Es noticia
Menú
Bruselas rebaja el crecimiento de España en 2023 al 2,1% y prevé una caída del IPC al 3,4%
  1. Economía
ACTUALIZACIÓN DE LAS PREVISIONES

Bruselas rebaja el crecimiento de España en 2023 al 2,1% y prevé una caída del IPC al 3,4%

La Comisión Europea mantiene en el 4% la previsión de crecimiento para este año, pero rebaja hasta el 2,1% la del próximo curso

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE/Julien Warnand)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (EFE/Julien Warnand)

Todos los análisis de los organismos internacionales están marcados por un pie de nota común: la alta incertidumbre que rodea a la economía global, y especialmente a la europea, puede convertirlos en papel mojado en cuestión de días. España es un ejemplo: en mayo, los técnicos comunitarios preveían que en 2023 la economía española creciera en 3,4%. Dos meses después, la Comisión Europea recorta esa previsión hasta el 2,1%.

El Ejecutivo comunitario mantiene la perspectiva de crecimiento del 4% para el presente curso, aunque en las previsiones de primavera sus técnicos ya recortaron en 1,6 puntos las expectativas tanto para 2022 como para 2023. Los problemas en las cadenas de suministro, la alta inflación, el anuncio de subidas de tipos de interés del Banco Central Europeo y la incertidumbre generada por la guerra de Rusia en Ucrania, marcan todos los cálculos a futuro de los técnicos comunitarios. La eurozona también sufre recortes a sus previsiones: 2,6% para 2022, frente al 2,7% previsto en mayo, y un 1,3% en 2023, frente al 2,3% previsto hace solamente dos meses.

Foto: Ursula von der Leyen. (EFE/EPA/Ronald Wittek)

Esta misma semana, los ministros de Finanzas de la Unión Europea se reunían en Bruselas para debatir precisamente un otoño difícil, con la perspectiva de un posible corte de gas por parte de Rusia. Paolo Gentiloni, comisario de Economía, admitió que hay “posibles tormentas” en el horizonte de una economía europea que se ha ralentizado, y que las economías deben prepararse para “adaptarse a una situación cambiante”. “El factor crucial para un posible escenario adverso es el suministro de energía, y esto ya estaba claro en nuestras previsiones de primavera. Este riesgo no se ha rebajado, sigue ahí y está creciendo”, señaló el comisario.

"La guerra de Rusia contra Ucrania continúa proyectando una larga sombra sobre Europa y nuestra economía. Nos enfrentamos a desafíos en múltiples frentes, desde el aumento de los precios de la energía y los alimentos hasta una perspectiva global altamente incierta. Tenemos la suerte de partir de una posición sólida, después de haber superado la crisis anterior con un sólido retorno al crecimiento", ha señalado en un comunicado Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión Europea.

Las previsiones de la Comisión se alinean así con las de la OCDE, que en el mes de junio rebajó la estimación para 2022 hasta el 4,1% y la de 2023 hasta el 2,2%. Aunque el Gobierno defiende el sólido crecimiento este año, que es el sexto más alto de la Unión según los datos de la Comisión Europea, lo cierto es que el frenazo que todos los organismos prevén para 2023 hará que España siga sin recuperar el nivel de PIB prepandemia al menos hasta finales del próximo año, siendo el único Estado miembro de la UE que todavía no lo ha hecho y que, según los datos.

En sus previsiones, la Comisión señala que el crecimiento español "se desaceleró abruptamente" en el primer trimestre de 2022 "debido a las interrupciones del suministro y al aumento de las presiones inflacionarias". Así, los técnicos comunitarios esperan que el consumo privado, que se contrajo a principios de 2022, se mantenga bajo presión en el futuro. Sin embargo, el verano dará un respiro a la economía española: "Se espera que las tasas de crecimiento intertrimestral del PIB se aceleren ligeramente en los próximos dos trimestres debido al regreso del turismo a los niveles previos a la pandemia". Pero después, la Comisión espera que hacia el final del curso "la actividad económica vuelva a desacelerarse a pesar de una implementación más rápida de las inversiones bajo el Fondo de Recuperación - del que España está esperando ya el segundo desembolso - ya que se espera que los hogares ajusten sus decisiones de consumo a los precios más altos y la incertidumbre económica".

Desde el Ministerio de Economía defienden que incluso con la rebaja generalizada de las previsiones de crecimiento, la española seguirá siendo la economía que más crezca de entre las grandes de la Eurozona. En Alemania, la economía se expandirá un 1,4% este año y un 1,3% en 2023, sujeta a una especial incertidumbre, con una industria muy dependiente del gas ruso. En el caso francés, en 2022 se prevé un crecimiento del 2,4% que se ralentizará en 2023 hasta el 1,4%, y en Italia los datos apuntan a un crecimiento del 2,9% este curso y un 0,9% el próximo año.

Inflación

La Comisión Europea tampoco tiene buenas noticias para España en la evolución de los precios y prevé que la inflación alcance este curso el 8,1%, el decimoquinto dato más alto de la Unión Europea este curso. Pero la mayoría de Estados miembros que experimentarán este año una alta inflación se sitúan en el flanco este de la Unión, es decir, son los países más expuestos a Rusia: por ejemplo, para Estonia y Lituania la Comisión prevé una inflación del 17%, del 15,5% para Letonia o del 13,9% para República Checa. La mayoría de Europa Occidental se encuentra por debajo de los datos españoles: por ejemplo, la inflación de Portugal será del 6,8%, la de Francia del 5,9% o la de Italia del 7,4%.

Foto: Un carro de la compra. (EFE/Joédson Alves)

La buena noticia es que los técnicos comunitarios prevén que los precios se controlen en 2023, y rebajan la previsión de inflación en España hasta el 3,4%, ya por debajo de la media de la eurozona, que para el próximo curso se sitúa en el 4%. Todo dependerá del desarrollo de la guerra en Ucrania y de cómo el conflicto afecta al flujo de la energía, por lo que son datos sujetos a una muy alta incertidumbre. El Gobierno celebra que sus previsiones coinciden con las de los técnicos comunitarios en prever que la inflación se rebaje en 2023. “Las previsiones de la Comisión muestran que la inflación es un fenómeno europeo y mundial. De hecho, la previsión de inflación en España está por debajo de la Unión Europea tanto en 2022 como en 2023”, señalan desde el ministerio.

Todos los análisis de los organismos internacionales están marcados por un pie de nota común: la alta incertidumbre que rodea a la economía global, y especialmente a la europea, puede convertirlos en papel mojado en cuestión de días. España es un ejemplo: en mayo, los técnicos comunitarios preveían que en 2023 la economía española creciera en 3,4%. Dos meses después, la Comisión Europea recorta esa previsión hasta el 2,1%.

Unión Europea Comisión Europea IPC Eurozona PIB
El redactor recomienda