Es noticia
Menú
Bruselas recorta hasta el 4% la previsión de crecimiento de la economía española en 2022
  1. Economía
del 5,6% al 4%

Bruselas recorta hasta el 4% la previsión de crecimiento de la economía española en 2022

El Ejecutivo comunitario prevé que se retrase hasta mediados de 2023 la recuperación del PIB pre-pandemia y recorta hasta el 4% la previsión de crecimiento para España en 2022

Foto: Ursula von der Leyen. (EFE/EPA/Ronald Wittek)
Ursula von der Leyen. (EFE/EPA/Ronald Wittek)

Es temporada de recortes en la Comisión Europea. La guerra en Ucrania y sus efectos colaterales han provocado que el Ejecutivo comunitario haya aplicado un tijeretazo generalizado a las previsiones de crecimiento de las economías europeas este año y el próximo. En el caso español, Bruselas recorta del 5,6% al 4% la previsión para 2022, y del 4,4% al 3,4% en 2023, retrasando la recuperación del PIB previo a la pandemia a mediados de ese año, siendo el último país europeo en cerrar esa brecha. Pero no es solamente la guerra lo que está provocando el empeoramiento de las perspectivas: la Comisión señala que los cuellos de botella a nivel global que están siendo causados por la política de “cero covid-19” de China están añadiendo inestabilidad.

Pero el recorte es generalizado. España es, de hecho, la cuarta economía europea que más crecerá en 2022 según los técnicos comunitarios, solamente por detrás de Portugal (5,8%), Irlanda (5,4%) y Malta (4,2%). En la cola estarán Estonia (1%), Alemania (1,6%) y Finlandia (1,6%). A nivel europeo, al PIB de la UE y de la Eurozona crecerá un 2,7% en 2022 y un 2,3% en 2023, un tijeretazo respecto a la anterior previsión de un 4% para 2022 y el 2,8% en 2023 (2,7% en el caso de la Eurozona).

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

En todo caso, y aunque ya se ha rebajado el optimismo respecto a las previsiones de invierno, Bruselas advierte de la “alta incertidumbre” que existe por delante y por eso ha preparado una serie de modelos en los que hubiera unos precios de la energía todavía más alta o incluso un corte total del suministro de gas de Rusia. “En este último escenario, más severo, las tasas de crecimiento del PIB estarían en torno a 2,5 y 1 punto porcentual por debajo del escenario base previsto en 2022 y 2023, respectivamente, mientras que la inflación aumentaría en 3 puntos porcentuales en 2022 y en más de 1 punto porcentual en 2023, por encima del proyección de referencia”, señala el Ejecutivo comunitario.

Recientemente, también el Gobierno recortó sus expectativas de crecimiento: apostaba por una expansión del 7% en 2022 y lo ha rebajado hasta el 4,3%, muy cerca de las previsiones de la Comisión Europea, que suele ser algo más pesimista que el Ejecutivo español, y también dejó en el 3,5% la proyección para 2023, lo que significa que Madrid y Bruselas están ahora prácticamente en línea en sus previsiones para los dos próximos años. Los técnicos comunitarios siempre fueron más cautos respecto a las perspectivas de crecimiento para este curso, pero admiten en sus previsiones de primavera que “la economía española mantenía el impulso a principios de 2022, pero las interrupciones del suministro y la escalada de las presiones inflacionarias en el contexto de la guerra han ralentizado la actividad económica desde finales de febrero”.

"No hay duda de que la economía de la UE atraviesa un período difícil debido a la guerra y, en consecuencia, hemos rebajado nuestra previsión"

“No hay duda de que la economía de la UE atraviesa un período difícil debido a la guerra de Rusia contra Ucrania y, en consecuencia, hemos rebajado nuestra previsión”, ha explicado Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, añadiendo que “el abrumador factor negativo es el aumento de los precios de la energía”.

Un arranque complicado

Los dos primeros trimestres del curso están siendo complicados, como refleja la Comisión Europea: el primero con una expansión del 0,3% y está previsto que el segundo con un crecimiento de tan solo el 0,1%. Pero el escenario debería mejorar después. “Se espera que el crecimiento económico se acelere a partir del tercer trimestre de 2022 gracias a la implementación más rápida de las inversiones bajo el Fondo de Recuperación y cierta reactivación del consumo privado”, señala el Ejecutivo comunitario.

Foto: Ursula von der Leyen. (Reuters/Virginia Mayo)

Pero Bruselas advierte de que ese consumo privado, que esperan que sea “respaldado por la solidez del mercado laboral y los ahorros acumulados durante la pandemia” tiene un enorme, pero lo que los técnicos califican de “un lastre”: el deterioro del poder adquisitivo de los hogares por la alta inflación y la caída de los salarios reales. Así, el Ejecutivo comunitario no prevé que el nivel de consumo privado vuelva a los niveles previos a la pandemia. Se espera que la inflación pase del 3% que se registró en 2021 al 6,3% en 2022, aunque se espera que “comience a disminuir lentamente a mediados de año, ayudada por las medidas gubernamentales como los descuentos en combustibles y el tope de los precios del gas”. En 2023, la Comisión espera que la inflación se reduzca hasta el 1,8%.

Situación presupuestaria

La Comisión Europea señala que la situación presupuestaria española está siendo “mejor de lo esperado” gracias a los fuertes ingresos, que han permitido la reducción del déficit del 10,3% al 6,9%. “En 2022 se prevé que el déficit público se reduzca aún más gracias al crecimiento económico sostenido y la fortaleza continua de los ingresos, en particular de los impuestos sobre la producción y las importaciones”, aunque la Comisión admite que el déficit se reducirá menos de lo previsto debido a las medidas para paliar las consecuencias de la guerra, dejándolo en el 4,9% en 2022, y en un 4,4% en 2023.

España también reduce el nivel de deuda pública hasta el 115,1% en 2022 y el 113,7% del PIB en 2023, pero se trata de una reducción que llega fundamentalmente por la vía del crecimiento económico. Las previsiones también apuntan a un desempleo 13,6% en 2022 y del 13% en 2023, las mejores cifras desde 2008.

Es temporada de recortes en la Comisión Europea. La guerra en Ucrania y sus efectos colaterales han provocado que el Ejecutivo comunitario haya aplicado un tijeretazo generalizado a las previsiones de crecimiento de las economías europeas este año y el próximo. En el caso español, Bruselas recorta del 5,6% al 4% la previsión para 2022, y del 4,4% al 3,4% en 2023, retrasando la recuperación del PIB previo a la pandemia a mediados de ese año, siendo el último país europeo en cerrar esa brecha. Pero no es solamente la guerra lo que está provocando el empeoramiento de las perspectivas: la Comisión señala que los cuellos de botella a nivel global que están siendo causados por la política de “cero covid-19” de China están añadiendo inestabilidad.

Unión Europea Previsión de crecimiento Comisión Europea PIB Eurozona Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda