CINCO ESCÁNDALOS TRAS EL 20-D

Acuamed, Taula, Púnica, De la Serna, Granada: la corrupción lastra al PP de Rajoy

La semana que viene se cumplen cuatro meses desde el 20-D. El PP se ha visto implicado hasta en cinco casos de corrupción, y esta semana, los papeles de Panamá señalan a Soria

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. (Reuters)
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. (Reuters)

Los múltiples casos de corrupción en los que el PP de Mariano Rajoy se ha visto envuelto en los cuatro meses que se cumplen la próxima semana desde las generales del 20 de diciembre sitúan a la fuerza más votada del panorama político español en una posición muy complicada en medio de negociaciones 'in extremis' para formar Gobierno y ante una inminante convocatoria de elecciones anticipadas.

Este miércoles se producía la última operación desarrollada por la UDEF, que se saldó con la detención del alcalde popular de Granada. Todos los partidos de la oposición reprochan al jefe de Génova su pretensión de continuar y dirigir la nueva etapa política, pese a los escándalos conocidos con él al mando -del partido y del país-, y Ciudadanos -socio indispensable, bien en un pacto 'in extremis' antes de que se disuelvan las cámaras el 2 de mayo o bien para un futuro acuerdo si se repiten las elecciones en junio- no escatima en extremar la presión contra Rajoy y poner en el foco de toda duda la figura del presidente en funciones.

Son demasiados los titulares que desde el 20-D han integrado 'operación anticorrupción' y 'PP' en una misma frase. En enero de 2016 estallaba la denominada operación Frontino, coordinada por agentes de la UCO de la Guardia Civil, y referida a una trama en el seno de Acuamed (Aguas de las Cuencas Mediterráneas SA), por la que la empresa pública habría cobrado comisiones a cambio de amañar adjuciaciones en obras hidráulicas y medioambientales entre 2007 y 2014. La red desarticulada habría estafado unos 20 millones de euros con esas obras, y el escándalo hizo dimitir en pocos días al hasta entonces número tres de Presidencia, Federico Ramos, un fichaje directo de Soraya Saénz Santamaría, por su presunta relación con el caso.

El bombazo de Taula

En Génova aún se recuperaban de lo ocurrido cuando en la semana siguiente, la última de enero, miembros de la Fiscalía Anticorrupción y de la Guardia Civil comenzaban registros generalizados en domicilios, empresas y dependencias del grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia. La operación Taula -que salpicó de lleno a la histórica dirigente Rita Barberá- terminó por reventar las costuras del PP. Los contratos investigados -con los que se habrían hecho adjudicaciones fraudelentas a cambio de comisiones ilegales- se remontan a 2003. Nueve de los 10 concejales del PP en la capital valenciana están imputados, hubo más de una veintena de detenidos y la situación de Barberá ha causado un cisma interno.

La exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, a su salida de la Audiencia de Palma, tras prestar declaración. (EFE)
La exalcaldesa de Valencia Rita Barberá, a su salida de la Audiencia de Palma, tras prestar declaración. (EFE)

La senadora ha conseguido evidenciar la división entre los dirigentes nuevos del partido, que reconocen sentirse incómodos a la hora de tener que manifestar una defensa con la que no empatizan, y los 'pesos pesados' de Génova, fieles a la labor realizada por ella y otros dirigentes implicados, que continúan empeñados en seguir confiando en la inocencia de la exalcaldesa. La operación Taula provocó además que el resto de partidos políticos terminaran por sacar la artillería pesada, y a partir de entonces comenzó una verdadera ofensiva liderada por Albert Rivera, que puso en la picota al PP actual y concretamente a su líder, señalando su incapacidad para regenerar la política española.

En el mes de febrero, la Púnica volvía a sacudir los cimientos de la formación conservadora. Agentes de la UCO emprendieron cinco registros -uno de ellos en la propia sede de la calle Génova- en una operación que investiga la presunta financiación irregular del PP madrileño, cuya consecuencia más notoria fue la dimisión de Esperanza Aguirre como presidenta del mismo, tres días después. Decisión por la que la lideresa 'sacó pecho' pero que en el fondo motivó un nuevo enfado en la cúpula del PP, que acusó a Aguirre de haber tomado la decisión "sin consultar" a la dirección nacional y revelar además su contacto con Mariano Rajoy vía SMS.

... y Gómez de la Serna

Por si las operaciones anticorrupción fueran poco, el diputado Pedro Gómez de la Serna fue otro de los quebraderos de cabeza para el PP cuando en plena campaña electoral su número dos en las listas por Segovia se vio implicado en una trama junto al embajador Gustavo de Arístegui por el supuesto cobro de comisiones a cambio de contratos en el extranjero. La reacción de los populares fue apartarlo de inmediato de la actividad electoral, y en la constitución de los grupos parlamentarios, Gómez de la Serna se pasó al Grupo Mixto. El viernes pasado, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata imputó tanto al diplomático como al diputado por el caso, aunque este último podría negarse a declarar en calidad de investigado al ser aforado. En caso de celebrarse elecciones, en Génova tienen claro que las listas serán prácticamente idénticas excepto por Gómez de la Serna, que no repetirá.

Un coche de la Policía Nacional, estacionado esta noche en el exterior de la sede del PP, en la calle Génova. (EFE)
Un coche de la Policía Nacional, estacionado esta noche en el exterior de la sede del PP, en la calle Génova. (EFE)

Esta semana los populares afrontan la crisis que rodea al ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria, tras su relación con los denominados papeles de Panamá que El Confidencial y La Sexta publican en España desde hace más de una semana en el marco de una investigación desarrollada por el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung' y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Las distintas versiones dadas por el dirigente canario, que incurrió en muchas contradicciones cuando tuvo que reconocer que fue secretario en una sociedad británica "por error", han terminado por poner en el foco al ministro en funciones, pese a la férrea defensa del resto de miembros del Ejecutivo.

La detención del alcalde de Granada ayer mismo, que ya está en libertad con cargos, por su vínculo con una trama inmobiliaria corrupta, se suma a la larga lista de varapalos al PP en los últimos meses. El portavoz de Ciudadanos en el ayuntamiento, Luis Salvador, que sostiene a los populares en el poder con sus cuatro concejales desde las pasadas autonómicas, ya anunció que su formación estudiará una moción de censura con el resto de partidos tras retirar su apoyo de forma drástica al PP granadino. Por su parte, los populares reaccionaron suspendiendo de militancia tanto a Torres como a su concejala de Urbanismo, también implicada.

El hándicap del PP en las negociaciones

La corrupción sigue lastrando al PP de Rajoy en plenas negociaciones de Gobierno. El líder de Ciudadanos no escatimó en repetir una y otra vez la necesidad de que en cualquier pacto deberá estar el PP por ser la fuerza más votada y porque su mayoría en el Congreso y su mayoría absoluta en el Senado condicionan las grandes reformas del país a su voto. "Quien no cuente con el PP, se equivoca", insistió en muchas ocasiones Albert Rivera.

Mariano Rajoy y Albert Rivera, en La Moncloa. (Gtres)
Mariano Rajoy y Albert Rivera, en La Moncloa. (Gtres)

Sin embargo, el líder centrista también asegura que "difícilmente" podrá ser Rajoy quien abandere la nueva etapa política, porque "quien no limpia en casa no puede limpiar el país". Rivera se refería a los casos de corrupción que estallan en el PP desde hace años y muy frecuentemente desde hace cuatro meses. De ahí su insistencia por que el jefe de Génova negocie con las otras dos fuerzas constitucionalistas sin exigir que deba ser él quien ocupe la silla de la presidencia.

Una condición que desde las filas del PP no es negociable. Aun así, el PP necesitará el apoyo de Ciudadanos casi con toda probabilidad para cualquier pacto al que quiera aspirar. También en un escenario de nuevas elecciones, que según las encuestas acercarían la suma de PP y Ciudadanos a la mayoría absoluta. Rivera nunca se ha pronunciado con claridad sobre si la marcha de Rajoy sería la condición que pondría al PP para quedarse en La Moncloa una legislatura más... aunque las negociaciones reales tampoco han empezado.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios