AHORA "EMPIEZA LO IMPORTANTE"

Sánchez inicia contactos con colectivos mientras arrancan las negociaciones

El líder del PSOE mantendrá más de 20 reuniones con asociaciones, ONG, sindicatos y patronal que serán objetivo de su Gobierno. Su equipo empezará a dialogar con un texto programático como base

Foto: El candidato socialista a la investidura, Pedro Sánchez, después de reunirse con Pablo Iglesias, el pasado 5 de febrero en el Congreso. (EFE)
El candidato socialista a la investidura, Pedro Sánchez, después de reunirse con Pablo Iglesias, el pasado 5 de febrero en el Congreso. (EFE)

Segunda fase de las negociaciones para intentar formar Gobierno. Mucho más decisiva. Y comienza este lunes. Ya pasó la ronda de fotografías con tirón mediático y los sondeos exploratorios a los líderes políticos. Ahora se baja al detalle, a los contenidos y, como dijo Pedro Sánchez el sábado, "empieza lo importante" y se verá "hasta dónde se puede llegar". Qué hay de quimera en su pretensión de armar un programa de gobierno mirando "a derecha e izquierda". Pero de esa fase de conversaciones ya no se encargará el secretario general directamente. Delega en su equipo de diálogo. Él desplegará una agenda paralela: más de 20 reuniones, en los próximos días, con colectivos "representativos", sindicatos y patronal, a fin de nutrir y "enriquecer" el documento de medidas que desgranará en su debate de investidura.

Sánchez arrancará su ronda de encuentros este lunes a las 11 de la mañana. Será con la Asociación Española de StartUps, una entidad que representa a las empresas tecnológicas de nueva creación y de las que se espera un crecimiento exponencial. Por la tarde, el líder socialista se verá con los responsables de Cepes, la Confederación Empresarial Española de la Economía Social.

En los próximos días, Sánchez se entrevistará, según confirmaron fuentes de Ferraz a El Confidencial, con asociaciones y referentes culturales; alumnos, profesores y miembros de la comunidad educativa; entidades de lucha contra la violencia machista; sanitarios, farmacéuticos, investigadores, autónomos, asociaciones judiciales, embajadores, entidades dedicadas a la protección del medio ambiente, sindicatos, patronal y ONG, entre otros sectores. A la reunión con cada colectivo, el secretario general acudirá con el responsable de la ejecutiva federal del ramo correspondiente. Por ejemplo, este lunes estará acompañado por los secretarios de Economía y Empleo de la dirección, Manuel de la Rocha Vázquez y Luz Rodríguez, diputada por Guadalajara y también portavoz de los socialistas en materia laboral en la Cámara Baja. En total, dice el PSOE, más de 20 reuniones.

Sánchez inicia contactos con colectivos mientras arrancan las negociaciones

Siete interlocutores, siete ejes

El propósito de estas reuniones es "enriquecer" el documento programático que a partir de este lunes el PSOE discutirá con las formaciones políticas que pueden facilitar la investidura de Sánchez. "Recibir más 'inputs' de aquellos colectivos a los que afectan directamente los ejes prioritarios que marcó Pedro para comenzar el diálogo con los partidos", explican desde Ferraz. Además, el candidato expondrá a todos sus interlocutores su plan de Gobierno.

El fin de la 'agenda paralela' del secretario general es exponer y "enriquecer" el programa de Gobierno y dirigirse a los afectados por sus políticas prioritarias

Sánchez anunció en la recta final de sus entrevistas que este lunes, a partir de las 10 de la mañana, la dirección haría llegar a los equipos negociadores de Coalición Canaria, Nueva Canarias, Izquierda Unida-Unidad Popular, Compromís, Ciudadanos, Podemos y PNV un documento con las medidas que los socialistas consideran básicas como punto de partida para el diálogo, y que pivotan sobre siete ejes fundamentales. Pilares que explican los colectivos a los que se dirigirá durante esta semana:

  • Recuperación económica "justa", transición energética, lucha contra el cambio climático e impulso a la economía verde.
  • Creación de empleo y aprobación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, que ponga fin a la "reforma laboral impuesta por el PP" en 2012.
  • Lucha contra la desigualdad y plan de emergencia social, que contendrá iniciativas contra la pobreza energética y los desahucios.
  • Pacto educativo por la ciencia y la cultura.
  • Impulso de una agenda de derechos y libertades públicas.
  • Fortalecimiento del papel de España en la Unión Europea y de la política exterior.
  • Reforma de la Constitución para recoger nuevos derechos, blindar el Estado social y avanzar hacia el Estado federal.

Se prevé que el texto, realizado por los principales colaboradores del líder, compendie las principales medidas recogidas en el programa socialista del 20-D, aunque también se ha hecho un rastreo de los manifiestos electorales de los partidos con los que el PSOE negociará para encontrar los puntos comunes.

Los equipos negociadores de PSOE y Ciudadanos, el pasado 5 de febrero en el Congreso. (EFE)
Los equipos negociadores de PSOE y Ciudadanos, el pasado 5 de febrero en el Congreso. (EFE)

Sánchez ha reiterado que las "fuerzas del cambio" -entre las que se incluyen su formación, Podemos y Ciudadanos- tienen más aspectos que les "unen" que aquellos que les "separan", de modo que este documento que se extenderá a las siete fuerzas políticas será la primera prueba de fuego. Aunque, 'a priori', sí parece difícil casar medidas netamente de izquierdas, como las defendidas por IU-UP, Podemos o Compromís, con las más liberales de Ciudadanos, sobre todo en cuestiones económicas.

Más presión para Iglesias

El equipo negociador socialista no se reunirá con ninguna comisión designada por Pablo Iglesias. Al menos, por ahora. El secretario general de la formación morada rompió la baraja el pasado viernes, tras despachar con Sánchez, pues le instó a decidirse, a optar entre él o Albert Rivera. Y le advirtió de que solo si se quedaba con Podemos y comenzaba a construir un "Gobierno de progreso", con él como vicepresidente, elegiría a su grupo negociador. Sánchez, desde entonces, ha instado a Iglesias a "reconsiderar" su 'no' y sumarse a las conversaciones.

Podemos no ha designado una comisión de diálogo y por el momento no hay reunión prevista. Este lunes, cita con IU-UP (12.30 h), C's (16 h) y Compromís (18 h)

La presión ha ido en aumento, porque lo que quiere la dirección socialista es situar a Podemos ante sus votantes y ante su espejo, alegando que los suyos no entenderían que no cuajara el acuerdo y que su cerrazón solo beneficia al PP. Este domingo, y tras la tregua de los Goya, el secretario de Organización, César Luena, recordaba que el veto de Iglesias a negociar con C's "conduce directamente a que siga gobernando Rajoy". La "evolución" de la formación morada "ha sido curiosa: de los grupos [parlamentarios] a los ministerios, y ahora bloqueos y vetos", cuando sus electores esperan en cambio "generosidad, responsabilidad y diálogo". "Que lo tengan claro, el PSOE no va a admitir exclusiones ni tampoco negociaciones en exclusividad", advirtió el número dos de Sánchez.

Sánchez inicia contactos con colectivos mientras arrancan las negociaciones

Entretanto, el equipo designado por el secretario general, encabezado por el portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, centrará sus esfuerzos en atraerse a C's y a las pequeñas formaciones -IU-UP, Compromís, PNV, CC y Nueva Canarias (socio de los socialistas el 20-D)-. Los encuentros comienzan este mismo lunes: primero IU-UP (12.30 horas), luego C's (16 h) y por último con Compromís (18 h), siempre en la Cámara Baja. Además, Sánchez pretende reunirse con ERC, Democràcia i Llibertat (DiL) y el PP. Con ninguna de las tres formaciones pretende negociar y a ninguna de las tres enviará el documento programático. Con Bildu no habrá ninguna interlocución.

Pacto "complejo y difícil"

No obstante, aun firmando un acuerdo con C's y las pequeñas fuerzas, Sánchez no lograría la investidura. Necesitaría o la abstención de Podemos o la del PP. A Iglesias confía en convencerlo, agitando mientras el fantasma de la pinza. Al PP quiere persuadirlo Albert Rivera, que ya ha avisado al candidato socialista de que no se puede construir ningún acuerdo sin su concurso. Pero Rajoy ya ha recalcado que no facilitará ningún Ejecutivo que no presida él, igual que Iglesias ha adelantado el voto en contra en caso de que el PSOE no suscriba un pacto con ellos y con IU, y sin C's.

Los vetos persisten. Y, si nadie se apea de su atalaya, será imposible la investidura. La desembocadura obligada será la convocatoria de nuevas elecciones dos meses después de la primera votación en el Congreso. Pero para ese momento aún quedan semanas de negociación. Sánchez está convencido de que puede conseguir un pacto "complejo y difícil". En su partido se siente que persigue un imposible y que la repetición de las generales será casi inevitable. Pero, de momento, le dejarán hacer.

Elecciones Generales

El redactor recomienda