EL SECRETARIO GENERAL CIERRA ESTE SÁBADO LA PRIMERA RONDA DE REUNIONES

El PNV tiende la mano a Sánchez sin "cheques en blanco" y no pone vetos a socios

El presidente de los nacionalistas vascos se muestra abierto al diálogo y advierte de que el grado de "implicación" de su partido dependerá del acuerdo con la agenda vasca. No exige el derecho a decidir

Foto: Pedro Sánchez con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar (a la izquierda) y el portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, este 6 de febrero de 2016. (EFE)
Pedro Sánchez con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar (a la izquierda) y el portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, este 6 de febrero de 2016. (EFE)

El PNV está dispuesto a ayudar en su investidura a Pedro Sánchez, con sus seis "modestos" votos (pero fundamentales). Y el "grado de implicación" dependerá de la "capacidad de llegar a acuerdos sobre la agenda política vasca". Es decir, que cuanto más asuman los socialistas sus demandas, más cerca estará el 'sí'. 

Así lo dijo el presidente de los nacionalistas vascos, Andoni Ortuzar, tras reunirse este sábado con el candidato del PSOE en el Congreso de los Diputados. Lo hizo acompañado de su portavoz en la Cámara Baja, Aitor Esteban. Mano tendida, disposición a acuerdos, sí. "Sin líneas rojas ni cheques en blanco", señaló. El PNV tampoco veta a ningún socio al que se acerque Sánchez. No le importa que sea Podemos o Ciudadanos el aliado preferente, porque se pronunciarán sobre "el papel", el documento que se pacte. "Lo importante no es con quién [pactes] sino qué haces, para qué sirve, hasta dónde llegan los compromisos. Damos importancia al papel y que no sea papel mojado", especificó. Es decir, que si Sánchez trenza una alianza con C's pero que no colisiona con las demandas del PNV, no pondrá pegas. ¿Qué se entiende por "colisionar"? Por ejemplo, la supresión de las diputaciones forales, que juegan un rol clave en Euskadi y gran poder presupuestario. Pero Ortuzar no reclamará el derecho a decidir. Sí el respeto al autogobierno y un nuevo estatus jurídico y político, superar las heridas que ha producido la violencia terrorista de ETA -y "consolidar la paz y la convivencia"- y una serie de reformas y protecciones sociales para salir de la crisis. 

El PNV tiende la mano a Sánchez sin "cheques en blanco" y no pone vetos a socios

Ortuzar reivindicó la "importante trayectoria de negociaciones" que su formación atesora, tanto en Euskadi como en el Congreso, tendiendo la mano a izquierda y derecha. Invistiendo a presidentes socialistas como Felipe González o del PP como José María Aznar. De modo que no tiene prejuicios de siglas. Ni entiende los vetos -"Si uno empieza cerrándose puertas a posibles actores, está condenando la negociación"-: "No le puedo exigir vetos al PSOE. Tendré que posicionarme sobre políticas". El presidente del EBB sí reconoció, con todo, que "es muy difícil intentar negociar al mismo tiempo" a derecha e izquierda, con la hipótesis de armar un acuerdo tripartito con Podemos y C's, como quiere Sánchez, y le parece "inteligente que lo intente", porque se trata de cosechar no sólo síes a su investidura, sino también abstenciones. De lograrlo, de conquistar la cuadratura del círculo, bromeó, Sánchez merecería el "Nobel de la política". 

Igual ahora que con Aznar en 1996

¿Renuncia el PNV al derecho a decidir? Ortuzar subrayó que el PNV es un partido "bastante previsible", con mucha "experiencia" en negociaciones, y que sabe cuándo pone "condiciones imposibles" y cuándo no. El PNV, dijo, es "nacionalista, pero igual que cuando pactó con Aznar", en 1996. El partido de hoy es "el PNV de siempre", que cree "en la nación vasca, el derecho a decidir, que los vascos tienen derecho a determinar su futuro". Pero ahora se inicia el proceso de investidura, recalcó, en el que se busca elegir un nuevo presidente del Gobierno, y en este caso procurar la investidura de Sánchez, aunque si se diera "otra circunstancia" en el futuro, también estaría dispuesto a hablar, en consonancia con la tradición pactista de su fuerza política. Pero ahora "la vez" la tiene el socialista. La implicación del PNV, por tanto, dependerá de los acuerdos que se tejan sobre la agenda vasca. "Pero no somos de poner ni líneas rojas ni cheques en blanco", sostuvo.

Ortuzar saca pecho de la tradición pactista del PNV y recalca que su partido no quiere ir a nuevas elecciones, porque el resultado tampoco cambiaría

Ortuzar retomó un símil conocido del expresidente del PNV Xabier Arzalluz, que comparaba las negociaciones de un pacto con el "ritual de apareamiento" de los animales. Y ahora no se sabe si los machos que hacen más ruido y exhiben un plumaje más vistoso -o sea, Podemos- se hacen valer o bien "quieren ir a elecciones". Los nacionalistas vascos, rubricó, no quieren repetir los comicios. Euskadi tiene por delante sus autonómicas en octubre y un nuevo proceso electoral "complicaría las cosas" y restaría "margen político para terminar bien la legislatura", además de que hay "fatiga de materiales", cansancio en la ciudadanía. Y tampoco habría grandes cambios -como apuntó el CIS, en su barómetro de enero-, razonó: podría haber corrimientos dentro de cada bloque, pero "la suma" de cada uno de ellos -eje izquierda/derecha- no variaría "sustancialmente". 

El PNV tiende la mano a Sánchez sin "cheques en blanco" y no pone vetos a socios

Sánchez cerró este sábado su primera ronda de contactos para lograr la investidura con el PNV. Desde el miércoles, fue acumulando reuniones con Coalición Canaria, Nueva Canarias, IU, Compromís, Ciudadanos y Podemos. Todos se fueron comprometiendo a mantenerse sentados en la mesa de negociación con el PSOE, cuyo equipo negociador trabajará con cada uno de ellos a partir del lunes con un documento programático que les extenderá ese mismo día. Con la formación de Albert Rivera ya se vio ayerTambién lo hará el PNV.

El PNV añadirá "un guión" con la agenda vasca

La ejecutiva de la formación nacionalista -el Euzkadi Buru Batzar- analizará el texto que le remitan los socialistas y dará su opinión. A ese documento "añadirá una especie de guión" con la "agenda vasca". El PNV es "consciente de la relevancia" de sus seis diputados y los pondrá "en valor", pero también sabe que sólo con ellos Sánchez "no puede hacer nada". Así que entiende que "lo lógico" es que explore los acuerdos con fuerzas con más escaños, y después acuda al PNV. El candidato, no obstante, pretende que las mesas negociadoras con todas las formaciones empiecen a trabajar desde el próximo lunes

El PNV tiende la mano a Sánchez sin "cheques en blanco" y no pone vetos a socios

Ortuzar vio a Sánchez "con determinación y ganas" para lograr un acuerdo, una apreciación que durante la semana compartieron otros interlocutores. Él mismo lo dijo en la rueda de prensa posterior, que ve "mimbres" suficientes para alcanzar una alianza progresista y reformista, pese a las "complejidades", al ultimátum de Podemos. 

[¿Qué partidos deberían pactar para formar Gobierno?]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios