Es noticia
Menú
El Eurogrupo avisa de un otoño duro ante la amenaza de un corte de gas de Rusia
  1. Economía
Incertidumbre por la guerra

El Eurogrupo avisa de un otoño duro ante la amenaza de un corte de gas de Rusia

Los ministros de Finanzas de la Eurozona se han reunido rodeados de pesimismo ante un otoño complicado por la amenaza del corte de suministro energético por parte de Rusia y una alta inflación

Foto: Paolo Gentiloni, comisario de Economía. (EFE/EPA/Olivier Hoslet)
Paolo Gentiloni, comisario de Economía. (EFE/EPA/Olivier Hoslet)

Los ministros de Finanzas de la Eurozona, reunidos este lunes en Bruselas, han discutido sobre un horizonte económico que se espera que sea muy complejo a partir del otoño, marcado por una alta incertidumbre derivada del conflicto en Ucrania y del riesgo de que Rusia corte el suministro de gas a los países europeos, algo que afectaría directamente y de forma especialmente dura a Alemania. Paolo Gentiloni, comisario de Economía, ha pedido mantener la calma, señalando que aunque de forma moderada, la economía europea sigue creciendo, aunque ha admitido que está “en aguas turbulentas” y que hay “una posible tormenta” en el horizonte.

Muchos ministros piden ponerse ya en el modo crisis. La gran cuestión de fondo es si Rusia decidirá finalmente cortar el suministro de gas a Europa. Bruno Le Maire, ministro de Finanzas francés, pide que se dé por hecho el corte. “La interrupción total del suministro de gas desde Rusia es una posibilidad real y debemos prepararnos para ella”, explicó este fin de semana. Por lo pronto se ha producido un corte ya previsto en el Nord Stream 1 que conecta Rusia con Alemania para trabajos de mantenimiento y que en principio deberían estar terminados el próximo 21 de junio, pero los temores son que Moscú decida no volver a abrir el grifo.

Foto: Tuberías de las instalaciones del Nord Stream en Lubmin, Alemania. (Reuters/Hannibal Hanschke)

La propia vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, ha señalado que desde hace algunas semanas avisa de que el otoño será complicado. Aunque celebra que las previsiones de crecimiento para España son muy positivas, la vicepresidenta admite que “el entorno es de muy alta incertidumbre” y aunque ha descartado que España pueda llegar a sufrir cortes de suministro, sí que ha pedido “una gestión lo más eficiente posible” por parte de los ciudadanos.

“España, además de una posición favorable, porque tenemos una diversificación de oferta, una diversificación también de fuentes de energía, una alta penetración de renovables, tenemos capacidad de almacenamiento”, ha explicado Calviño a su llegada aunque ha admitido que “el conjunto de la UE tiene que prepararse para hacer frente a cualquier escenario en este contexto tan incierto”.

Foto: Teresa Ribera, en la rueda de prensa tras reunión del Consejo de Ministros. (EFE/Chema Moya)

En general, el Eurogrupo ha estado dominado por un mensaje pesimista que ha expresado al finalizar el encuentro Gentiloni, que ha señalado que los Estados miembros deben estar listos para “adaptarse a una situación cambiante”, aclarando que por cambiante, generalmente, se refiere a un cambio a peor. “El factor crucial para un posible escenario adverso es el suministro de energía, y esto ya estaba claro en nuestras previsiones de primavera. Este riesgo no se ha rebajado, sigue ahí y está creciendo”, ha explicado el comisario.

Dirección presupuestaria

Los ministros también han discutido sobre la posición fiscal para los próximos presupuestos, y han confirmado un cambio de dirección. A diferencia de lo que ocurrió a la salida de la crisis del coronavirus, el Eurogrupo subraya en el comunicado aprobado este lunes la necesidad de dejar de apoyar la demanda y centrarse en ayudas mejor diseñadas, más concretas y dirigidas a los que más lo necesitan, evitando alimentar la tendencia inflacionista. Una fuente europea apuntaba antes del encuentro a que otro objetivo importante sería que la política presupuestaria ayude a aliviar las cadenas de suministro, como queda reflejado en el comunicado final: “Las medidas fiscales deben centrarse en aliviar las restricciones de oferta que están frenando nuestras economías”.

Aunque en 2023 se mantendrá activa la cláusula general de escape, que deja congeladas las reglas fiscales europeas para ese ejercicio, la Comisión Europea ya advirtió que no se trataba de una barra libre de gasto. Al salir de la pandemia el mensaje era claro: los países que pudieran hacerlo, que tuvieran el espacio fiscal suficiente, debían apretar el acelerador a fondo. Era mejor pasarse que quedarse corto. Este mensaje ha ido desapareciendo y el Eurogrupo de este lunes, el último del curso político, confirma el cambio de dirección.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen. (EFE/Julien Warnand)

“Las medidas fiscales de base amplia, tales como reducciones generales de impuestos e impuestos especiales, tenían como objetivo mitigar el impacto del rápido aumento de los precios de la energía a nivel nacional, pero deberían ser temporales y cada vez más ajustadas para enfocarse en los más vulnerables”, señala la declaración votada por los ministros. Gentiloni ha defendido que deben adoptarse políticas fiscales “dirigidas a la estabilidad en particular para los Estados miembros más endeudados”, como España o Italia.

“Si hay que escoger tres palabras para este encuentro serían estas: estabilidad, coordinación y agilidad”, ha señalado Gentiloni, que ha subrayado que en general en cuanto a la transición ecológica no se trata de “reducir, sino de expandir las inversiones (...) mientras se mantiene un ojo sobre el gasto corriente”.

Los ministros de Finanzas de la Eurozona, reunidos este lunes en Bruselas, han discutido sobre un horizonte económico que se espera que sea muy complejo a partir del otoño, marcado por una alta incertidumbre derivada del conflicto en Ucrania y del riesgo de que Rusia corte el suministro de gas a los países europeos, algo que afectaría directamente y de forma especialmente dura a Alemania. Paolo Gentiloni, comisario de Economía, ha pedido mantener la calma, señalando que aunque de forma moderada, la economía europea sigue creciendo, aunque ha admitido que está “en aguas turbulentas” y que hay “una posible tormenta” en el horizonte.

Comisión Europea Eurogrupo
El redactor recomienda