El BCE mejora la previsión de crecimiento en 2021 y reduce el ritmo de compras de activos
  1. Economía
MEJORES EXPECTATIVAS

El BCE mejora la previsión de crecimiento en 2021 y reduce el ritmo de compras de activos

"Considera que pueden mantenerse unas condiciones de financiación favorables con un ritmo de compras netas de activos en el marco del programa de compras de emergencia"

placeholder Foto: La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters)
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. (Reuters)

El Banco Central Europeo (BCE) constata la mejoría de la economía y pisa el freno. Tal y como se esperaba, la autoridad monetaria ha anunciado la reducción del nivel de compras de activos respeto a los dos primeros trimestres en el marco de su programa especial de compras contra la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés). Se trata de la primera medida de disminución de los estímulos desde marzo de 2020, cuando comenzó a inundar el mercado de liquidez para evitar el colapso de la economía. La mejoría de las perspectivas de crecimiento y el repunte de la inflación permiten al BCE este primer paso hacia la normalización de su política.

El cambio no implica quitar los estímulos, sino reducir su dimensión. Es decir, habrá una desaceleración de las compras pero seguirá habiendo, a diferencia de la Reserva Federal (Fed), que ha preparado al mercado para una reducción de su balance ('tapering'). Después de la reunión de dos días correspondiente a septiembre, la institución que preside Christine Lagarde explica que "sobre la base de una evaluación conjunta de las condiciones de financiación y de las perspectivas de inflación, el Consejo de Gobierno considera que pueden mantenerse unas condiciones de financiación favorables con un ritmo de compras netas de activos en el marco del PEPP ligeramente inferior al de los dos trimestres anteriores".

Foto: Luis de Guindos. (Reuters)

El BCE ha tomado esta decisión de recalibrar el PEPP por unanimidad, según Lagarde, en medio del endurecimiento de la posición de los halcones (los miembros más restrictivos) con el aumento de las expectativas de inflación y la mejoría de las perspectivas de crecimiento. "Más del 70% de la población está vacunada y las economías se han abierto casi completamente. Está aumentando el consumo y las economías están recuperando su producción", ha explicado Lagarde en la rueda de prensa posterior. No obstante, ha añadido que la variante Delta podría retrasar la vuelta completa a la normalidad sin restricciones y, por lo tanto, afectar a la recuperación, aunque no espera un nuevo confinamiento. También ha destacado que la inflación ha repuntado este año, alcanzando el 3% en agosto, pero que las expectativas a medio plazo son de un crecimiento de los precios inferior al 2%.

El BCE ha reducido la estimación de la caída del PIB en 2020 desde el 6,8% hasta el 6,5% y, adicionalmente, ha elevado la previsión del rebote en 2021 desde el 4,6% hasta el 5% entre las proyecciones de junio y las de septiembre. Como resultado de ello, se reduce una décima el incremento del PIB en 2022, desde el 4,7% hasta el 4,6%, y se mantiene el 2,1% en 2023. "La economía está claramente rebotando", ha dicho Lagarde, que también ha señalado la preocupación de que la falta de suministros está afectando a la producción, aunque en general "los riesgos están equilibrados".

En cuanto a la inflación, el BCE ha revisado al alza el crecimiento de los precios este año desde el 1,9% hasta el 2,2%, tras el 0,3% del pasado ejercicio, y también lo ha hecho en los dos próximos años, desde el 1,5% hasta el 1,7% en 2022 y desde el 1,4% hasta el 1,5% en 2023.

Seguirán los estímulos

La reacción de los mercados ha sido tenue. En la bolsa, el índice Eurostoxx 50 sufría un ligero repunte al alza, al igual que el nacional Ibex 35. Los índices buscaban así salir del rojo con el que habían empezado la sesión, en un momento en el que los inversores siguen nerviosos por las incertidumbres de la pandemia, atentos a las perspectivas de beneficios futuros de las cotizadas. A su vez, a primeras horas de la tarde el euro se fortalecía un 0,18% frente al dólar. La divisa europea se aleja así de las caídas que se desencadenaron en verano, cuando la Reserva Federal apuntó a una subida de tipos en 2023. El 'bund' alemán, por su parte, está estable en el -0,3%.

El programa PEPP sigue teniendo una dotación de 1,85 billones de euros (millones de millones), pero se usará de forma más moderada en los próximos meses. Hasta el momento, ha desembolsado 1,34 billones, con un ritmo mensual reciente de 80.000 millones, frente al promedio de 61.000 millones hasta febrero. El BCE tiene previsto continuar con las compras netas hasta el final de marzo de 2022 y, en todo caso, "hasta que considere que la fase de crisis del coronavirus ha terminado". ¿Y cuándo será esto? Lagarde ha contestado a esta pregunta que se entenderá que la crisis ha quedado atrás cuando las condiciones de financiación "sean favorables" y no haya cuestiones relacionadas con la pandemia afectando a las previsiones de crecimiento e inflación.

La institución ha reiterado que realizará las compras con "flexibilidad de acuerdo con las condiciones de mercado y con vistas a evitar un endurecimiento de las condiciones de financiación que sea incompatible con el objetivo de contrarrestar el impacto a la baja de la pandemia en la senda de inflación proyectada". En una de sus próximas reuniones, arguye Silvia Dall'Angelo, economista de Federated Hermes, "probablemente en diciembre, el BCE deberá aclarar el futuro del PEPP una vez que concluya a finales de marzo de 2022. Podría decidir prorrogar el PEPP unos meses más o sustituirlo por un nuevo programa, probablemente con una dotación menor, destinado a seguir apoyando la recuperación. Y lo que es más importante, el BCE tendrá que mostrarse decidido a perseguir su nuevo objetivo de inflación".

Foto: Ilustración: EC Diseño.

El BCE también abre la puerta a que si las condiciones de financiación lo permiten, no se agote la dotación del PEPP en el horizonte prefijado, hasta marzo de 2022. El Consejo de Gobierno del BCE también ha insistido que el BCE seguirá reinvirtiendo el principal de los valores adquiridos en el marco del programa que vayan venciendo al menos hasta el final de 2023. "La futura extinción de la cartera del PEPP se gestionará de forma que se eviten interferencias con la orientación adecuada de la política monetaria", agrega el BCE. La dotación del PEPP "puede recalibrarse si es necesario para mantener unas condiciones de financiación favorables que contribuyan a contrarrestar el impacto negativo de la pandemia en la senda de la inflación".

El otro programa de compras (APP, por sus siglas en inglés), seguirá en 20.000 millones de euros mensuales. Asimismo, el banco central continuará "proporcionando abundante liquidez" a los bancos mediante las operaciones de financiación con el TLTRO III. Los tipos de interés continúan en los mismos niveles, con el 0% en los tipos principales de financiación, 0,25% en la facilidad marginal de crédito y un -0,5% en la facilidad de depósito, que penaliza el exceso de liquidez en la banca. El BCE apostilla en el comunicado previo a la rueda de prensa de Lagarde y el vicepresidente Luis de Guindos que "está preparado para ajustar todos sus instrumentos, según proceda, para asegurar que la inflación se estabilice en su objetivo del 2 % a medio plazo". Lagarde ha destacado la expectativa y la importancia de que la política fiscal acompañe a la monetaria en la recuperación, especialmente con los fondos Next Generation, que alcanzan los 750.000 millones.

Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda