El INE lleva años midiendo mal el impacto de la luz en el IPC y prepara cambios para 2022
  1. Economía
El IPC actual es superior al que debería

El INE lleva años midiendo mal el impacto de la luz en el IPC y prepara cambios para 2022

Las eléctricas contactan con el INE tras advertir que la componente de electricidad, que actualmente está disparando la inflación, se calcula sobre una base que no representa su fluctuación real

Foto: La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE)
La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE)

El Instituto Nacional de Estadística (INE) prepara un cambio en la metodología de cálculo del índice de precios al consumo (IPC) tras asumir que el gasto en electricidad, una de las componentes que más están influyendo en la inflación (más de un tercio, según el Banco de España), está calculado sobre una muestra errónea. El INE está obviando seis de cada diez contratos de la luz, los del mercado libre, y referenciando la componente eléctrica del IPC a los contratos que más han subido desde que se inició la crisis energética de 2021, los del mercado regulado.

Según han confirmado diversas fuentes a El Confidencial, la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec), patronal que engloba a Iberdrola, Endesa y EDP, ha advertido hace pocas semanas al servicio oficial de estadística de que la componente de gasto en electricidad que utiliza para calcular el IPC se hace tomando únicamente los contratos con tarifa regulada, conocida como precio de venta al pequeño consumidor (PVPC), lo que estaría provocando una desviación significativa sobre el dato real.

Foto: Un hombre pasea a su perro. (EFE)

Para tratar de subsanar este fallo, el INE está manteniendo contactos con Aelec para lograr información más fidedigna de lo que ocurre en realidad y recomponer un dato que tiene unas implicaciones de primera magnitud a nivel macroeconómico, ya que del IPC se derivan la revalorización de las pensiones, principal partida en los Presupuestos Generales del Estado, los salarios de muchos convenios colectivos o la subida del precio de los alquileres.

Aelec ha puesto en conocimiento del INE que toma como muestra el 40% de los contratos de luz más volátiles, ya que el PVPC está indexado al mercado mayorista de luz, que lleva desde abril en máximos históricos. Este mercado ha llegado en octubre a registrar precios de casi 300 euros por MWh, cuando históricamente fluctúa en los 60 euros MWh. En las últimas semanas, se mantiene estable por encima de 200 euros MWh.

A diferencia de estos contratos que este año están disparados —alrededor de 11 millones de usuarios en España—, hay otros 16 millones de facturas que están en el mercado liberalizado y que en muchos casos gozan de tarifas a precios fijos y mucho más estables que el mercado conocido como 'pool'.

En este sentido, mientras los contratos de PVPC no paran de subir pese a las medidas para paliar la situación del Gobierno, hay un 60% de facturas del mercado libre que se cerraron a largo plazo a precio fijo antes del 'rally' del gas que disparó la electricidad, y que además han visto cómo se les reducen impuestos (bajó el IVA al 10% desde el 21% en junio y se minimizó hasta el 0,5% desde el 5,1% el impuesto especial sobre la electricidad en septiembre) y se les suspendieron los cargos hace algo más de un mes (partida de la factura que incluye la extrapeninsular, la deuda del sistema o las primas renovables).

Es decir, que de ese 60% de contratos de luz, hay una parte que ha bajado, y eso se obvia a la hora de calcular el IPC. La desviación del IPC es, si cabe, más acusada en 2021, ya que la referencia previa es un 2020 en el que el precio del 'pool' cayó a mínmos históricos, por lo que muchos de los contratos a plazo que se firmaron antes de la escalada -previos a abril- se cerraron con referencias y estimaciones de mercado mucho más bajas.

Aelec alerta al INE: utiliza como muestra el 40% de los contratos de luz más volátiles

Los contactos entre las eléctricas y el INE se dan en un momento en que la luz es el factor que más está contribuyendo al repunte del IPC. Este mismo jueves, el propio instituto revelaba que la tasa que mide el encarecimiento de la vida ha aumentado hasta el 5,5% en octubre, lo que supone la mayor escalada desde 1992 (hace casi 30 años). De esa escalada, solo el 1,4% es la parte subyacente. Es decir, que un 4% de escalada es por los gastos en energía.

Desde el INE, aseguran que aún no tienen datos de cuánto estarían sobrestimando el dato del IPC actualmente. Se trata de un problema, por otro lado, que se traslada a nivel europeo, ya que Eurostat hace sus estadísticas con los datos que le reporta el INE. Esto también afecta a la política monetaria que decide el Banco Central Europeo. No en vano, este mismo jueves, la presidenta de la institución comunitaria, Christine Lagarde, ponía el acento en la "elevada inflación".

El problema que arrastra el INE viene de años atrás. Para entenderlo, cabe destacar que la tarifa regulada del recibo de la luz, hasta que se liberalizara el sector eléctrico a finales de los noventa y muchos años después, era mayoritaria, con lo que tomar solo ese tipo de contrato sí suponía entonces tomar una muestra representativa.

Foto: EC.

La liberalización ha sido lenta. Pese a que se produjo a finales del siglo pasado, actualmente un 40% del mercado sigue con la tarifa que regula el BOE. Además, este PVPC, a finales de 2013, sufrió un cambio clave que explica la situación actual. Era una tarifa que se fijaba sobre la base de una subasta trimestral, con lo que era relativamente estable y similar a la del resto de Europa.

Pero cabe recordar que hace ocho años el entonces ministro de Industria, José Manuel Soria, suspendió la subasta trimestral, conocida como Cesur, después de una sanción impuesta por la CNMC a Iberdrola por entender que manipuló los precios retirando ofertas de sus plantas hidráulicas, una investigación que aún colea en la sala de lo penal de la Audiencia Nacional, que investiga un delito contra los consumidores. A partir de ahí, el precio de venta regulada para el pequeño consumidor se ha fijado indexado al mercado mayorista, que fluctúa hora a hora y tiene un carácter extremadamente volátil.

La progresiva liberalización del mercado sin que la muestra del INE se haya actualizado ha contribuido a dar elasticidad a los registros oficiales del precio de la electricidad. Si se compara con Europa, el precio que recogen las estadísticas del INE es mucho más volátil, algo que no ocurría hasta el año 2015. En la mayoría de los casos, esta diferencia ha sido a la baja, ya que en los últimos años se redujo el precio de la energía en los mercados mayoristas. Sin embargo, ahora que los precios del ‘pool’ suben, la estadística del INE sale disparada.

Por ejemplo, en septiembre, la subida interanual del precio de la energía en España, según los registros del INE, alcanzó el 44% (incluso a pesar de la rebaja de impuestos), mientras que en la eurozona la subida fue del 11%, y en Alemania y Francia fue inferior al 2%. Una diferencia enorme que no se justifica por las diferencias estructurales en el mercado eléctrico de España respecto al resto del continente y tampoco por la variación de los precios mayoristas.

Asumiendo que un tercio de la subida del IPC corresponde a la luz, como entiende el Banco de España, y que el 60% de contratos no estaría contribuyendo prácticamente al alza de la luz, del 5,5% de escalada presentada por el INE, habría en torno a un 0,8% de desviación al alza. O dicho de otro modo, la inflación con la que se calculan infinidad de indicadores macroeconómicos estaría sobreestimada en cerca de un punto.

Si finalmente el INE recalcula la inflación, el nuevo cálculo daría, dada la coyuntura de crisis de la electricidad actual, un balón de oxígeno al Gobierno, que podría liberar parte del gasto en revalorización de pensiones o sueldos del personal público a otras partidas. Por eso, el fallo de estimación es clave para Hacienda. El departamento oficial de estadística se situó en el centro de la polémica a finales de septiembre después de que recortara a menos de la mitad el rebote del PIB que estimaba el Gobierno del segundo trimestre de 2021. Tras el INE, otras instituciones como el Banco de España, la AIReF, Funcas o la OCDE han rebajado las estimaciones de crecimiento del Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos, que aún mantiene que su previsión es acertada.

IPC Venta IVA Inflación Banco de España Audiencia Nacional Sector público Convenio colectivo Revalorización pensiones Ministerio de Economía Banco Central Europeo (BCE) Christine Lagarde CNMC Eurostat
El redactor recomienda