EL CAMINO HACIA LAS SEGUNDAS ELECCIONES

Sánchez no tira la toalla y pide a Iglesias in extremis que le deje gobernar

El líder socialista cambia el registro de los últimos días y demanda al jefe de la formación morada que "desbloquee" la situación y ponga fin al "Gobierno de la vergüenza"

Foto: Pedro Sánchez, flanqueado por la presidenta del PSOE y su número dos, César Luena, y la dirección de los grupos de Congreso y Senado, este 12 de abril. (EFE)
Pedro Sánchez, flanqueado por la presidenta del PSOE y su número dos, César Luena, y la dirección de los grupos de Congreso y Senado, este 12 de abril. (EFE)

El PSOE rebobina, camina sobre sus pasos. Pese a que había dado por liquidada la negociación con Podemos, subrayando que no habría más "ofertas ni contraofertas" porque además no se "fía" de Pablo Iglesias, Pedro Sánchez cambia de registro y vuelve al punto anterior a la ruptura para remarcar que es su rival quien tiene la culpa de la repetición electoral. Y pide, casi implora, al secretario general de la formación morada que "desbloquee" la situación para que "juntos", también con Ciudadanos, pongan "fin" al "Gobierno de la vergüenza". "Mi mano sigue tendida y yo no me rindo". 

Fue el propio líder socialista el que solemnizó el giro de guión, y lo hizo en la reunión con su grupo parlamentario y su equipo negociador en el Congreso. Allí proclamó, ante los suyos y ante los medios, que defenderá "hasta el último minuto, hasta el último segundo" de esta legislatura, "con pasión y con razones", la alianza con los dos emergentes para evitar las elecciones y sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa y poner en marcha el Ejecutivo del "cambio", un cambio "plural y transversal que es posible".

[Consulta en PDF la intervención de Pedro Sánchez ante el Grupo Socialista]

Sánchez, que no intervenía en público desde el pleno del pasado miércoles, antes de la ruptura del diálogo a tres, comenzó su argumentación empleando como punto de apoyo la noticia de que el ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria, aparece en los papeles de Panamá, prueba de la "degradación moral del Gobierno actual". "Pido públicamente a Iglesias que desbloquee la situación, para que juntos pongamos fin al gobierno de la vergüenza y que Soria deje de ser ministro y Rajoy deje de ser presidente", señaló ante sus diputados y senadores. El secretario general recordó que "cuando las fuerzas del cambio anteponen los intereses generales" a los partidistas, logran "ponerse de acuerdo" en medidas concretas en el Parlamento, y se preguntó por qué no es posible el pacto para formar Gobierno. "¿Por una mera cuestión de sillones?", inquirió, refiriéndose a la apuesta de Podemos por un Ejecutivo a la valenciana, de coalición.

Sánchez no tira la toalla y pide a Iglesias in extremis que le deje gobernar

Que los dos abandonen los "vetos"

Ese, para Sánchez, es un "interés minúsculo", que no debería hacer fracasar los cambios "tan poderosos" que un nuevo Ejecutivo podría abordar. Porque lo que ha de primar, a su juicio, es el objetivo supremo de finiquitar el Gobierno de Rajoy, acabando así con la "desigualdad" y el "enfrentamiento". "Queremos que Podemos sea un actor protagonista del cambio junto al PSOE y Ciudadanos. En esta hora límite, le pido al señor Iglesias que se decida, que se decida por el Gobierno del cambio, que se decida a favor de la unión de las tres fuerzas del cambio, y que evite las elecciones, y si eso lo hace mi compromiso será el siguiente, hacer un Gobierno transversal y representativo", "plural", "parlamentario" y "ejemplar". La disyuntiva que los socialistas quieren poner a la formación morada es clara: o la "unión de las fuerzas del cambio" o bien conceder "una segunda oportunidad a Rajoy" a través de las urnas del 26-J, para las que el PP parte como primer partido, según todas las encuestas. 

En esta hora límite, le pido al señor Iglesias que se decida a favor de la unión de las tres fuerzas del cambio, y evite las elecciones

Respondiendo a la afirmación de Iglesias del fin de semana de que su formación no tiene por qué elegir "entre Guatemala y Guatepeor", Sánchez señaló que él está "de acuerdo". Pero para él lo que es mala es la "continuidad de Rajoy", y no las medidas comprendidas en el pacto con Ciudadanos. El líder socialista instó a Podemos a que le diga qué iniciativas contenidas en ese texto no comparte, y entonces esas se podrían orillar para poner en marcha las restantes en las que sí hay consenso entre las tres fuerzas. Sánchez pidió al jefe del partido morado que piense en sus votantes, igual que él mismo piensa en los suyos. "A lo mejor Iglesias vive mejor con Rajoy de presidente, pero millones de españoles que votaron a Iglesias viven peor con Rajoy de presidente", apremió. 

Sánchez, con Navarro, Hernando y Carme Chacón, llegando a la reunión de grupo, este martes. (EFE)
Sánchez, con Navarro, Hernando y Carme Chacón, llegando a la reunión de grupo, este martes. (EFE)

La "única opción viable", por tanto, que contemplan los socialistas es un pacto a tres. La misma solución que está sobre la mesa semanas y que se ha tornado imposible, porque Podemos y C's se rechazan mutuamente. De hecho, Sánchez lanzó un mensaje a sus dos interlocutores, para que abandonen los "vetos y exclusiones" y los dos ayuden a poner en marcha un Gobierno liderado por él. "Démosle una oportunidad al cambio. Juntos los tres podemos", redondeó, jugando con el nombre de la formación morada. "Mi mano sigue tendida. Yo no me rindo. Hasta el último minuto de la legislatura, Iglesias y Rivera tendrán en mí un aliado para lograr el cambio que merecen y necesitan los españoles". Y para eso Iglesias debe "abandonar vetos y sillones" y Rivera, borrar "sus líneas rojas". 

Sánchez no tira la toalla y pide a Iglesias in extremis que le deje gobernar

Con el PP el acuerdo no es posible

La que desde luego no es alternativa para los socialistas es la ayuda al PP. Con él "no hay posibilidad de acuerdo", por "su falta de ejemplaridad y sus eternos casos de corrupción", aparte de por las diferentes políticas. Aunque el PSOE "respeta" a los electores del PP, considera "imprescindible" que "pase a la oposición, se limpie, se regenere y renueve sus liderazgos". 

24 horas antes, Hernando había proclamado que se acabó el tiempo de las ofertas y contraofertas y que Iglesias no era un dirigente de "fiar"

El cambio de tono era evidente con lo que ocurrió ayer mismo en el Congreso. El portavoz socialista y jefe de los negociadores, Antonio Hernando, dio por concluido el tiempo de las "ofertas y contraofertas" porque Iglesias "no es de fiar". Una línea coherente con la demostrada en los últimos días, después de que el jefe de Podemos anunciara la consulta a sus bases y prescribiera el voto en contra de un Ejecutivo cimentado en el pacto de Sánchez y Rivera. De hecho, en las estructuras del PSOE la convicción de que no hay más camino a las elecciones es total, y así lo manifestaban minutos antes de la reunión de este martes tanto miembros de la ejecutiva como del sector crítico. El discurso, de cerca de 14 minutos, fue recibido con estupefacción por el número dos de Susana Díaz, Juan Cornejo -presente en la sala Ernest Lluch del Congreso porque es senador-, que aplaudía con muchísima desgana a Sánchez desde su asiento. Eso sí, a su llegada el secretario general fue replicado por una ovación de sus compañeros, puestos en pie.

Sánchez no tira la toalla y pide a Iglesias in extremis que le deje gobernar

El giro de Sánchez tiene una explicación evidente: aún quedan tres semanas para que oficialmente se disuelvan las Cámaras y se convoquen nuevas generales, y los socialistas no quieren aparecer bajo ningún concepto como los culpables de la repetición electoral. Así que entiende que ha de moverse, lanzando un ultimátum, para visualizar que es Podemos el que rehúsa pactar y que su dirección sí está dispuesta al diálogo, aunque sea en el tiempo final, ya casi de descuento. A eso se suma que este martes la Casa del Rey anunció que Felipe VI hará la tercera ronda con los líderes políticos el 25 y 26 de abril para constatar si puede proponer un candidato a la investidura o el país va a elecciones. En el equipo del líder explicaban que escenificó un reparto de papeles -poli bueno, él; poli malo, Hernando-, pero que el discurso no ha cambiado y que no "mendiga" a Iglesias nada, sólo que lo sucedido con Soria "merece" que se repiense su posición.

En el fondo, no hubo en las palabras de Sánchez ninguna oferta nueva a Podemos, ni la apertura de una mesa de negociación. Sólo la petición pública de que le deje gobernar y que no "bloquee". Y a los dos jefes de los partidos emergentes, que retiren sus "vetos" mutuos. Pero ninguno de los dos, que salieron en rueda de prensa después que él, dieron su brazo a torcer. Íñigo Errejón, portavoz parlamentario de la formación morada, insistió en su apuesta por el Gobierno a la valenciana y una negociación a partir del programa electoral del PSOE, no tomando como base el texto suscrito por Sánchez y Rivera el 24 de febrero. Y su homólogo de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, subrayó que su partido sí tiene líneas rojas, como la igualdad y unión de todos los españoles y la soberanía nacional, y las mantendrá. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios