LA EXPRESIDENTA PIERDE EL PULSO INTERNO DEL 28-A

Sánchez lamina a los susanistas andaluces en las listas y Díaz "toma nota" de la purga

La cúpula del PSOE-A no vota el dictamen de las candidaturas para mostrar su malestar por los cambios de Ferraz. Solo se salvan dos dirigentes en las provincias en las que no había acuerdo

Foto: Susana Díaz, con Micaela Navarro y Juan Cornejo, este 17 de marzo en el comité federal del PSOE. (EFE)
Susana Díaz, con Micaela Navarro y Juan Cornejo, este 17 de marzo en el comité federal del PSOE. (EFE)

La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, aseguró a la entrada del comité federal que aprobó las listas del partido para el 28 de abril que “toma nota” de la purga que Ferraz ejecutó finalmente en las candidaturas andaluzas.

Era la prueba palmaria de la indignación que recorría al PSOE-A. La otra era el voto particular que pidió cuando se sometió a escrutinio el dictamen de la comisión federal de listas. El secretario de Organización de Díaz, Juan Cornejo, emitió un voto particular. Dio su apoyo a la globalidad de las candidaturas de toda España pero no dio respaldo a las de Andalucía tras los cambios introducidos por la dirección federal, que alteran lo que votó la militancia. Cambios que suponen que en las cuatro provincias en las que no hubo consenso de partida (Sevilla, Almería, Córdoba y Cádiz) solo se salvan dos susanistas de pura cepa: la almeriense Sonia Ferrer, dos al Congreso, y María Jesús Serrano, tres al Senado por Córdoba, que podría no salir elegida. La pieza más simbólica para la expresidenta, el diputado sevillano Antonio Pradas, sale de las papeletas del 28-A. No estará en ninguna de las dos Cámaras. En el comité federal, la cúpula andaluza, empezando por Díaz, decidió no votar el dictamen conjunto de todas las candidaturas (ni sí, ni no, ni abstención).

[Consulte aquí en PDF el acta, con el voto particular del PSOE-A, de la comisión federal de listas, aquí las candidaturas de Congreso ​y aquí las de Senado]

“Nosotros en Andalucía hemos tenido la mano tendida en todo el proceso para hacer compatible las peticiones del comité federal con la decisión soberana de los militantes. Eso no ha sido posible, tomo nota y a partir de mañana todos a trabajar y buscar que tengamos el mejor resultado electoral posible el próximo mes de abril que será la antesala del mes de mayo”, dijo Díaz antes de que se conociera el alcance de los cambios impuestos por Ferraz en las listas andaluzas. Los socialistas andaluces sabían ya que la intervención de Ferraz iba a ser dura. Muy dura.

En la comisión federal de listas, el dos de Díaz pidió voto particular para mostrar su rechazo, aunque la dirección andaluza acata el dictamen y lo hace suyo


El voto particular solicitado por Cornejo al emitir pronunciamiento en la comisión federal de listas consta de tres puntos y señala que "las listas de cuatro provincias se han modificado sustancialmente sobre lo decidido por los militantes, incluso recogiendo ahora nombres que o bien lograron respaldos mínimos o ni siquiera obtuvieron votos porque no fueron propuestos por las asambleas", informan fuentes del PSOE-A. "Estas modificaciones no están justificadas ni razonadas y no se ha convocado a los secretarios y secretarias generales de estas provincias como recoge el reglamento", apunta el PSOE andaluz, que termina con esta afirmación: "Cuando se voten las listas, estas serán de todo el PSOE, también del PSOE de Andalucía". En la reunión del comité, que siguió a la de la comisión federal de listas, Díaz, Cornejo, los secretarios provinciales y la cúpula del PSOE-A no votaron el dictamen final que agrupa a las candidaturas a Congreso, Senado, autonómicas y municipales. La exjefa de la Junta no tomó la palabra en el órgano. De hecho, tras el discurso de Sánchez, no hubo intervenciones. Se votó el informe y se apoyó por unanimidad y listo. El comité duró apenas una hora.

Representante de las mujeres gitanas

Las espadas llegaban en alto hasta el último momento y el PSOE andaluz ya había asumido que la dirección federal iba a descabalgar a muchos nombres clave del susanismo en esas listas electorales. El acuerdo fue imposible en cuatro provincias andaluzas y sí se cerró en otras cuatro (Málaga, Huelva, Jaén y Granada), en las que sí hay nombres próximos a la expresidenta de la Junta.

De la lista por Sevilla, la más simbólica, salen dos apoyos claves de Díaz: Antonio Pradas y Carmen Cuello, y de Cádiz es fulminada Miriam Alconchel

En Sevilla y Cádiz residían las dificultades más importantes. En la primera provincia, cuna política de Díaz, los nombres de Antonio Pradas y Carmen Cuello, del núcleo duro de la dirigente andaluza, y que el comité provincial colocó como dos y tres de la papeleta al Congreso, saltaron de las candidaturas. Ferraz no quería a Pradas en el grupo del Congreso y tampoco fue posible el acuerdo para situarlo en el Senado. Sánchez nunca le perdonó su pasado: él fue quien entregó en la sede el 28 de septiembre de 2016 las firmas de los 17 miembros dimisionarios de la ejecutiva, con el propósito de tumbarlo. El PSOE andaluz no dio entrada a Paco Salazar, hombre de Quico Toscano en Andalucía, director general en la Moncloa y miembro de la ejecutiva federal. Relegó a Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, exdelegado del Gobierno en Andalucía, al cuarto lugar.

Sánchez lamina a los susanistas andaluces en las listas y Díaz "toma nota" de la purga

Ferraz ejecutó una completa limpia de la lista por Sevilla, la más simbólica de todas. Obviamente, mantuvo como uno a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a la que de oficio la dirección provincial resituó, pese a no ser la más votada por las bases. Tras ella, el equipo de Sánchez situó a Gómez de Celis de dos y a Paco Salazar de cuatro. Y de tres quitó a Cuello, amiga personal de Díaz, y ubicó a Beatriz Micaela Carrillo de los Reyes, presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Gitanas Fakali. Para el Senado, Ferraz colocó como cabeza al exalcalde de Alcalá de Guadaíra Antonio Gutiérrez Limones, diputado en las dos últimas legislaturas. Sí apoyó a Díaz en las primarias, pero en los últimos tiempos había girado y se había acercado más a los sanchistas.

Con susanistas en las provincias con consenso

En Cádiz, en la lista que encabeza el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el problema se situaba en el número tres: el comité provincial ubicó a su vicesecretario general y alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix. Ferraz no lo quería y al final puso en su lugar al diputado Juan Carlos Campo, magistrado y exvocal del Consejo General del Poder Judicial. Él apoyó a Díaz, pero la cúpula de su provincia no lo incluyó en su propuesta. Al no haber acuerdo, de la papeleta también saltó la actual parlamentaria susanista Miriam Alconchel. Es sustituida por Eva Bravo, gerente de la Empresa Municipal de la Vivienda de Jerez.

Ferraz mantiene a las susanistas Sonia Ferrer y Mª Jesús Serrano, aunque a esta última la manda de tres al Senado. Desoye el sentir de la militancia

En Córdoba, el ministro de Agricultura, Luis Planas lidera la plancha. No le sigue ya la número tres de la ejecutiva regional de Díaz, la diputada María Jesús Serrano. Ferraz la manda al Senado, y de tres, por lo que si el PSOE no gana las elecciones en esa provincia, se quedaría sin escaño en la Cámara Alta. La nueva dos al Congreso es Rafaela Crespín, secretaria de Organización del partido en Córdoba, pero que se enfrentó ya a Díaz. Con esta incorporación, el presidente juega a ensanchar su espacio orgánico en la federación que más se le resiste, Andalucía. Ferraz sí ha mantenido como tres para la carrera de San Jerónimo al diputado Antonio Hurtado, cercano a la vicepresidenta, Carmen Calvo. En 2016 el PSOE solo consiguió dos actas en esta circunscripción.

Y en Almería, donde el cabeza de cartel es el titular de Cultura, José Guirao, Ferraz no mueve a la que ya iba de dos, la diputada susanista Sonia Ferrer. De tres concurre finalmente el sanchista Indalecio Gutiérrez Salinas, y de uno al Senado pasa el secretario general de la capital, director general de Memoria Histórica y miembro de la cúpula federal, Fernando Martínez. En todos estos cambios han aparecido nombres que no fueron postulados por las asambleas.

Pedro Sánchez y su ejecutiva, en la reunión del comité federal del PSOE de este 17 de marzo de 2019 en el hotel Novotel Madrid Center de la capital. (Eva Ercolanese | PSOE)
Pedro Sánchez y su ejecutiva, en la reunión del comité federal del PSOE de este 17 de marzo de 2019 en el hotel Novotel Madrid Center de la capital. (Eva Ercolanese | PSOE)

En las otras cuatro provincias (Málaga, Jaén, Huelva y Granada), en las que sí hubo consenso entre las dos facciones, sí hay susanistas salvados, como la granadina Elvira Ramón; la presidenta del PSOE-A, la jiennense Micaela Navarro, que pasa al Senado, destino también del exlíder provincial de Málaga Miguel Ángel Heredia o de la ya exdiputada onubense Pepa González Bayo. En todas ellas, pues, hay afines a la baronesa andaluza.

Más allá del enfrentamiento por los nombres concretos, el PSOE andaluz dejó claro en todo momento que ha cumplido escrupulosamente con las directrices de los estatutos y del 39º Congreso, que hacían descansar en la militancia las propuestas para la elaboración de las listas. Las primeras candidaturas votadas por las bases orillaban a los cuatro ministros andaluces que van en puestos de salida (Montero, Planas, Marlaska y Guirao). Esto fue corregido posteriormente por las direcciones provinciales. Finalmente, tras tensas negociaciones, en las cuatro provincias sin acuerdo con Ferraz las listas fueron enviadas a Madrid sin acuerdo pero con el apoyo del 90% de la militancia. La dirección finalmente ha desoído ese criterio y ha impuesto 'manu militari' los nombres que quería, haciendo saltar también aquellos que no le molestaban.

Un comité federal ágil y sin turnos de palabra

El secretario de Organización y presidente de la comisión federal de listas, José Luis Ábalos, rechazaba, en declaraciones a los medios, que hubiera habido un "pulso" con el PSOE, porque el propio Cornejo había advertido de que hacía suyas las candidaturas una vez aprobadas por el comité federal. "Nadie ha votado en contra, nadie se ha abstenido en el llamamiento a votación y lo que queda es el voto unánime del comité". ¿Qué lectura hace la dirección del "tomo nota" de Díaz? "Todos tomamos nota de todo, obviamente, y el comité federal también, y lo ha tomado de forma muy positiva. Así que muy satisfechos de todo el proceso. No hay heridas: hay un comité federal, que es el órgano soberano que toma la decisión, y ni siquiera ha habido peticiones de palabra".

"Todos tomamos nota de todo", avisa Ábalos, que recuerda que se ha respetado el criterio de que cada cúpula tiene el derecho a formar sus grupos

El número tres añadió que en su momento, cuando se confeccionaron las candidaturas a las autonómicas andaluzas, se "respetó" el criterio de la cúpula de conformar equipos cohesionados y no se introdujeron a sanchistas por arriba. Y ese criterio rige ahora para las generales, y obra en favor de Sánchez, siguió. "Este era el momento de la dirección federal del partido de cara a unas generales y es normal que la dirección piense en el grupo que quiere conformar a todos los niveles. Hemos mantenido la lógica que defendimos en el conjunto de los territorios".

Sánchez lamina a los susanistas andaluces en las listas y Díaz "toma nota" de la purga

En otras provincias también hubo cambios. Los esperados. Así, en Aragón, finalmente el dos por Zaragoza pasa a ser el alto comisionado en la Lucha contra la Pobreza Infantil, Pau Marí-Klose, y no repite por tanto el diputado Óscar Galeano. En Teruel, se confirma el trueque de candidatos: el cuarto en la lista a las Cortes regionales, Herminio Sancho, pasa a encabezar la papeleta al Congreso por la provincia, y el respaldado masivamente por su territorio para continuar en este cargo, el sociólogo Ignacio Urquizu, pasa al Parlamento aragonés como cuatro por Teruel. El presidente autonómico, Javier Lambán, uno de los más distanciados de Ferraz, no acudió al comité federal para cumplir con su "visita matinal de los domingos" a su padre.

En Palencia, Ferraz finalmente colocó a la secretaria de Educación de la ejecutiva, Luz Martínez Seijo. Pero en León aceptó la propuesta enviada: mantuvo de uno al secretario provincial, Javier Alfonso Cendón, con quien mantiene buena relación. Desistió de lanzar en las listas del 28-A al responsable de Cultura de la cúpula, Ibán García del Blanco. El apoyo a Cendón era "unánime", justificaron fuentes del equipo de Sánchez, y además pudo realojar a García del Blanco en la candidatura al Parlamento Europeo, de número siete. En Ourense y Lugo, no hubo acuerdo en los comités provinciales y se enviaron las propuestas con los aspirantes que obtuvieron mayor respaldo. Al final, la primera la encabezará Marina Ortega, y la segunda, Ana Prieto, la preferida por el PSdeG, que estará seguida de otra mujer (se rompe así la cremallera), Sonsoles López. Esta era la preferida por los socialistas lucenses, igual que el señalado por los ourensanos era Juan Carlos Francisco Rivera, que ahora va al Senado. Ferraz incorpora en Lugo, pero para la Cámara Alta, al director general de Asuntos Institucionales de la Moncloa, César Mogo. En A Coruña y Pontevedra no hay cambios: lideran la plancha Pilar Cancela, miembro de la ejecutiva federal, y Olga Alonso.

Sánchez, en su discurso de este domingo [aquí en PDF], no hizo más que una referencia indirecta a las candidaturas aprobadas hoy —Congreso, Senado, parlamentos autonómicos y ayuntamientos de más de 50.000 habitantes—. "Hoy me siento portavoz de vosotros. Yo también soy candidato y hablo por todos si digo que es un inmenso honor formar parte de esta candidatura llena de energía, de ilusión y de esperanza". Sánchez dio las "gracias de corazón" a todos los que han formado parte del grupo parlamentario en las Cortes Generales y en el Parlamento Europeo. "Gracias por vuestro apoyo en la moción de censura, y gracias por vuestro trabajo frente a una derecha que ha usado todas las tretas para poner palos en la rueda. Vuestro trabajo ha sido fundamental. Y merece ser reconocido".

La afirmación, cubierta por aplausos, era de rigor pero podía resultar dolorosa a los apeados del 28-A. Sánchez también rindió tributo a los miembros de su Gobierno y agradeció por último el respaldo a los militantes, "hoy representados en el comité federal, que son el alma y corazón de un partido que siempre está dispuesto a dar la cara en momentos difíciles". Bases cuya voz no ha sido atendida en todos los casos. Pero poco importa ya. El PSOE se pone en modo campaña y ni Díaz ni Lambán van a emprender nueva guerra hasta que pasen los comicios. La tregua interna se impone.

Cambios en Madrid: suben Zaida Cantera y el líder de JSE

La comisión federal de listas introdujo también cambios menores en Madrid, en este caso con el acuerdo con el barón regional, José Manuel Franco

Las modificaciones vienen a partir del número ocho. La número nueve será la comandante retirada Zaida Cantera, a quien el PSOE-M había ubicado de 12. Una bajada muy sustancial si se compara con su posición en 2015 y 2016 (era la sexta de la papeleta). Pedro Sánchez ayuda así a quien fue uno de sus fichajes estrella en las dos últimas elecciones. 

Lorenzo Sánchez, mano derecha de Franco, pasa del nueve al diez. E Isaura Leal, comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico, cae un puesto, del diez inicial al 11. Omar Anguita, secretario general de Juventudes Socialistas de España (JSE) y vocal de la ejecutiva federal, avanza en la lista: del 15 al 12. Los números 13 y 14 siguen: Rafael Vélez, secretario general de la agrupación de Carabanchel, y la diputada Gema López Somoza. Juan Ignacio Díaz Bidart, jefe de Gabinete de la ministra de Industria, Reyes Maroto, baja del 11 en el que le colocó el PSOE-M, al 15. 

Los socialistas madrileños consiguieron siete escaños en 2016, pero ahora la expectativa es de crecimiento. 

En los primeros puestos no hay cambios: Pedro Sánchez y la vicepresidenta, Carmen Calvo, lideran la lista por Madrid. A José Manuel Franco, el tres, le siguen tres ministras: Teresa Ribera (4), Dolores Delgado (5) y Reyes Maroto (6). El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, sigue en el siete (fue cinco en los dos últimos comicios), y de ocho continúa la exministra Beatriz Corredor, miembro de la ejecutiva federal. 

Por tanto, en la candidatura por Madrid se rompe la cremallera en dos ocasiones: al agrupar a las ministras (puestos cuatro a seis), y al juntar a Corredor y Cantera (ocho y nueve). 

En Asturias también se quiebra la cremallera a favor de las mujeres: Adriana Lastra, la vicesecretaria general del PSOE, lidera la lista, seguida de la titular de Sanidad, Luisa Carcedo. Y en Lugo también se suceden dos mujeres. 

En Madrid, por el Senado, la candidatura experimenta un pequeño cambio: además de la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, entra el secretario de Empleo de la dirección, el exdirigente de UGT Toni Ferrer, en lugar de Modesto Nolla. La tercera aspirante no cambia: es Silvia Buabent, directora del Instituto de la Mujer. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
41 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios