EL CAMINO HACIA LA CONFORMACIÓN DE UN NUEVO GOBIERNO

El PSOE centra su negociación en C's y agita el fantasma de la pinza entre PP y Podemos

Los socialistas se vuelcan en atraer a Rivera, pero sin perder de vista en ningún momento a IU, PNV, Compromís y CC. La estrategia es arrinconar a Iglesias y al PP en su negativa a la investidura

Foto: Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 4 de febrero durante su primera reunión bilateral tras el encargo del Rey. (EFE)
Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 4 de febrero durante su primera reunión bilateral tras el encargo del Rey. (EFE)

"Déjeme soñar, Pepa". El sueño de la investidura es lo que persigue Pedro Sánchez y lo que trasladó a Pepa Bueno en su entrevista este viernes en la Ser. Pero las costuras de esa ilusión se resquebrajaron al cabo de muy poco tiempo, en cuanto recibió en el Congreso a Pablo Iglesias. Pudo comprobar que sus posibilidades se achicaban. Pero el secretario general no se va a rendir. Tanto para explorar todos los caminos de negociación, con la confianza de que al final las posiciones de partida se aflojen, como para acudir a unas nuevas generales en mejores condiciones. Y la estrategia, tras el órdago (otro más) de Iglesias, es diáfana: atraer al acuerdo a Ciudadanos y mantener a su lado a pequeñas pero importantes formaciones -Izquierda Unida, Compromís, CC y PNV- y, al tiempo, agitar el fantasma de la pinza PP-Podemos, para subrayar que si finalmente no se construye un "Gobierno progresista y reformista", no será por falta de "voluntad" de los socialistas. 

Iglesias y Sánchez celebraron este viernes su primera reunión tras el encargo del Rey al líder del PSOE. El jefe de la formación morada no moduló un ápice su postura. Espetó al candidato que tenía que decantarse "ya" por Podemos o C's, y hasta que no le eligiese a él como socio preferente ni siquiera nombraría a su equipo negociador. Ultimátum. O hay un Ejecutivo "de progreso", de coalición, con él dentro como vicepresidente, o se va con C's, que sería tanto como un acuerdo con el "PP en diferido". Rompió el diálogo a la primera. No entreabrió la puerta a una abstención en caso de que cuajara una entente entre socialistas y naranjas. Y ese gesto es definitivo. Porque Sánchez necesita, forzosamente, o el apoyo pasivo de la formación morada o el del PP para que prospere su investidura de la mano de C's y de otras pequeñas fuerzas. Sin ese bastón no dan los números

Sánchez, con Cayo Lara y Alberto Garzón, este miércoles. (EFE)
Sánchez, con Cayo Lara y Alberto Garzón, este miércoles. (EFE)

La respuesta de Iglesias no pilló por sorpresa a los socialistas. Ya estaba en sus cálculos, como confirmaron a El Confidencial fuentes del equipo negociador. Aparte de que el líder de Podemos ya había advertido durante toda la semana que su formación y C's eran "incompatibles". Así que en cuanto Iglesias lanzó su misil, el secretario general echó mano, sin citarlo, de un recurso viejo (y rentable) del PSOE: la pinza, la confluencia de intereses de PP y Podemos, como en su día, en plenos años noventa -o en 2011-2015 en Extremadura-, entre IU y el PP.

Confianza en que Iglesias acabe cediendo

 

"Serán otros los que tengan que explicar por qué votan con el PP en contra de la investidura de un socialista", deslizó. Mientras arremetía contra la propuesta "exclusiva y excluyente" de Iglesias, recordaba que la alternativa es "que gobierne el PP" y se dirigía a los votantes de Podemos, que deplorarían la "ocasión perdida" de un entendimiento entre dos formaciones de izquierdas. 

Sánchez fue mucho más duro contra Iglesias que en otras ocasiones: tachó su oferta de "excluyente", rechazó su órdago y dijo que la alternativa es el PP

Fuentes de la ejecutiva federal y del equipo negociador socialista, encabezado por el portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, confirmaban que el mensaje de la pinza seguirá, para que quede claro que si hay nuevas elecciones, se deberá a la obstrucción de ambos partidos, y no por Sánchez. En paralelo, el líder y los suyos seguirán con la "mano tendida" a Iglesias, para que "recapacite". Hernando reconocía este viernes, tras la primera reunión de su comisión negociadora con C's, que estaba "convencido" de que Podemos acabaría cediendo.

El PSOE centra su negociación en C's y agita el fantasma de la pinza entre PP y Podemos

En la dirección recuerdan que Iglesias ya ha dado varios pasos atrás en días, como el referéndum, la exigencia de los cuatro grupos en el Congreso o su ubicación en el hemiciclo. También porque, de ir a nuevas elecciones, podrían desbaratársele sus pactos con sus aliados territoriales en Galicia, Cataluña y Valencia. 

El difícil "equilibrio"

Además, en el equipo elegido por Sánchez para el diálogo insisten en que es capital, para lograr atraer a Podemos, que se mantengan de su lado formaciones como IU, PNV o Compromís. A falta del contacto con los nacionalistas vascos -el líder se ve hoy con ellos-, que ya han trasladado que no tienen líneas rojas, los tres partidos han manifestado buena disposición a la investidura del socialista

En la ejecutiva y en el equipo de negociación subrayan que es clave mantener "las dos patas", la izquierda y C's, porque es la forma de desarmar a Podemos

El secretario general insistió en ese diálogo "plural" con todos sus potenciales socios, y con ellos se pondrán en marcha las conversaciones formales a partir del lunes. "Debemos mantener ambas patas, la de C's y la de la izquierda", ilustra una integrante de la ejecutiva. En el grupo de negociación son conscientes de que lograr el "equilibrio", convencer a fuerzas tan dispares como IU y C's de medidas sociales o económicas, será difícil, pero no imposible. "Impossible is nothing", que dijo Sánchez. Hernando subrayó que lo importante son los "puntos de llegada", y que las "concesiones" de cada uno "no son rendiciones". Los contactos de la primera semana, en los que los respectivos equipos entrarán en harina, servirán realmente para medir la voluntad de acuerdo de cada actor, recalcan en la comisión socialista. 

El PSOE centra su negociación en C's y agita el fantasma de la pinza entre PP y Podemos

Salvaguardar la alianza con Compromís, IU o el PNV permite, recuerda un miembro de la ejecutiva, desarmar de argumentos a Iglesias, que el acuerdo no se "escore a la derecha", importante para la militancia del PSOE, más a la izquierda que sus cuadros, y la que debe bendecir todo pacto. En definitiva, que se sume durante el camino Podemos dependerá, según un integrante del grupo negociador, "de lo que vaya ocurriendo, de la aproximación con C's y de la cercanía de ellos con el PP". Porque para rizar el rizo, Albert Rivera no quiere perder el hilo de diálogo con Mariano Rajoy e insiste en que todo entendimiento debe comprender a las tres fuerzas constitucionalistas y arrastrar al PP, al menos, a la abstención.

Mònica Oltra, líder de Compromís y vicepresidenta valenciana, con Joan Baldoví, el miércoles. (EFE)
Mònica Oltra, líder de Compromís y vicepresidenta valenciana, con Joan Baldoví, el miércoles. (EFE)

Sánchez ha reiterado que se someterá al debate de investidura sí o sí, consiga o no el acuerdo, para al menos activar el temporizador de dos meses de cuenta atrás hacia nuevas elecciones. Y en ese momento se verá, dicen fuentes socialistas, si Podemos aguanta la foto del 'no' junto al PP

Habrá "complicaciones"

Con C's Hernando celebró el ambiente cordial y las "coincidencias temáticas". Y los naranjas también se mostraban satisfechos. Aplaudían los espacios comunes que encuentran entre su propuesta y el guión que el PSOE les dará a conocer al detalle el lunes. “Es evidente que, aunque no nos hemos metido de lleno, hay muchas coincidencias. Y es muy positivo”, explican a este diario miembros de las negociaciones. 

Algunas de las medidas más criticadas aparecen ‘relajadas’ en el texto que C's extendió al PSOE. Por ejemplo, no aparece el término ‘contrato único’

Aun así, en el seno de la formación de centro reconocen que habrá “complicaciones”. Y no sólo por los vetos y las dificultades que ya están poniendo otros partidos -fundamentalmente PP y Podemos- sino porque desde el lunes las delegaciones afrontarán conversaciones programáticas concretas. El grupo liderado por José Manuel Villegas, mano derecha de Albert Rivera, puso al descubierto sus cartas con un documento [aquí en PDF] en el que ya matizaban su hoja de ruta para la próxima legislatura. Es decir, sus condiciones y prioridades.

El PSOE centra su negociación en C's y agita el fantasma de la pinza entre PP y Podemos

Aunque muchas de ellas forman parte del programa, algunas de las medidas más criticadas aparecen ‘relajadas’ en aras de facilitar los encuentros. Por ejemplo, en materia económica, no aparece el término ‘contrato único’ que tanto defendió Luis Garicano. C's apuesta, según el texto, por “generalizar la contratación estable e indefinida” para combatir la precariedad, y sí introduce su otra medida estrella de este área, el complemento salarial, aunque “dentro de las restricciones presupuestarias”. Las políticas sociales son quizá en las que más coinciden con los socialistas. El equipo naranja menciona en su documento un pacto nacional contra la violencia de género -histórica exigencia del PSOE-; la garantía de un sistema sanitario público, universal y sin copagos, y un ambicioso acuerdo por la educación. 

El capítulo de lucha contra la corrupción

En lo que Rivera no piensa ceder un milímetro es en el apartado sobre la regeneración democrática. Precisamente la lucha contra la corrupción es uno de los gérmenes de la formación naranja y en todas sus líneas rojas se encuentra este apartado. Además del compromiso previo de limpieza de imputados, C's exigirá la reforma de la Ley de partidos y del sistema electoral para que sea “justo y proporcional”. Otra prioridad será la supresión de privilegios como aforamientos o un claro régimen de incompatibilidades. Dos exigencias que el PSOE comparte.

C's y PSOE coinciden en la reforma de la Constitución, aunque Rivera plantea cuestiones como suprimir el Senado o las diputaciones, que no barajaba el PSOE

La reforma de la Constitución es el otro gran objetivo de C's. Especialmente lo que se refiere a la organización territorial, que incluiría clarificar las competencias de las CCAA, y la supresión del Senado para convertirlo en un Consejo de Presidentes de las Autonomías. Este último punto será problemático en las conversaciones: el PSOE apuesta por modificar la Cámara Alta pero no contempla eliminarla, y tampoco las diputaciones. En todo caso, una reforma de la Carta Magna necesitará el apoyo del PP -tiene mayoría absoluta en el Senado-, motivo por el que Rivera y los suyos insisten en atraerlo. “Sin ellos no podemos avanzar”, decía el líder catalán a su salida de la reunión con Sánchez.

En efecto, las grandes reformas que se pretenden llevar a cabo en la XI Legislatura serán difícilmente aplicables si no hay consenso con los populares. Ciudadanos recordó este mismo viernes que su mano sigue tendida para Rajoy y esperan que el PP forme parte de las negociaciones en los próximos días. Ellos enviarán el documento de su hoja de ruta a Génova y esperan una reunión la semana que viene con los conservadores. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios