El INE recorta a menos de la mitad del rebote del PIB del segundo trimestre: creció un 1,1%
  1. Economía
Un 1,8% inferior al adelantado

El INE recorta a menos de la mitad del rebote del PIB del segundo trimestre: creció un 1,1%

Jarro de agua fría para las previsiones de recuperación de España: el rebote logrado tras el final del estado de alarma fue muy inferior al que adelantó el INE hace dos meses

Foto: Los estibadores descargan un carguero. (Reuters)
Los estibadores descargan un carguero. (Reuters)

El gran dinamismo que mostró la economía española tras la reapertura económica no fue tal. El INE ha dado este jueves un fuerte recorte al dato que avanzó hace solo dos meses de la contabilidad nacional de España y muestra un país que estaba, a las puertas del verano, en una fase más temprana de la recuperación. En concreto, ahora calcula que el crecimiento real del PIB en el segundo trimestre del año fue del 1,1%, muy lejos del 2,8% adelantado en julio. Este recorte implica que el PIB del segundo trimestre fue un 1,8% inferior al estimado inicialmente. Este cambio modifica por completo el tablero de análisis para los economistas, ya que la interpretación de la recuperación y del rebote de las distintas macromagnitudes es ahora muy diferente. Para empezar, España estaría en el segundo trimestre con un nivel de actividad un 8,4% inferior al existente antes de la pandemia.

Esta revisión de los datos del INE obligará a los expertos a cambiar sus previsiones económicas para España, de modo que es probable que en los próximos días se suceda una cascada de revisiones a la baja en las estimaciones del PIB para el conjunto del año. En los últimos días, varias instituciones como el Banco de España o la OCDE habían mejorado sus proyecciones, pero este nuevo dato cambia por completo su escenario. Con estas nuevas cifras, el PIB del segundo trimestre habría recuperado el 62% de la caída registrada durante el gran confinamiento, esto es, 10 puntos menos de lo estimado inicialmente por el INE. Eso sí, este dato da un claro margen a que las previsiones para el tercer trimestre mejoren drásticamente.

Foto: Imagen del puerto de Vancouver, en Canadá. (Reuters)

Estadística no solo ha revisado los datos del segundo trimestre del año, sino que ha recalculado todos los datos desde que comenzó la crisis del coronavirus. El resultado es que la caída del PIB durante el gran confinamiento fue algo más leve de la estimada inicialmente, en total, casi dos décimas menos de contracción. El rebote de la segunda mitad de 2020 fue similar al estimado, aunque algo mejor en el cuarto trimestre que en el tercero. Por último, el PIB sufrió una recaída en el inicio de 2021 superior a la adelantada como consecuencia de la tercera ola del virus, que pasa de ser del 0,4% al 0,6%. Finalmente, el rebote de la actividad en el segundo trimestre del año fue del 1,1% y no del 2,8% adelantado.

Con estos datos, la forma que deja la curva de la recuperación descarta definitivamente la V asimétrica y se parecerá más a una escalera con rellano provocado por el impacto de la segunda y tercera ola del virus. Es previsible que en el tercer trimestre acelere el ritmo de crecimiento, sobre todo porque, si el primer trimestre fue peor de lo esperado, es previsible que una parte de los malos datos se mantuvieran en el mes de abril, cuando todavía estaba vigente el estado de alarma. De ahí que la comparativa de julio (primer mes del tercer trimestre) respecto de abril vaya a ser muy positiva.

El principal factor que explica esta revisión a la baja es la demanda interna, tanto el consumo de las familias como la inversión de las empresas, que evolucionaron peor de lo estimado inicialmente. El gasto de los hogares rebotó un 4,9% a lo largo del segundo trimestre, una cifra positiva que, sin embargo, ensombrece ante el dato adelantado del 6,6%. Se trata de un recorte de casi dos puntos en el que es el principal motor de la economía.

En cuanto a la inversión productiva (maquinaria y bienes de equipo) la contracción fue mucho peor de lo que se pensaba. Inicialmente, el INE calculó un descenso del 1,7%, pero los nuevos datos apuntan a un descenso del 4,3% a lo largo del trimestre. Este recorte viene precedido de una mejora del dato de crecimiento del primer trimestre del año, que fue del 5,2% y no del 1,5% estimado inicialmente.

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (Efe)

El INE no modifica en su estimación la cantidad de horas trabajadas, ya que este indicador se elabora básicamente con los datos de la EPA y las afiliaciones y ambas estadísticas están disponibles cuando se publica el avance del PIB y no están sujetas a revisión. En total, el empleo se quedó estancado en el segundo trimestre del año en términos de empleos equivalentes a tiempo completo. Esto obliga al instituto a realizar un gran ajuste por la vía de la productividad, que pasa de crecer un 0,7% en tasa interanual a caer un 1,1%. Un cambio de signo que pocas veces se ve en los datos del INE.

En términos nominales, el INE ha rebajado su estimación en casi 5.700 millones de euros, un 1,9% menos, cifra que tiene una importante incidencia en los cálculos del déficit y la deuda pública. Otra de las revisiones importantes que ha hecho el INE es el reparto de esta 'tarta' del PIB. En sus nuevos cálculos ha realizado un gran recorte de la remuneración de asalariados, que fueron 7.000 millones menos de los estimados inicialmente. Por el contrario, mejoraron levemente los ingresos del capital (EBE y rentas mixtas) con un incremento de casi 800 millones.

Economía PIB Instituto Nacional de Estadística (INE)
El redactor recomienda