BALANCE DE LAS PRIMERAS ENTREVISTAS

Sánchez pide verse con Rajoy y sale contento de su primera ronda: "Esto empieza bien"

Compromís quiere exportar el acuerdo a la valenciana, IU abre la puerta a entrar en el Gobierno y avisa a quienes ponen palos en las ruedas y CC rechaza un Ejecutivo de coalición con Podemos

Foto: Pedro Sánchez, este 3 de febrero, en el Congreso, antes de la rueda de prensa de balance de los primeros contactos para intentar formar Gobierno. (EFE)
Pedro Sánchez, este 3 de febrero, en el Congreso, antes de la rueda de prensa de balance de los primeros contactos para intentar formar Gobierno. (EFE)

"La sensación que yo me llevo es que esto empieza bien". Pedro Sánchez ha dado algunos primeros pasos solo como candidato a la investidura. Los primeros. Pero se siente reconfortado. Objetivamente, no le han salido mal. Todos aquellos con los que se reunió este miércoles en las dependencias del Grupo Socialista en el Congreso le han manifestado su predisposición a apoyar su elección. Con condiciones programáticas, sí, pero proclives a facilitar un Gobierno "de cambio" en España tras los comicios del 20-D. Es cierto que se entrevistó con los portavoces que ya estaban más de su lado -Coalición Canaria (un escaño), Nueva Canarias (1), Izquierda Unida-Unidad Popular (2) y Compromís (4)-, y que representan pocos diputados, pero el saldo en cualquier caso fue positivo. La ronda seguirá el jueves con Ciudadanos, el viernes con Podemos y el sábado con el PNV. Así cubrirá los acercamientos con aquellas fuerzas que podrían avalar su investidura. 

El líder socialista agradeció la "buena disposición" mostrada por todos los portavoces, que le cumplimentaron a su vez por haber roto el bloqueo institucional al haberse puesto manos a la obra nada más recibir el encargo de Felipe VI. Con ellos conversó de "políticas", de los cuatro desafíos que el PSOE considera prioritarios -empleo, desigualdad, corrupción, Cataluña-, "y no del con quién", porque eso llegará después, pese a las presiones de Podemos, que puso sobre la mesa, tras la primera ronda de consultas del Rey, la oferta de un Ejecutivo de coalición. Del "para qué" seguirá hablando Sánchez en los próximos días con sus potenciales aliados. Para la semana que viene, al tiempo que se ponen a trabajar las respectivas comisiones negociadoras, el secretario general quiere reunirse con el presidente en funciones. Está "a expensas de la agenda" de Rajoy, pero su pretensión es entrevistarse con él porque "respeta profundamente a los siete millones de españoles que le votaron". Pero no piensa solicitarle ni la abstención ni el 'sí' a su investidura. "No me lo planteo. El PP ha sido claro" en su rechazo a cualquier candidato que no sea su jefe de filas. 

Sánchez pide verse con Rajoy y sale contento de su primera ronda: "Esto empieza bien"

Sánchez también dialogará la próxima semana con los dirigentes de ERC y Democràcia i Llibertat, por "respeto a los catalanes", pero para expresarles que no comparte su "deriva soberanista". "Con proyectos que quieren romper España no tenemos nada de que hablar", señaló. No buscará tampoco su respaldo. Con quien no se reunirá en ningún caso es con los representantes de EH Bildu.

Una "oportunidad histórica"

Lo que no encontró el líder socialista en sus primeros contactos fueron demasiadas pegas. Todo lo contrario. Los mensajes lanzados por los portavoces caminaron en la senda de intentar facilitar un Gobierno, y sin tardar demasiado en las negociaciones. Es una "oportunidad histórica", de las que en ocasiones "se presentan solo una vez", y que exige que todos los actores estén "a la altura de las circunstancias", verbalizó gráficamente el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, que se reunió con Sánchez acompañado de la vicepresidenta de la Generalitat valenciana, Mònica Oltra. "Pondremos todo lo que esté a nuestro favor" para posibilitar el Ejecutivo de progreso, prometió el diputado, quien instó a todos a "perder el miedo a esos gobiernos donde estén muchos partidos". Baldoví puso el ejemplo valenciano: un Gobierno de socialistas y Compromís con apoyo externo de Podemos. 

Compromís cree que C's no cabe en el acuerdo, pero si se abstiene, "estupendo". La formación de Mònica Oltra no descarta entrar en el Ejecutivo

Oltra entregó al líder socialista una copia del Acord del Botànic que los tres socios firmaron en Valencia tras las pasadas elecciones autonómicas de mayo y que puede servir como guía para las negociaciones actuales, ya que comprende cinco ejes básicos extrapolables al conjunto de la nación: rescate ciudadano, lucha contra la corrupción, defensa de los servicios públicos, cambio de modelo productivo y debate territorial (punto en el que no incluyó el derecho a decidir). La vicepresidenta valenciana insistió en que los gobiernos autonómicos y municipales necesitan un Ejecutivo "aliado" en España y "plural", que revierta las políticas "letales" del PP. Y para construirlo, hay que poner primero "el qué" y luego "el quién". Oltra no secundó la línea dura de Pablo Iglesias, con quien acudió el 20-D en coalición. No señaló como "imposible" un acuerdo en el que estén la formación morada y la de Albert Rivera. "Si Ciudadanos se quiere abstener, estupendo".

Sánchez pide verse con Rajoy y sale contento de su primera ronda: "Esto empieza bien"

Ahora bien, la dinámica que propone, la de intentar acercarse primero en las políticas y trenzar un "pacto a la valenciana", hará que al final el partido naranja acabe descolgándose, porque ese tipo de acuerdo "no entra en sus parámetros". La vicepresidenta recordó que los números no dan con C's, como no daban en Valencia. Sánchez, dijo, podría obtener el respaldo de la izquierda y de otras fuerzas "más pequeñitas". 

La única línea roja que pone Compromís es que el candidato socialista pueda ser investido gracias al PP, porque está "inhabilitado para gobernar en cualquier lugar y para decidir con su voto o su abstención el Gobierno de España". ¿Y podría entrar Compromís en el Ejecutivo? "No lo descartamos". Pero primero, reiteró, tiene que venir "el qué". 

IU tampoco tiene "ningún límite"

Quien tampoco se cierra a incorporarse al Ejecutivo es Izquierda Unida-Unidad Popular. Aunque no será lo primero de lo que hable, ni lo que más le preocupe. "No hay ninguna puerta cerrada a un futuro Gobierno o a una posibilidad de entrar", no hay "ningún límite", señaló Cayo Lara en rueda de prensa. El coordinador se reunió con Sánchez acompañado del diputado Alberto Garzón. En todo caso, cualquier pacto será sometido a la consulta de las bases de IU

IU pone sobre la mesa sus 16 prioridades y no le preocupa quién vota a favor o se abstiene. No descarta entrar en el Gobierno si lo quieren sus bases

Lara recordó que es el presidente quien da carteras. Un pequeño tirón de orejas a Podemos. Hubo otro más contundente: "En esta partida de póquer, el que ponga chinas en la rueda para un Gobierno de progreso va a perder la credibilidad ante la opinión pública". El líder de IU luego explicó que no se refería solo a Iglesias, sino a quien ponga "zancadillas". Entonces "se equivocará y lo debería pagar" en las urnas en caso de que fuerce nuevas elecciones. Porque el pasado 20-D la ciudadanía votó para que hubiera Gobierno, y no un vacío.  

Sánchez pide verse con Rajoy y sale contento de su primera ronda: "Esto empieza bien"

IU apoyará la investidura de Sánchez si da el giro de progreso al que se ha comprometido y tiene en cuenta la propuesta social y económica de la federación, que aprobó hace una semana. Esta se compone de 16 prioridades, que no son líneas rojas, sino bases programáticas para el diálogo. En muchas coincide con la oferta del PSOE y en otras están más lejos, y son estas las que pretende negociar, como la derogación de la reforma laboral aprobada por los socialistas en 2010.

Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa. (EFE)

IU actuará según sus propias convicciones, y sin mirar lo que hagan Podemos u otras fuerzas. Si Sánchez les ofrece un acuerdo que les satisfaga, no les preocupará "quién se puede abstener o votar favorablemente". La federación no descarta un Ejecutivo PSOE-C's, si bien no cree que "ese futurible sea probable". Desde luego, la federación trabaja con el objetivo de lograr un Ejecutivo de progreso que impida que siga en La Moncloa el PP o que haya nuevas elecciones, pues en ellas podría salir reforzado Rajoy. 

La negociación concreta con IU comenzará la próxima semana. Así como ya se conoce el equipo del PSOE que pilotará las conversaciones, la formación de Lara deberá aprobarlo este sábado en el consejo político federal, su máximo órgano de dirección.  

Las pegas de Coalición Canaria a Iglesias

Durante la frenética tarde de reuniones del secretario general, pudo escuchar otra línea roja clarísima: la de Coalición Canaria. Su portavoz en el Congreso, Ana Oramas, que fue su primera interlocutora, se mostró favorable a un pacto, siempre y cuando los socialistas no formen un Gobierno de coalición con Podemos. Aunque eso es precisamente lo que reclama Pablo Iglesias, un Ejecutivo tripartito con PSOE e IU. 

Oramas subrayó, en su comparecencia posterior ante los periodistas, que su partido no pondría objeciones a un acuerdo parlamentario con Iglesias y con otras fuerzas, pues es "legítimo", pero no respaldará en ningún caso un Ejecutivo de coalición, porque considera que a CC le separan de Podemos cuestiones fundamentales, como el modelo de Estado. 

Sánchez pide verse con Rajoy y sale contento de su primera ronda: "Esto empieza bien"

"Podemos coincidir con Podemos en muchas políticas, pero no con un Gobierno", rubricó. Los nacionalistas canarios ponen menos trabas a otras opciones, como un Ejecutivo de coalición con Ciudadanos. CC entiende que, aunque hay temas que lo distancian de Albert Rivera, como en materia económica o social, sí es encajable el modelo de Estado que defienden ambas formaciones. 

CC no apoyaría tampoco un Ejecutivo que no tenga "garantía de estabilidad". Nueva Canarias respalda a Sánchez y no ve problemas en que esté con Iglesias

La portavoz de CC se abrió al apoyo o a la abstención en la investidura de Sánchez. Dependerá de la agenda canaria que se incluya en el acuerdo y de los pactos a los que se llegue. Si el líder socialista, por ejemplo, no presentara un Ejecutivo "con garantías de estabilidad", los nacionalistas no lo respaldarían. 

Nueva Canarias, que concurrió con los socialistas en coalición el 20-D, no pone tantos obstáculos. Su representante en el Congreso, Pedro Quevedo, recordó que "no es posible negociar con líneas rojas" sobre la mesa. El diputado no se opondría a un Gobierno de coalición con Podemos. Recordó que en el Ayuntamiento de Las Palmas se llegó a una entente entre su partido, los socialistas y la plataforma local impulsada por Iglesias, y funciona bien hasta ahora. Lo que sí descarta es dar apoyo a un Ejecutivo del PP. 

Sánchez pide verse con Rajoy y sale contento de su primera ronda: "Esto empieza bien"

Oramas y Quevedo coincidieron en elogiar la actitud de Sánchez, recogiendo el guante de Felipe VI y abriendo las negociaciones de inmediato. También aprobaron el perfil del equipo encargado de pilotar las conversaciones -Antonio Hernando, José Enrique Serrano, Rodolfo Ares, Meritxell Batet, Luisa Carcedo y Jordi Sevilla-, por su experiencia de negociación y conocimiento de los contenidos programáticos. "Se ha roto el bloqueo -valoró Oramas-. No sé si llegaremos a una investidura y a un Gobierno, pero he visto voluntad de llegar a acuerdos". 

Las reuniones se desarrollaron de forma cordial, sin sobresaltos, como subrayaron todos los portavoces. Y coincidieron en observar en Sánchez "ganas", "ideas muy claras" y determinación, "que va en serio". "No se va a echar atrás aunque no consiga el pacto, y ese es parte del enfado de Podemos", dijo Oramas. 

El candidato exige a Rajoy que pacte su postura sobre Europa y es "bien pensado" con Iglesias

Pedro Sánchez ve más cercana La Moncloa aunque le queda mucho camino por recorrer. Este miércoles pidió al presidente del Gobierno en funciones, que acuda al Congreso para pactar una "posición común" con las fuerzas parlamentarias de cara al Consejo Europeo de los días 18 y 19 de febrero, en el que se discutirá la oferta de la Unión al Reino Unido, para que permanezca dentro y no se vaya. Un tema "muy importante" que exige consenso y no que el Ejecutivo saliente lleve sólo su postura. 

Ese pleno, apuntó Sánchez, podría celebrarse el 16 de febrero. Justo cuando el PP propuso, en la Mesa de la Cámara Baja, que se celebrara el debate de investidura. Una iniciativa que secundó Podemos. El presidente del Congreso, Patxi López, la paró, porque es su competencia poner fecha a la sesión de investidura, y él se atendrá a lo requerido por Sánchez, que pidió "al menos un mes". 

El secretario general del PSOE no quiso atacar a Pablo Iglesias por este apoyo inesperado al PP que sonaba más bien a ganas de repetición de elecciones, pues una vez que se produce la primera votación comienza la cuenta atrás de dos meses para la repetición de las generales. "Tiendo a ser bien pensado y comparto la preocupación de Iglesias para que haya cuanto antes un Gobierno que resuelva los problemas de la gente. España ha estado en cuarentena como consecuencia de la inacción de Rajoy y, desde luego, intentaré formar Gobierno cuanto antes".

Sánchez consideró "bastante rara" la petición del PP, toda vez que el presidente ha estado "40 días sin hacer nada". 

[¿Qué partidos deberían pactar para formar Gobierno?]

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios