Calviño se descuelga del consenso y anticipa que el PIB diario volverá a niveles precrisis este año
  1. Economía
Nuevo cuadro macro del Gobierno

Calviño se descuelga del consenso y anticipa que el PIB diario volverá a niveles precrisis este año

Calviño adelanta en algo más de medio año la salida de la crisis respecto al resto de instituciones, la gran diferencia reside en el ritmo de ejecución de las ayudas europeas y la aportación del sector exterior

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (Efe)
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (Efe)

El Ministerio de Economía ha actualizado este martes el cuadro macroeconómico con una noticia sorprendente: "España recuperará el nivel de actividad diaria antes del final del año en curso", ha anunciado la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. En concreto, estima que será hacia finales del mes de diciembre cuando se recupere el PIB diario previo a la crisis (no se trata del PIB promedio trimestral) y los niveles de empleo se recuperarán ya en octubre.

Las previsiones de Calviño han sorprendido, ya que supone adelantar en medio año este hito de recuperar los niveles de actividad y empleo para declarar el final de la crisis. En concreto, la mayor parte de las casas de análisis creen que no será hasta mediados del próximo año cuando se recuperen los niveles de actividad previos a la pandemia, ya que hay sectores que todavía están en una fase temprana de la recuperación, en especial los de la hostelería, el ocio y el transporte. En el segundo trimestre del año el PIB era todavía un 6,8% inferior al existente antes de la pandemia (cuarto trimestre de 2019), lo que significa que el crecimiento de la actividad tendría que ser muy intenso en la segunda mitad del año para alcanzar los niveles previos a la pandemia.

Foto: El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann. (Reuters)

Calviño ha querido ser muy prudente en su previsión: "Si se mantienen las tendencias actuales", pero esto no reduce la sorpresa de sus previsiones. El Banco de España, por ejemplo, estima que se recuperarán los niveles de PIB y empleo previos a la pandemia a mediados del próximo año, cerca del próximo verano. El Gobierno adelanta ahora este hito en más de medio año, apoyándose en un gran crecimiento de la inversión en maquinaria y bienes de equipo gracias a la absorción de los fondos europeos.

Otra de las cuestiones que sorprende es que el Gobierno no ha modificado la previsión de crecimiento de su cuadro macroeconómico, que se mantiene en el 6,5% para este año y el 7% para el próximo. Eso significa que, para cumplir la previsión de recuperar este año la actividad existente antes de la pandemia, sería necesario que la actividad se concentrarse en el final de este año y el inicio del próximo, algo que el resto de analistas no comparten. De hecho, el Banco de España anticipa una leve reducción del crecimiento a partir del final del verano, que sería consistente con una vuelta paulatina de España hacia su tasa potencial de crecimiento a medida que los sectores recuperan sus niveles habituales de actividad.

La diferencia significativa se concentra en la inversión en capital productivo, que el Ministerio de Economía anticipa que crecerá un 16,5% este año y un 18,3% en 2022. Estas cifras se alejan mucho de las previsiones del Banco de España, que en su último Informe Trimestral, publicado este mismo martes, ha rebajado su estimación en casi dos puntos y medio, hasta el 5,8%. Al contrario de lo que espera el Ministerio de Economía, el BdE considera que los fondos europeos apenas aportarán 0,6 décimas al crecimiento del PIB este año, muy lejos del 2% que espera el Gobierno.

Otra de las claves del cuadro macro aprobado este martes por el Consejo de Ministros está en el sector exterior, ya que confía en que aporte 0,1 puntos al crecimiento del PIB este ejercicio. Esta previsión es idéntica a la que tenía en abril con la gran diferencia de que el precio de los bienes energéticos se han disparado y, con ellos, la factura de las importaciones. El Banco de España estima que sector exterior restará 0,7 décimas al crecimiento del PIB, mientras que el Ministerio de Economía cree que tendrá una aportación positiva de 0,1 puntos.

Una brecha muy amplia si se tiene en cuenta que ya está culminada la primera mitad del año y los datos de la balanza de pagos están disponibles hasta el mes de julio. En el primer trimestre del año el sector expterior restó 0,1 puntos al crecimiento y en el segundo restó otros 0,8 puntos adicionales. Si se tiene en cuenta el encarecimiento de las materias primas y la moderada recuperación del turismo internacional, parece complicado que el sector exterior pueda remontar las pérdidas del inicio del año y ejercicio con una contribución positiva al crecimiento.

En esta actualización de las previsiones se produce, por tanto, una situación paradógica: tanto la OCDE como el Banco de España mejoran sus previsiones, que se aproximan a las del Gobierno, sin embargo es el Gobierno quien adelanta a este año la recuperación de la actividad diaria previa a la crisis sin modificar sus previsiones de PIB. Este objetivo que se ha fijado el Ministerio de Economía supondrá un gran reto para el país de cara a los próximos meses, ya que su cumplimiento require de mantener el ritmo de crecimiento que se logró durante la desescalada. En su contra jugarán dos factores importantes. El primero es la subida del precio de la luz y de los combustibles, que aumentarán el déficit comercial de España y restarán renta disponible a los hogares. El segundo es el problema de abastecimiento de suministros y materias primas que está afectando a las cadenas de valor globales como consecuencia de que la pandemia sigue golpeando con dureza a muchos países emergentes y subdesarrollados.

En promedio trimestral, el Ministerio de Economía considera que el hito de recuperar el PIB precrisis no se logrará este año, ya que el inicio del cuarto trimestre todavía seguirá con niveles de actividad diaria inferiores a los de la pandemia. No será hasta el primer trimestre de 2022 cuando se consiga este hito. Mes arriba o mes abajo, lo que muestran las previsiones económicas es que la recuperación está siendo muy intensa, con un rebote muy fuerte del consumo de los hogares gracias a la protección de rentas que tuvieron durante la pandemia. España tiene por delante varios meses de fuerte creación de empleo gracias a la inercia de la reapertura, pero la clave está en qué ocurrirá cuando el 'efecto rebote' se termine, en 2023.

Economía Nadia Calviño PIB Previsión de crecimiento
El redactor recomienda