La OCDE espera una aceleración del PIB europeo y sube al 6,8% la previsión de España
  1. Economía
Rebaja su estimación para EEUU

La OCDE espera una aceleración del PIB europeo y sube al 6,8% la previsión de España

El rebote de la actividad tras el fin de las restricciones anticipa que este año y el próximo serán mejores de lo esperado en la Unión. En EEUU y Reino Unido, por el contrario, las expectativas se enfrían

Foto: El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann. (Reuters)
El secretario general de la OCDE, Mathias Cormann. (Reuters)

Una vez más desde el inicio de la pandemia, la OCDE ha dado un cambio brusco a sus previsiones económicas. Las oscilaciones de la pandemia modifican continuamente las perspectivas de los expertos, por lo que los números publicados hoy también tienen que estar sujetos a cuarentena. En esta ocasión, la OCDE reconoce que fue muy pesimista con la Unión Europea y demasiado optimista con Estados Unidos y Reino Unido.

El resultado es que el organismo ha mejorado en un punto completo su previsión de crecimiento para la eurozona este año, que asciende hasta el 5,3%. Entre los países protagonistas de esta mejora se encuentran Italia y España, con un avance de 1,4 y 0,9 puntos respectivamente. En este caso, el organismo reconoce que la evolución del turismo y los servicios está siendo mejor de lo esperado gracias a los resultados de la vacunación. El flujo de viajeros creció por encima de lo esperado durante el verano y la mejora de los registros de incidencia del virus anticipa una nueva mejoría de cara a los próximos meses.

Foto: Baile inaugural del presidente Herbert Hoover en el Hotel Mayflower de Washington en marzo de 1929, justo antes del final de los felices años 20. (Reuters)

Esto explica que los datos de España e Italia hayan sido tan positivos en esta revisión. Una parte del crecimiento logrado en la segunda mitad del año generará un efecto de ‘carry-over’ al año 2022, ya que la comparativa respecto al primer semestre de 2021 será muy positiva. En consecuencia, la OCDE ha mejorado su perspectiva para España en 2022 en 0,3 décimas adicionales, hasta el 6,6%.

Esta doble mejora de las previsiones de crecimiento implica que España estaría ya por encima de los niveles de PIB precrisis a mediados del próximo año. Después del gran batacazo que provocó la pandemia, con un hundimiento del PIB del 10,8% en 2020, este rebote situará a España como uno de los países del mundo que más crecerá en 2021 y 2022. En sus previsiones de hace un año, la OCDE estimaba que España no recuperaría el PIB previo a la pandemia hasta 2023 y ahora cree que lo conseguirá a mediados de 2022, lo que evidencia el salto adelante en la recuperación que ha dado Europa.

Sin embargo, estas previsiones están sujetas a una gran incertidumbre, ya que la OCDE lo que hace es proyectar el futuro económico a partir de los datos actuales de contagios. En Europa, el ritmo de transmisión del coronavirus se ha frenado en los últimos meses, pero en EEUU y Reino Unido la incidencia ha aumentado en las últimas semanas, lo que anticipa una cierta ralentización de sus economías. En consecuencia, la OCDE ha rebajado su previsión de crecimiento para estos países en 0,9 y 0,5 puntos respectivamente.

En el caso de EEUU, ha recuperado ya los niveles de PIB previos a la pandemia, pero Reino Unido tendrá que esperar al próximo año para lograrlo. La OCDE no ha tocado sus previsiones para China a pesar de los rebrotes del virus que ha vivido en los últimos meses. Tampoco están afectadas estas previsiones por la delicada situación del gigante inmobiliario Evergrande, que se encuentra al borde del ‘default’ por sus problemas para hacer frente al pago de las deudas contraídas.

La OCDE insiste a los países que mantengan activas las políticas fiscales expansivas durante esta fase final de la crisis para evitar una recaída de la actividad. Además, advierte de que “la recuperación sigue siendo muy incierta” debido al riesgo de que surjan nuevas variantes del virus que obliguen a imponer nuevas restricciones. Otro de los grandes riesgos a corto plazo que señala el organismo es que la variante delta mantenga su expansión por Asia, donde el proceso de vacunación está todavía muy poco avanzado. Esto provocaría nuevos cierres que generarían “incremento de costes de las materias primas a nivel global, así como reducciones de la capacidad y disrupciones del suministro”.

En definitiva, aunque el mundo vaya a recuperar ya este año el nivel de PIB existente antes de la pandemia, los retos que mantiene la pandemia son elevados. Uno de ellos es el repunte de los precios en todo el mundo, que pone en duda la política expansiva de los bancos centrales. La OCDE advierte que, a corto plazo, los “riesgos de inflación están al alza, especialmente si la demanda de los consumidores es más fuerte de la esperada o si los problemas de abastecimiento tardan más tiempo en solucionarse”. Será difícil que se produzca una reducción del precio de la luz y del gas durante el próximo invierno, lo que condena a las familias a soportar facturas de suministros elevadas durante meses.

Foto: Imagen de una torre de electricidad. (EFE)

Sin embargo, el organismo rebaja el nivel de alerta a medio plazo. En su opinión, las presiones inflacionistas solo preocuparán cuando se trasladen a los salarios, abriendo así la puerta a un posible círculo vicioso. En ese caso los bancos centrales empezarían a endurecer su política monetaria, pero es un escenario que aún no se ha producido.

La OCDE estima que la inflación al consumo (IPC) se mantendrá en el entorno del 2% en la eurozona este año y el próximo, con España en el 2,4% este año y el 1,9% el próximo. Esto significa que el organismo da margen al Banco Central Europeo para seguir con su política expansiva. En el caso de EEUU, la inflación media del año se situará en el 3,6% este año y el 3,1% el próximo, lo que supondría un aumento de la presión para que la Reserva Federal retire los estímulos.

Economía Informe OCDE Previsión de crecimiento PIB
El redactor recomienda