Renovación de un 76% en las candidaturas

Casado barre el marianismo y se garantiza un grupo a la medida en sus primeras listas

El presidente del PP acaba con los pesos pesados que quedaban de la anterior etapa, asciende a sus fieles de primera hora, ficha independientes y reincorpora a antiguos críticos

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado. (EFE)

Siete meses después de llegar a la presidencia del PP, Pablo Casado ha impuesto la mayor renovación en las candidaturas al Congreso de la historia del partido. Para las elecciones generales del 28-A cambia a tres cuartas partes de los cabezas de lista, barre a los pesos pesados que quedaban de la etapa marianista, asciende a sus fieles de primera hora, ficha independientes y reincorpora a antiguos críticos (antimarianistas como Cayetana Álvarez de Toledo) hasta garantizarse un grupo parlamentario a su medida para la próxima legislatura.

El proceso que a Mariano Rajoy le llevó dos convocatorias electorales (2008 y 2011) para hacerse con un equipo parlamentario y de gobierno a su medida, Casado lo ha despachado de una sola tacada y a la primera. Después de derrotar a Soraya Sáenz de Santamaría en el congreso de la sucesión y de la posterior retirada de María Dolores de Cospedal, el presidente del PP ha demostrado tener la manos libres para designar a la práctica totalidad de los cabezas de lista de su partido con la excepción de las circunscripciones gallegas, las únicas marcadas por la continuidad.

La actual presidenta de las Cortes, Ana Pastor, otra vez al frente de la candidatura de Pontevedra, es la única dirigente de peso de la anterior etapa que seguirá en el Congreso. Y la línea de continuidad en el futuro Grupo Popular se queda en la permanencia de figuras tradicionales procedentes del aparato como José Antonio Bermúdez de Castro (por Salamanca), Vicente Tirado (Toledo) o Sandra Moneo (Burgos).

[Consulte aquí la lista íntegra conformada por Casado]

Casado se blinda con un equipo de incondicionales para los dos escenarios que se le pueden abrir después de los comicios: hacer oposición a un nuevo Gobierno de Pedro Sánchez con un equipo disciplinado que no le reproche una posible derrota (no deja adversarios internos), o intentar formar Gobierno si las urnas permiten repetir la jugada de las autonómicas en Andalucía.

Jubilaciones aparte como la prevista de Jesús Posada, destacan en las listas las bajas de dirigentes del PP que lo fueron casi todo en la anterior etapa. Los exministros Juan Ignacio Zoido, Jorge Fernández y Fátima Báñez pierden sus escaños en Sevilla, Barcelona y Huelva para incorporar a fichajes personales de Casado: la eurodiputada Teresa Jiménez-Becerril, la periodista y exparlamentaria del PP Cayetana Álvarez de Toledo y Juan José Cortés, el padre de la niña Mari Luz asesinada en Huelva y símbolo de la defensa de la prisión permanente revisable.

Entre las principales novedades también está la incorporación del periodista Pablo Montesinos como número uno por Málaga, la circunscripción que fue la tradicional durante dos décadas para Celia Villalobos, aunque en las últimas elecciones la exministra ya fue segunda con Carolina España por delante.

Casado también prescinde de tres dirigentes de la anterior etapa como el portavoz parlamentario, Rafael Hernando (por Almería), el antiguo responsable de organización de Génova Carlos Floriano (por Cáceres) y el ex número tres del partido Fernando Martínez-Maíllo (por Zamora). El primero es el único que tiene claro su futuro como aspirante a la lista para las elecciones europeas del 26 de mayo y los tres son reemplazados por jóvenes casadistas.

Los únicos exministros que seguirán en el Congreso son Rafael Catalá (de nuevo por Cuenca), e Isabel García Tejerina que deja la candidatura de Madrid para encabezar la de Valladolid. Los casadistas de primera hora copan las cabeceras de las listas. Además del secretario general, Teodoro García Egea, en Murcia, destacan los ascensos de Belén Hoyo (Valencia), Guillermo Mariscal (Las Palmas), Paloma Gázquez (Asturias), Alberto Casero (Cáceres) o Milagros Marcos (Palencia).

En Ávila, Casado ha dado entrada en su antiguo puesto de número uno a una consejera del Gobierno autonómico de Castilla y León que preside Juan Vicente Herrera, Alicia García. Y en Castilla-La Mancha siguen las dirigentes que dejó Cospedal como Rosa Romero en Ciudad Real, Carmen Navarro en Albacete y Silvia Valmaña en Guadalajara.

Al presidente del PP le queda ahora la segunda fase de la elaboración de las listas para completar en el resto de los puestos de salida (muy a la baja según los sondeos) e intentar contentar a los parlamentarios con aspiraciones a seguir en las candidaturas, tanto en el Congreso como en el Senado. La Cámara Alta ofrecerá de nuevo un cierto margen de compensación para veteranos que Casado tanteará a partir de la próxima semana.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios