, que el mes de diciembre sea un mes hábil y enero también para que las Cortes Generales empiecen ya a trabajar. Y tres, vamos a presentar el techo de gasto, que es el paso previo a los Presupuestos Generales del Estado, a principios de enero, para que los Presupuestos estén aprobados cuanto antes, en el primer trimestre del año", desgranó en Telecinco. "El próximo domingo voy a presentar fechas, contenidos, políticas, gobernabilidad para que los españoles no solamente sepan que con su voto van a desbloquear la situación política en España, sino que van a tener un Gobierno que funcione", añadió.

"Presentaré fechas, políticas, gobernabilidad para que los españoles sepan que habrá desbloqueo y que van a tener un Gobierno que funcione", dice


En el fondo, no deja de ser un deseo, porque que haya o no un nuevo Ejecutivo para finales de año no depende solo del candidato, en caso de que sea él quien gane las elecciones del 10-N, aunque es cierto que todas las encuestas publicadas hasta ahora le sitúan como ganador, con un resultado similar al del 28 de abril, en algunas incluso algo a la baja. Por plazos, sería posible, puesto que el nuevo Congreso y Senado se constituirán el 3 de diciembre, por lo que hay tiempo para sustanciar una investidura antes de finales de año. En 2011, las elecciones se celebraron el 20 de noviembre y el 20 de diciembre ya había presidente investido, aunque entonces no tenía mucho mérito: Mariano Rajoy venció con mayoría absoluta. Tras la repetición electoral del 26 de junio de 2016, el entonces jefe del PP solo consiguió la confianza de la Cámara 'in extremis', el 29 de octubre, tras una quiebra dolorosísima del PSOE.

Diciembre sí es mes hábil en las Cortes, pero no lo es enero, ya que los periodos de sesiones se extienden desde febrero a junio y de septiembre al último mes del año. Una de las críticas que ha recibido la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, es la de estirar los tiempos a gusto de la Moncloa y la de no montar comisiones y Diputación Permanente hasta después de la investidura fallida de julio. Ahora se trataría de suspender las vacaciones parlamentarias de enero.

El ejemplo de Portugal

Pero más allá de los plazos, que pueden quedar destruidos por la realidad, lo que quiere trasladar el presidente a los votantes es que él sí tiene un plan y que su intención es acabar con la interinidad cuanto antes. Lo que busca es, además, una mayoría más amplia que la que las urnas arrojaron en abril, 123 escaños, para tener más fácil la gobernabilidad. Sin embargo, lo que señalan los sondeos por ahora es lo contrario: un hemiciclo muy fragmentado, con un nuevo actor más, Más País, y en el que puede seguir necesitando la abstención de las formaciones independentistas.

Sánchez defiende que los pensionistas o los trabajadores del campo no pueden ser los "paganos" del bloqueo y su deber es atenderlos

"Debemos romper el bloqueo y permitir que España avance", sostuvo. Y para "romper" esa parálisis hace falta, dijo, "concentrar el voto" en la formación que tiene más "garantías" de ganar las elecciones, el PSOE. Sánchez repite en cada entrevista y en cada mitin que cada elección tiene su pregunta al electorado, y la del 10-N es si España quiere "avanzar" o "un nuevo bloqueo".

El "ideal" que el presidente tiene en la cabeza es el que ya defendió en todos los meses anteriores: montar un "Gobierno progresista", que disfrute de "estabilidad" para aprobar iniciativas y nuevos Presupuestos y que goce de "coherencia" interna. Es decir, que buscará el apoyo de Unidas Podemos y ahora de Más País y la abstención de las derechas para que su Ejecutivo no dependa de los separatistas. El esquema es, pues, el mismo. No habrá "gran coalición", que no deja de ser, insistió, un "trampantojo", ni una alianza para gobernar con Albert Rivera, porque ese escenario es "ciencia ficción". El candidato aseguró que "nunca" dijo no a "compartir el poder", pero Pablo Iglesias tiene "una manera curiosa de buscarse aliados", y es dirigir "críticas" hacia el PSOE y menos a las derechas y el lucir el "mérito" de haber impedido "cuatro veces" la formación de un Gabinete progresista liderado por el PSOE.

De nuevo, el espejo en el que se mira Sánchez es Portugal. Ahora, con más razón, después de la victoria del socialista António Costa en las urnas, el pasado domingo. El mandatario fue designado ya ayer primer ministro por el presidente de la República, y en principio no cuenta con una mayoría absoluta en contra que tumbe su programa de Gobierno, ya que el Bloco de Esquerda y los comunistas son partidarios, con diferencias entre ambos, de entenderse con Costa. Bien para toda la legislatura o bien para cada iniciativa. Para Sánchez, el del país vecino es un caso importable, pues "si no hay una mayoría alternativa", no se impide a la primera fuerza gobernar. También es cierto que el socialista luso se ha quedado por ahora, a falta del recuento del voto extranjero, a solo diez escaños de la mayoría absoluta. El PSOE se situará, previsiblemente, mucho más lejos de ese umbral, de ahí que el candidato reclame una "mayoría aún más amplia" que la del 28-A.

Preparadas las entregas a cuenta a las CCAA

Sánchez fue preguntado por las "medidas electoralistas" que la oposición denuncia, como la actualización de las pensiones conforme al IPC o la reducción de las peonadas para cobrar el subsidio agrario, para paliar la guerra arancelaria contra Donald Trump. El presidente razonó que le parece "sorprendente" que los jubilados o los trabajadores del campo tengan que ser las "víctimas del bloqueo". "El deber" de un Gobierno, "aunque sea en funciones", es decir a los más de nueve millones de pensionistas que no serán "paganos" de la parálisis. ¿Subirá las prestaciones aun estando en funciones? Sánchez no quiso ser claro, deliberadamente. "Yo espero que no estemos en funciones [...]. Es que quiero que haya Gobierno. No me cabe en la cabeza que, habiendo votado en cinco ocasiones [dos generales y las autonómicas, municipales y europeas], haya partidos que se permitan el lujo de bloquear". También aseguró que el Ejecutivo ya cuenta con los informes necesarios para poder traspasar a las comunidades autónomas las entregas a cuenta, de modo que se procederá al desbloqueo de esos fondos "en los próximos días".

El presidente dice que le gustaría seguir contando con Calviño, Montero, Duque, Robles y Marlaska. Está "muy contento con todos" sus ministros

Como viene haciendo en los últimos días, Sánchez incidió en que cuenta con un equipo humano para hacer frente a una hipotética recesión económica. "El resto de formaciones no tienen a nadie", señaló. El presidente apuntó que le gustaría que Nadia Calviño siguiera siendo ministra de Economía. Pero también querría que repitieran María Jesús Montero en Hacienda, Margarita Robles en Defensa, Pedro Duque en Ciencia o Fernando Grande-Marlaska en Interior. Sacó pecho así de su Gobierno "abierto, con muchos perfiles independientes". "Estoy muy contento con todos", indicó, presumiendo además de la mayoría de mujeres.

Sánchez anuncia un 'plan antibloqueo': con Ejecutivo en diciembre y enero sin vacaciones

Respecto a Cataluña, insistió en que el Gobierno actuará si el independentismo "cometer ilegalidades que quiebren de nuevo el orden constitucional o pongan en entredicho la soberanía nacional o la integridad territorial". El Ejecutivo actuará con "firmeza democrática", "proporcionalidad" y "unidad". Reiteró que contempla todos los escenarios, desde la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional o del artículo 155.

Sánchez fue preguntado por la fecha de exhumación de Francisco Franco. Como en las entrevistas anteriores, no la adelantó. Es una decisión del Consejo de Ministros, apuntó, y es una información que ha de darse también a la familia. El Gobierno considera que no queda ya "ningún fleco" que impida la salida del dictador del Valle de los Caídos. No se detendrá ni por el prior de la abadía ni por la suspensión de la licencia de obras —que el Supremo ya dijo que no era necesaria— que decidió el juez José Yusty. La ejecución del expediente administrativo se hará "cuanto antes, en cuestión de días".

El PSOE se enmienda y sube el tono contra Errejón para restarle fuerzas

La versión inicial, extendida por Ferraz, de que Más País no erosionaba al PSOE, sino solo a Unidas Podemos, se ha modulado. Aunque las encuestas no pronostican un gran empuje del partido de Íñigo Errejón, en la cúpula sí creen necesario ir dirigiendo mensajes distintos hacia el exportavoz morado. Más combativos. Por ahora no se ha llegado al nivel de reproches lanzados contra Unidas Podemos, pero sí se le culpa de fragmentar más la izquierda y se avisa de que no es la solución

Fue Pedro Sánchez quien primero 'acarició' a Errejón y lo contrastó con Pablo Iglesias. Observaba en él cosas "esperanzadoras", diferencias "muy notables" de actitud. Eso ya se ha acabado. El presidente lleva días alertando de que el multipartidismo, que él saluda, no sirve de nada si conduce a una nueva parálisis.

"A mí me parece que todas las opciones son legítimas. La única opción que no es legítima es el bloqueo, sobre todo cuando no hay una mayoría alternativa a lo que representa la primera fuerza política, que es el Partido Socialista. Por tanto, si al final, en vez de tener ocho, tenemos mil partidos políticos y el día de las elecciones resulta que tenemos una ensalada que hace imposible el que podamos tener Gobierno y se impone el bloqueo, pues yo creo que estamos de nuevo en lo mismo", sostuvo este miércoles en 'El Programa de Ana Rosa' cuando fue preguntado por Errejón. 

Sánchez negó que la irrupción de Más País haya sido alentada por la Moncloa. "Miramos con mucho respeto lo que representa ese espacio de Unidas Podemos. En definitiva, de lo que estamos hablando de dos fundadores de Podemos que tienen una discrepancia en cuanto a cómo orientar la acción política de gobernabilidad de ese espacio a la izquierda del Partido Socialista. No tenemos mucho más que decir". 

Sí ha sido más contundente la número dos del PSOE, Adriana Lastra, miembro del sanedrín de campaña que dirige el camino hasta las urnas. Este lunes, en una entrevista en 'Los desayunos de TVE', remarcaba que Errejón responde al "lío" que existe a la izquierda del PSOE y que es "parte del problema".

"Parece que se presenta como árbitro de la izquierda. Quien quiera que haya Gobierno progresista tiene que votar directamente a Sánchez, no hay jugadas dobles o triples", aseguró. Ella misma recordó que Errejón también votó contra el líder socialista en la investidura de 2016, igual que hizo su entonces jefe, Pablo Iglesias. "Son dos fundadores del partido que se pelean. Son gente que solo le interesa el poder y poco como favorecer el interés de las personas", explicó. 

Este miércoles, Sánchez, por la tarde, en un mitin en Barcelona, Sánchez sí pasó más al ataque: "¡Resulta que la CUP se presenta con dos partidos: por el suyo y la división de Unidos Podemos, el del señor Errejón!". Lo decía por el uno por Barcelona de Más País, Juan Antonio Geraldes, que en las últimas municipales se presentó en la candidatura de Guanyem Sant Boi, suma de la CUP y los comunes. Era su intento de asimilación de Errejón al soberanismo. 

Hasta ahora, no hay una inquietud excesiva en el PSOE con Más País, pero en federaciones como Madrid o Valencia sí asumían que algún escaño podía llevarse Errejón. En el primer caso, porque es su cuna política, y en el segundo por la implantación de Compromís, su aliado en Valencia. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios