Es noticia
España solo recupera uno de cada tres euros perdidos en el turismo extranjero
  1. Economía
EL EMPLEO Y LA ACTIVIDAD SE DESACOPLAN

España solo recupera uno de cada tres euros perdidos en el turismo extranjero

El turismo extranjero se recupera, pero de forma tan lenta que sólo ha recuperado un tercio de lo perdido. Pese a ello, el empleo va mejor, lo que sugiere un desacople con la actividad.

Foto: Una terraza en Benidorm (Alicante). (EFE/Manuel Lorenzo)
Una terraza en Benidorm (Alicante). (EFE/Manuel Lorenzo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El debate sobre las causas de la discrepancia entre la evolución del PIB y del empleo —un desajuste que está siendo analizado por los técnicos del INE para hacer una revisión estadística del tercer trimestre al alza dentro de un par de semanas— sigue abierto. Pero en lo que no hay ninguna duda es en que el turismo extranjero ha sido en 2021, ya casi finalizado el año, un lastre en la recuperación. Desde luego, mucho más que lo previsto al comienzo de la campaña de verano, cuando se esperaba una reactivación más intensa al calor de la vacunación y del levantamiento de las restricciones. El empleo, sin embargo, se ha comportado de una forma menos negativa, lo que supone una novedad significativa. Históricamente, la correlación entre empleo turístico y evolución del PIB ha sido casi mimética.

Un dato lo revela de forma cruda. Sin conservantes ni colorantes. El gasto de los turistas internacionales entre enero y octubre apenas representa el 33,6% de lo que ingresó España por ese mismo concepto en 2019, antes de la pandemia. Es decir, solo se ha recuperado uno de cada tres euros. Y no parece que en noviembre y diciembre se esté produciendo un cambio de tendencia habida cuenta de las restricciones impuestas en los países de origen tras la irrupción de ómicron, la variante sudafricana del coronavirus.

En concreto, y en términos absolutos, esto significa que, de mantenerse la tendencia, el año cerrará con unos ingresos turísticos equivalentes a unos 32.000 millones de euros, lo que supone 60.000 millones menos que antes de la pandemia. Por lo tanto, esa diferencia supone nada menos que un 5% del volumen de PIB que habrá sido capaz de generar la economía española en 2021 (en torno a 1,2 billones de euros). Esto da idea de la enorme importancia que tiene el turismo extranjero en la economía española. También, como no puede ser de otra manera, el turismo nacional, y, de hecho, Exceltur, la patronal del sector, ha estimado que el PIB turístico todavía se encuentra un 27,6% por debajo de los niveles de 2019.

Exceltur, la patronal del sector, ha estimado que el PIB turístico todavía se encuentra un 27,6% por debajo de los niveles de 2019

El empleo turístico, sin embargo, como se ha dicho, se ha comportado mejor que la actividad, en línea con lo que está sucediendo en la economía general, y de ahí la extrañeza de muchos analistas sobre la evolución del PIB, ya que históricamente la ocupación y el producto interior bruto han ido de la mano. El empleo, de hecho, y no la productividad, explica casi al cien por cien el avance del PIB en este sector. En 2019, un año considerado ‘normal’, el turismo, según Exceltur, suponía el 12,4% del PIB, mientras que el empleo representaba un 12,9%, es decir, cifras muy parecidas.

Covid y demanda

El empleo turístico, en concreto, retrocedió en septiembre respecto del mismo mes del año anterior un 13,9%, prácticamente la mitad de lo que se ha hundido la actividad (-27%).

Foto: Hamacas plegadas en una playa de Palma de Mallorca. (EFE)

Exceltur lo achaca al "compromiso de los empresarios turísticos" para abrir el mayor número de instalaciones turísticas pese a las incertidumbres que existen sobre la evolución de la demanda y del propio covid, algo que ha afectado de forma severa a la rentabilidad del sector. La propia patronal estima que, de los 84 destinos analizados para elaborar su informe, 17 experimentaron caídas de los ingresos superiores al 40%; en 57 destinos, el descenso se situó entre el 0% y el 40%, mientras que en 10 se mejoraron ya las cifras de 2019, fundamentalmente, por el tirón de la demanda nacional, más que por la extranjera. Los ingresos, en promedio, caen a un ritmo del 40,4%.

Aun así, el pasado 1 de octubre todavía había 78.275 trabajadores acogidos a un ERTE tan solo en los epígrafes de servicio de alojamiento y de comidas y bebidas. Además de 12.137 en agencias de viajes y operadores turísticos.

Foto: Llegada de turistas al aeropuerto de Tenerife Sur. (EFE)

Las cifras sugieren, por lo tanto, que se está produciendo un desacople entre el empleo, que evoluciona de forma más positiva, y la actividad en un sector clave para la economía española. Esto puede deberse a que los datos de afiliación a la Seguridad Social muestran el volumen total de ocupantes cotizantes, pero es menos visible —aunque se conoce— el número de trabajadores empleados a tiempo parcial. Principalmente, en un sector tan estacional como el turístico, que trabaja a demanda de los clientes y en muchos casos durante un horario reducido.

Es por eso por lo que muchos especialistas consideran más representativas las horas trabajadas que el número de ocupados, ya sea en términos EPA o de Seguridad Social. Así, por ejemplo, con datos interanuales referidos al tercer trimestre, mientras que el empleo en contabilidad nacional crece a un ritmo del 6,2%, el número de horas efectivamente trabajadas, sin embargo, lo hace al 3,3%. Por lo tanto, prácticamente la mitad.

El debate sobre las causas de la discrepancia entre la evolución del PIB y del empleo —un desajuste que está siendo analizado por los técnicos del INE para hacer una revisión estadística del tercer trimestre al alza dentro de un par de semanas— sigue abierto. Pero en lo que no hay ninguna duda es en que el turismo extranjero ha sido en 2021, ya casi finalizado el año, un lastre en la recuperación. Desde luego, mucho más que lo previsto al comienzo de la campaña de verano, cuando se esperaba una reactivación más intensa al calor de la vacunación y del levantamiento de las restricciones. El empleo, sin embargo, se ha comportado de una forma menos negativa, lo que supone una novedad significativa. Históricamente, la correlación entre empleo turístico y evolución del PIB ha sido casi mimética.

PIB ERTE
El redactor recomienda