RIVERA INSISTE EN SENTARSE A NEGOCIAR

C's tiende puentes con los jóvenes del PP en un último intento de acuerdo mirando al 26J

Rivera insiste en que la única opción es negociar con el PP y pide a Rajoy que empiece la negociación. En Génova, contemplan ya las elecciones de junio y un futuro pacto con C's

Foto: El presidente en funciones, Mariano Rajoy, junto a Albert Rivera en el Congreso de los Diputados. (Reuters)
El presidente en funciones, Mariano Rajoy, junto a Albert Rivera en el Congreso de los Diputados. (Reuters)

 Apenas 15 días para que, salvo giro de 180 grados, se disuelvan las Cámaras y se convoquen elecciones generales. Ninguno de los grandes partidos reconoce públicamente querer nuevos comicios, pero todos lo contemplan ya como la opción con más posibilidades. El Rey se reunirá con los representantes de las fuerzas parlamentarias los días 25 y 26 de abril, agotando los plazos al máximo, para constatar si existe algún candidato con los suficientes apoyos como para resultar investido o si los españoles, como todo parece indicar, acudirán a las urnas a finales de junio. Tras el fracaso en la vía de PSOE, Podemos y Ciudadanos, Rivera insiste en sus llamamientos a los dirigentes del PP y les urge a sentarse ya en una mesa de diálogo para explorar "la única alternativa posible" entre los partidos constitucionalistas, consciente de que hay voces en Génova partidarias de esa celebración.

A partir de ahora, cada movimiento de las distintas formaciones no solo irá encaminado a agotar la bala de plata antes de que venzan los plazos establecidos en la Constitución y se convoquen elecciones, sino que se plantean ya como los primeros pasos de la segunda etapa de negociación -tras los comicios-, en que seguirán siendo necesarios los pactos para constituir Gobierno. Precisamente por eso, Rivera insiste en que el PP debe mover ficha ya, "ser responsable" y sentarse a hablar con las otras dos fuerzas constitucionalistas -su partido y el PSOE- en vez de "esperar a septiembre", como advirtió hace semanas. El líder de centro reprocha a Rajoy no haber autorizado a dirigentes de su partido a negociar y explorar la posibilidad de un acuerdo que ya tiene "una base muy sólida". Rivera afirma que le consta que hay gente en el PP, entre los dirigentes más jovenes y críticos con el aparato, partidaria de sentarse a hablar y encontrar puntos comunes.

C's tiende puentes con los jóvenes del PP en un último intento de acuerdo mirando al 26J

Por su parte, en el PP reconocen haber optado por la vía del inmovilismo en estos más 100 días poselectorales, aunque insisten en que el margen de actuación era muy limitado, teniendo en cuenta los "continuos desprecios" de Sánchez hacia Rajoy, al que negó en muchas ocasiones una invitación incluso para hablar. El presidente en funciones no tiene ninguna afinidad con el jefe de Ferraz, y sus incompatibilidades no han hecho más que aumentar en los últimos meses. Aunque desde Génova podría producirse algún movimiento la próxima semana con otras fuerzas políticas para presentar una propuesta final al Rey durante la ronda de consultas, dirigentes populares como el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, insisten en que a estas alturas valoran casi como única posibilidad la repetición de elecciones.

Según la encuesta elaborada por DYM para El Confidencial y en línea con otros sondeos, el panorama tras el 26 de junio no cambiará sustancialmente aunque sí permitiría un desenlace distinto al actual, al acercarse a la mayoría absoluta la suma de PP y Ciudadanos. Este escenario daría un vuelco a las estrategias desarrolladas hasta ahora, como ya adelantó el propio presidente de Ciudadanos, al reconocer que el pacto firmado con Pedro Sánchez "decaería" en caso de celebrarse nuevas elecciones. Los populares prefieren no hacer cábalas ni futuribles, pero estudian ya posibles escenarios en los que Ciudadanos puede convertirse en la llave de la gobernabilidad.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

El principal escollo en el entendimiento de ambos partidos es de momento Mariano Rajoy. El presidente en funciones repetiría sin lugar a dudas como candidato el 26 de junio y la formación de centro ha sido especialmente severa con la figura del jefe popular, al que no consideran "la persona más adecuada" para "abanderar una nueva etapa política y de regeneración" tras los últimos casos de corrupción que salpicaron de lleno al PP mientras él estaba al mando. Rivera sigue apostando por que las negociaciones giren en torno a los contenidos programáticos y no a los nombres, para poner negro sobre blanco los puntos comunes existentes entre los populares, Ciudadanos e incluso el PSOE. Y el dirigente barcelonés asegura que no tendrá inconveniente en ser él quien levante el teléfono si en los próximos días el líder de la fuerza más votada no recupera la iniciativa.

Pero en Génova no aceptan esa propuesta y consideran "innegociable" la presidencia. "El candidato, si hay elecciones, seguirá siendo Rajoy. Después ya veremos", aseguran fuentes de la cúpula popular, que no barajan otra opción pese a la presión de la oposición y de sus potenciales socios para formar Gobierno. También la encuesta publicada por El Confidencial este lunes ponía de manifiesto que un 42,2% de los votantes que el 20-D se decidieron por el PP preferiría que la nueva candidata fuera Soraya Saénz de Santamaría.

¿Empieza la campaña del 26-J?

 Sin embargo, el periodo de negociaciones parece agotado, pese a que los grandes líderes no se dan por vencidos y, en su propósito por demostrar que no tiran la toalla, continúan pidiendo flexibilidad a sus rivales. Lo hizo este martes Pedro Sánchez, al pedir a Rivera que "levantara sus vetos" y a Iglesias que "desbloquee" la situación actual permitiendo el Gobierno de cambio que él aspira a dirigir. También Podemos reiteró su voluntad de hablar con los socialistas en torno a su programa electoral y dejando a un lado el pacto sellado con los naranjas. Y el partido liderado por Rivera solo ve una opción viable, y esta pasa necesariamente por el PP de Rajoy. Con todos estos ingredientes, incompatibles como agua y aceite, será complicado alcanzar un entendimiento en menos de dos semanas.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (d), y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy (d), y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Mientras tanto, algunos dirigentes comienzan a pensar en la campaña. Sobre la mesa está la opción de un posible pacto ente todas las formaciones para abaratar costes y acortar tiempos. Pero, sobre todo, la clave está en los votantes. El pacto firmado por socialistas y Ciudadanos parece sonreír en las encuestas al partido de centro, ante el visto bueno con que los votantes premiarían a Rivera por haber liderado las negociaciones para formar Gobierno. Un sector de votantes que abandonó la papeleta del PP por la de los naranjas, sin embargo, volvería a la opción originaria, lo que explicaría la importante subida que todas las encuestas garantizan a los populares.

Pablo Casado asoció el retorno de votantes a la "indefinición ideológica" del partido liderado por Rivera, tal y como explicó en una comida con periodistas, bautizada ya como 'los garbanzos de Marilé". El objetivo de los populares pasa por la recuperación de ese voto perdido. En el caso de Ciudadanos, el trasvase que le haría crecer casi dos puntos con respecto al 20-D vendría tanto del PSOE como de Podemos, en recompensa a Rivera por su acercamiento a los socialistas a través del pacto firmado con casi 200 reformas.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios