"NO PUEDE ABANDERAR LA LUCHA CONTRA ESA LACRA"

Ciudadanos pone la corrupción como condición para negociar y Rajoy es una traba

La semana que viene comenzarán las conversaciones con PP y PSOE, y el partido centrista pondrá sobre la mesa un pacto nacional contra la corrupción e impulsará una comisión de investigación

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, finaliza una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, finaliza una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Las negociaciones entre Ciudadanos con PP y PSOE en búsqueda de opciones para poner en marcha la nueva legislatura comenzarán oficialmente una vez concluya la ronda de contactos que este miércoles empieza el Rey en la Zarzuela con las distintas fuerzas políticas. El partido que dirige Albert Rivera tiene claro que pondrá sobre la mesa un pacto nacional contra la corrupción, en el contexto de regeneración política e institucional que su formación pretende impulsar tras irrumpir en la Cámara Baja.

El pacto incluirá medidas que el programa electoral naranja ya preveía: el fin de los indultos y aforamientos -actualmente hay 10.000 en España- y la garantía de un poder judicial con mayores recursos e independiente. El diputado y portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, aseguró este martes que la corrupción es "uno de los temas nucleares" que el partido centrista pretende llevar en las negociaciones que podrían determinar el futuro Gobierno de España. Precisamente un día antes, el lunes por la tarde, se producía el primer contacto telefónico entre Mariano Rajoy y Rivera, en el que ambos dirigentes acordaron "explorar fórmulas" en los próximos días con el objetivo de crear una hoja de ruta de reformas que asumirá el próximo Ejecutivo de la nación.

Ciudadanos pone la corrupción como condición para negociar y Rajoy es una traba

Girauta, en línea con otros miembros del partido, reconoció que la corrupción "condiciona todo", también las negociaciones entre Rajoy y Rivera. La situación no es 'peccata minuta', teniendo en cuenta que uno de los objetivos parlamentarios inminentes de Ciudadanos es la creación de una comisión de investigación en el Congreso -tal y como han impulsado en la Comunidad de Madrid y Andalucía- para levantar alfombras y auditar las posibles tramas corruptas de los anteriores ejecutivos.

Y todavía lo es menos al confirmar el diputado naranja que, aunque es una decisión que ha de pasar por la ejecutiva nacional antes de ser definitiva, a la formación "no le temblarán las piernas" si debe llamar al presidente del Gobierno en funciones para que preste declaración y asuma, en caso de que existan, las responsabilidades políticas pertinentes.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. (EFE)

El ideario de Ciudadanos está basado en la necesaria regeneración, que sin duda pasa por acabar contra la lacra de la corrupción. En aras de cumplir con esa meta, el partido centrista duda de que Rajoy, en su condición de presidente de un partido salpicado indudablemente por numerosos casos corruptos, pueda ser precisamente el abanderado de esa lucha. Concretamente, Juan Carlos Girauta insistió en que "no presupone ninguna culpabilidad" en Rajoy, pero "sí una negligencia extrema" al dirigir un partido cuyos tesoreros son imputados "uno detrás del otro".

La firmeza de la formación liderada por Rivera en este asunto se ha hecho todavía mayor como consecuencia de la bautizada como operación Taula, la trama que este martes golpeó duramente al PP valenciano y cuyos tentáculos ya han alcanzado a Alfonso Novo, sucesor de Rita Barberá, y a Luis Salom, un polémico asesor municipal. Ciudadanos tiene claro que en los futuros acuerdos que alcance con el PP, la corrupción a la que la formación se refiere como "capitalismo de amiguetes" debe tener un peso capital y abarcará un conjunto de temas con los que populares y socialistas deberán comprometerse para que sigan adelante las negociaciones.

A pesar de las críticas vertidas desde la formación hacia Rajoy, el diputado de Ciudadanos evitó posicionarse sobre hasta qué punto la "negligencia" del jefe de Génova podría interferir en el voto final del partido de Rivera en una futura investidura. De hecho, la formación naranja iniste en que no entrará "al juego de nombres" sino a buscar "los espacios comunes" con PP y PSOE para intentar alcanzar acuerdos sobre las reformas que permitan echar a andar la XI Legislatura.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios