Es noticia
Menú
El FMI recorta un punto su previsión de PIB para España y eleva la inflación al 5,3%
  1. Economía
Al 4,8%

El FMI recorta un punto su previsión de PIB para España y eleva la inflación al 5,3%

Se trata de la previsión más favorable para la economía española de las conocidas en las últimas semanas. Mantiene su previsión de que la inflación se moderará en 2023

Foto: La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (Reuters)
La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (Reuters)

El Fondo Monetario Internacional ha actualizado este martes su panel de previsiones económicas en el contexto de la publicación del WEO (World Economic Outlook) de primavera. El Fondo ha realizado un recorte generalizado del crecimiento en todo el mundo como consecuencia de la guerra en Ucrania, con un golpe especialmente severo para las economías europeas que, sin contar a Ucrania, Rusia y Bielorrusia, serán los países más afectados.

Sin embargo, sus previsiones se sitúan entre las más optimistas de cuantas se han publicado en las últimas semanas en tanto que confían en una recuperación intensa y en la rápida moderación de la inflación desde finales de este año. En el caso de España, por ejemplo, considera que el IPC se quedará este año en el 5,3% de media anual (casi la mitad de su nivel de marzo, que fue del 9,8%) y que en 2023 bajará rápidamente hasta el 1,3%. Sus previsiones se basan en la hipótesis de que la guerra se mantiene contenida en Ucrania (no se extiende a otros países) y que las sanciones no llegan a afectar al gas ni al petróleo.

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (EFE/Atienza)

En cuanto al crecimiento del PIB, el Fondo ha recortado en un punto su estimación respecto a la que realizó en enero y en 1,6 puntos respecto a la del pasado octubre. En cualquier caso, sigue siendo una de las previsiones más favorables para la economía española, situándose en el 4,8%. También ha rebajado su previsión para 2023 al 3,3%, lo que supone un recorte de 0,5 puntos adicionales. Esto supondría un intenso crecimiento de la economía española que, sin embargo, no recuperaría el PIB anual previo a la crisis hasta el año 2023.

El FMI señala que los riesgos económicos se sitúan principalmente a la baja y señala cinco como los más claros. El primero es la guerra en Ucrania y su principal consecuencia, la crisis energética global. Este es el principal causante del recorte de las previsiones del Fondo, pero hay más. El segundo es el endurecimiento de la política monetaria en respuesta a la escalada de la inflación. Este movimiento, que ya ha comenzado en EEUU o en el Reino Unido, está tensionando rápidamente las rentabilidades en los mercados y, lo que es más preocupante, empieza a generar volatilidad en los mercados emergentes. Estos países son muy vulnerables ante la retirada de divisas de vuelta a las economías avanzadas, lo que hace que estén en una situación especialmente vulnerable.

Foto: Imagen: iStock.

El tercer punto de preocupación es el escaso margen fiscal con el que salen los países de la pandemia. Ya están en niveles históricos de deuda pública sobre el PIB y muchos ya no cuentan con margen para mantener las políticas expansivas. En cualquier caso, el FMI pide prudencia a los gobiernos para que no retiren el impulso fiscal antes de que la recuperación esté asentada. El cuarto es la ralentización de China como consecuencia de la política de covid cero que ha llevado a sus autoridades a confinar algunas de las principales ciudades del país. Por último, en quinto lugar se sitúa un viejo conocido de la pandemia: las bajas tasas de vacunación en los países subdesarrollados y emergentes, que multiplican el riesgo de surgimiento de nuevas variantes del virus.

A pesar del fuerte recorte de la previsión de crecimiento, España no sale ni tan mal parada en comparación con el resto de Europa. El Fondo considera que los países europeos más golpeados por la guerra en Ucrania son Alemania e Italia por su dependencia energética y por la presencia de industrias electrointensivas. En el caso de Alemania, el recorte de las previsiones es de 1,7 puntos, lo que llevaría al país a crecer apenas un 2,1% este año. Para Italia, el recorte es de 1,5 puntos, hasta el 2,3%.

Para el conjunto de la eurozona, la previsión de crecimiento es del 2,8% este año y del 2,3% en 2023. Eso significa que España crecerá el doble que la eurozona en 2022 y un tercio más en 2023, lo que permitirá recuperar una parte del terreno perdido durante la pandemia. Pero esto, lejos de ser una buena noticia, es muy negativo. Primero, porque, si Europa se frena, España también lo hará dadas las relaciones comerciales tan intensas con los países del mercado único. Y, segundo, porque lo que está pasando es que Europa se queda rezagada respecto a Estados Unidos.

Como es comprensible, la peor parte se la lleva Ucrania. El FMI prevé que su PIB se hundirá un 35% este año. Además, señala que, incluso aunque la guerra termine pronto, la contracción será muy severa por “la pérdida de vidas, la destrucción de capital físico y la salida de ciudadanos, lo que afectará a la actividad económica durante varios años”. Constata así el Fondo que el país invadido tardará mucho tiempo en recuperar sus niveles de PIB previos a la invasión incluso aunque consiguiese recuperar todo su territorio nacional.

Rusia también sufrirá una crisis profunda y duradera como consecuencia de las sanciones. El FMI estima que su PIB se contraerá un 8,5% este año y un 2,3% adicional en 2023.

Aunque en el informe reconoce que “la inflación se mantendrá elevada durante más tiempo que en la previsión anterior”, considera que remitirá rápidamente a partir de la segunda mitad del año. Su estimación es similar para el conjunto de la eurozona: para este año, sitúa la inflación en el 5,3% y en 2023 se moderaría al 2,3%. En definitiva, descarta que se vayan a generar efectos de segunda ronda sobre los precios. Al contrario, considera que, cuando se supere la crisis energética actual, la inflación volverá a situarse en niveles considerados en el rango de la estabilidad de precios.

El Fondo también considera que la escalada de precios se frenará rápidamente en Estados Unidos, y eso a pesar de que el país ya está sufriendo evidentes efectos de segunda ronda por la escalada de los salarios. El FMI estima que la inflación media de este año ascenderá al 7,7% y que en 2023 se frenará al 2,9%.

En definitiva, aunque el escenario económico se ha deteriorado notablemente, el Fondo confía en que la recuperación económica siga su curso y en 2023 prácticamente la totalidad de los países haya recuperado el PIB previo a la crisis. Eso sí, los riesgos sobre el crecimiento económico son numerosos y con un potencial negativo muy importante. "La incertidumbre envuelve las previsiones", reconoce el FMI, que señala que "las condiciones podrían deteriorarse significativamente".

El Fondo Monetario Internacional ha actualizado este martes su panel de previsiones económicas en el contexto de la publicación del WEO (World Economic Outlook) de primavera. El Fondo ha realizado un recorte generalizado del crecimiento en todo el mundo como consecuencia de la guerra en Ucrania, con un golpe especialmente severo para las economías europeas que, sin contar a Ucrania, Rusia y Bielorrusia, serán los países más afectados.

PIB Previsión de crecimiento Inflación Fondo Monetario Internacional (FMI)
El redactor recomienda