Es noticia
Menú
España afronta la factura de la deuda más elevada desde 2015
  1. Economía
31.275 millones de euros

España afronta la factura de la deuda más elevada desde 2015

El fin de las compras del BCE y la subida de los tipos ponen término a la dinámica de abaratamiento de la financiación y obligan a hacer un mayor esfuerzo en el pago de la deuda

Foto: Foto: EFE/Sedat Suna.
Foto: EFE/Sedat Suna.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El cambio de ciclo en los tipos de interés dejará una huella ostensible en las cuentas públicas en 2023. El proyecto de presupuestos presentado este martes por el Gobierno proyecta una escalada de los costes de la deuda pública hasta los 31.275 millones de euros, una cifra que representa la factura más elevada por este concepto desde 2015.

El país se prepara así para el final de un largo periodo de tregua en los costes financieros, consecuencia del viraje en las políticas de los bancos centrales. Las fuertes subidas de tipos ejecutadas por el BCE en los últimos meses, en su intento de contener las elevadas cifras de inflación que se vienen registrando en Europa desde hace varios trimestres, y la expectativa de que este proceso se alargará en el tiempo ya han motivado a lo largo de 2022 un incremento sustancial de los costes que España debe asumir para colocar su deuda en los mercados.

Este mismo martes, el Tesoro Público español colocó en el mercado 4.280 millones de euros en letras a seis y 12 meses, pagando por ellas un tipo de interés medio del 1,55% y el 1,96%, respectivamente. Hace solo un año, era el Tesoro el que cobraba (un 0,63% y un 0,57%, en ambos casos) por colocar esta deuda en los mercados y ni siquiera los títulos a 10 años rondaban estas rentabilidades.

Foto: Sede del Banco de España. (EFE/Mariscal)

Ahora, en cambio, el Gobierno ha lanzado sus presupuestos bajo la asunción de que el tipo de interés del bono español a 10 años se moverá en el entorno del 3,5%, unos niveles que ya rozó a finales de septiembre, pero que se sitúan casi 50 puntos básicos por encima del cierre de este martes. Bajo esa suposición, el Ejecutivo de Pedro Sánchez plantea que los costes de la deuda pueden llegar a representar cerca del 7% del gasto público total a lo largo de 2023, superando con creces el dinero destinado, por ejemplo, a desempleo y fomento del empleo (unos 28.700 millones).

El incremento proyectado de los costes de la deuda, con todo, apenas es de 1.100 millones de euros, frente a lo presupuestado de 2022, un cálculo llamativo, ya que desde algunos organismos se han lanzado estimaciones mucho más onerosas para las arcas públicas. Sin ir más lejos, el pasado abril, la AIReF advertía de que el incremento de los tipos podría llegar a suponer un aumento de la factura de la deuda pública española, entre 2022 y 2025, de alrededor de 20.000 millones de euros, y solo dos meses después su presidenta advirtió de que los últimos acontecimientos ya implicaban un incremento adicional de estos cálculos de entre 12.000 y 14.000 millones.

AIReF estima un sobrecoste hasta 2025 de más de 30.000 millones por la subida de tipos

Lo cierto es que el cambio de dinámica de la deuda ya ha supuesto un aumento considerable de los costes de financiación del Tesoro Público español a lo largo del presente ejercicio. Según los últimos datos disponibles, referidos al cierre de agosto, el tipo de interés medio de las nuevas emisiones del Estado en el año se sitúa en el 0,89%, una cifra que contrasta de forma marcada con el año anterior, cuando la rentabilidad media alcanzó cotas negativas (lo que significa que los inversores pagaron a España por prestarle dinero), consecuencia en gran medida de las políticas de estímulo implementadas por el BCE.

Con todo, los expertos suelen advertir de que el aumento de los tipos de la deuda no tiene un impacto inmediato significativo, ya que el Estado solo refinancia anualmente una parte limitada de su monto de deuda. En este sentido, además, la política seguida en los últimos años por el Tesoro, consistente en alargar la duración media de la deuda (que actualmente roza los ocho años), ofrece un mayor margen para amortiguar el impacto de la situación actual en el corto plazo.

Foto: Foto: Pixabay/Steve Buissinne.

Sin embargo, lo que sí parece obvio es que han quedado atrás los años de 'barra libre' en la financiación de la Administración pública, favorecida por la actuación del BCE, que desde 2015 y hasta el pasado junio estuvo interviniendo de manera casi ininterrumpida en el mercado, adquiriendo deuda pública. De hecho, el banco central es actualmente el mayor tenedor de deuda pública española, con más de un tercio del total (alrededor de 400.000 millones de euros) en su poder.

La actuación del BCE a lo largo de estos años ha sido clave para mantener contenidos el coste de los intereses de la deuda pública española, a pesar del fuerte incremento de las deudas del Estado. Precisamente, en 2012, cuando las dudas sobre la situación financiera pusieron a España al borde del colapso (con una prima de riesgo que llegó a rebasar los 638 puntos), los costes financieros de España se dispararon por primera vez por encima de los 30.000 millones de euros. Y establecieron récord un año después en niveles superiores a 36.000 millones (aquel año se presupuestaron más de 38.500 millones para esta partida de gasto), para iniciar a partir de entonces un declive que se aceleraría desde 2015, gracias a la actuación del banco central.

En ese periodo ha sido usual que el coste final los intereses abonados por la deuda se situara por debajo de lo presupuestado, dado que han ido sucesivamente marcando mínimo tras mínimo. Esta dinámica parece ahora agotada y España debe prepararse para hacer frente a costes de financiación como no había experimentado en casi una década, con una deuda que prácticamente duplica la de entonces.

El cambio de ciclo en los tipos de interés dejará una huella ostensible en las cuentas públicas en 2023. El proyecto de presupuestos presentado este martes por el Gobierno proyecta una escalada de los costes de la deuda pública hasta los 31.275 millones de euros, una cifra que representa la factura más elevada por este concepto desde 2015.

Tipos de interés Tesoro Público Presupuestos Generales del Estado
El redactor recomienda