La AIReF pone en duda la previsión de PIB del Gobierno: cree que será 15.000 millones inferior
  1. Economía
En el año 2022

La AIReF pone en duda la previsión de PIB del Gobierno: cree que será 15.000 millones inferior

La Autoridad Fiscal coincide con el Banco de España al estimar que la previsión de crecimiento del Ministerio de Economía es optimista, pero considera que los ingresos y los gastos están ajustados

Foto: La presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Cristina Herrero. (EFE)
La presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Cristina Herrero. (EFE)

El Ministerio de Economía ha recibido un nuevo varapalo a sus previsiones de crecimiento para 2021 y 2022. Si por la mañana del lunes fue el Banco de España quien anunció que revisaría a la baja sus previsiones en su próximo informe trimestral de la economía española, por la tarde ha sido la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal quien ha 'metido tijera' al cuadro macroeconómico del Ejecutivo. La institución ha recortado su previsión de crecimiento para el año en curso del 6,4% al 5,5%, y de cara al año 2022 ha rebajado su estimación del 6,8% al 6,3%. Esto son 0,9 puntos menos para este año y otros 0,5 puntos menos para el próximo. Si las previsiones de la AIReF ya eran inferiores a las del Gobierno hasta ahora, con esta rebaja se quedan mucho más lejos, en concreto, el PIB sería unos 15.000 millones de euros inferior al estimado por el Ministerio de Economía en 2022.

El Banco de España apunta a una ''revisión significativa a la baja del crecimiento''

Este gran recorte en las previsiones se debe, principalmente, a la revisión a la baja que hizo el INE de la contabilidad nacional del segundo trimestre del año. Hay dos motivos principales para este cambio. El primero y más importante es la actualización de la contabilidad nacional del segundo trimestre que hizo el INE, que recortó del 2,8% al 1,1% el crecimiento estimado del PIB. El segundo es que se están materializando algunos de los riesgos a la baja sobre el crecimiento, como es la inflación y el desabastecimiento. En consecuencia, la presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, ha reconocido que era imprescindible actualizar sus previsiones y ha criticado que el Gobierno presentara los Presupuestos Generales del Estado para 2022 sin tener "la mejor información disponible".

Foto: Tráfico en el puerto de California, que lleva semanas atascado. (EFE)

El Gobierno publicó su nuevo 'cuadro macro' a finales de septiembre justo dos días antes de la revisión de la contabilidad del INE, lo que modificaba por completo el escenario económico. Por este motivo, la AIReF denuncia esta práctica de presentar unas cuentas sin "tener la última información disponible, sea pública o no sea pública". En otras palabras: sugiere que el INE debería informar al Ministerio de Economía de la última información recopilada sobre la contabilidad nacional para evitar que los Presupuestos se elaboren sobre un cuadro macroeconómico que esté desfasado.

En este caso, la revisión de la contabilidad nacional del INE ha llevado a la AIReF a rebajar en nada menos que 1,4 puntos porcentuales la previsión de crecimiento para este año. Una cuantía que, por sí sola, ya supone unos 13.000 millones menos de crecimiento. Sin embargo, este recorte se compensa parcialmente este año con los buenos datos del turismo y del consumo registrados durante el verano, que llevan a la institución a elevar en 0,6 puntos su previsión de PIB. De cara a 2022, el impacto negativo se concentra en la subida del precio de la energía y los problemas de suministros, que restarán 0,3 y 0,2 puntos respectivamente al crecimiento.

Con estos datos, al final de 2022 el PIB habrá registrado un rebote del 12,1% respecto a los mínimos de la pandemia, cifra que está lejos del 14% que prevé el Gobierno. En términos nominales, serían 15.700 millones menos de PIB, una cifra muy cuantiosa que muestra una salida de la crisis más lenta de lo que espera el Gobierno.

El Ministerio de Economía ha rechazado sistemáticamente recalcular su cuadro macroeconómico argumentando que el rebote de la actividad será muy fuerte en la segunda mitad de este año e incluso acelerará en 2022. De esta forma, se contrarrestaría el decepcionante dato del segundo trimestre de este año, algo que ni el Banco de España ni la AIReF incluyen en sus previsiones. La AIReF sitúa en "menos de un 40%" la probabilidad de que se cumpla la previsión de crecimiento del Gobierno del 6,5% para este año y del 7% para el próximo.

El déficit se ajusta

A pesar del duro recorte que ha realizado la AIReF sobre el cuadro macroeconómico del Gobierno, considera que la previsión de déficit de los Presupuestos Generales del Estado es realista. De hecho, su estimación central es algo mejor que la del Ministerio de Hacienda: prevé que 2021 se cierre con un saldo negativo del 7,9% del PIB, medio punto más, y para 2022 seguiría recortándose hasta el 4,8%, dos décimas más que la previsión del Gobierno. Este aval a las previsiones fiscales se debe al buen desempeño de la recaudación, que sigue superando todas las expectativas.

Foto: El secretario de Estado de Economía, Gonzalo García Andrés. (Alejandro Martínez Vélez)

Si se cumplen las previsiones de la AIReF y del Gobierno, España saldrá de la crisis con algo más de dos puntos de déficit extra en relación con el PIB, esto es, cerca de 30.000 millones más de saldo negativo. Herrero ha advertido de que una parte del gasto coyuntural adoptado durante la pandemia se está convirtiendo rápidamente en gasto estructural. Por ejemplo, según las estimaciones de la AIReF, en torno al 40% del gasto sanitario de la pandemia se está convirtiendo en estructural porque las comunidades están revirtiendo los recortes de los años de la crisis financiera.

De hecho, el techo de gasto de la Administración central volverá a crecer con fuerza en 2022, con un incremento del 5%, después de aumentar un 7% en 2021. Este techo de gasto incluye el gasto no financiero computable real del Gobierno una vez descontadas operaciones extraordinarias como los fondos europeos, el 'gasto covid' o el traspaso del déficit de la Seguridad Social al Estado. Esto es, el verdadero gasto del Gobierno sigue creciendo rápidamente en esta fase de la salida de la crisis.

Nos falta tener claro qué ingresos necesitaremos para financiar el gasto estructural

Herrero ha advertido de este crecimiento estructural del gasto sin compensación por otras vías: "Nos falta tener claro hacia dónde vamos y qué ingresos vamos a necesitar para financiar ese gasto estructural". En su opinión, la política española le da demasiadas vueltas a la exigencia de ajustes de Bruselas y dedica poco tiempo a realizar un debate constructivo sobre qué estado de bienestar desea la sociedad. La decisión sobre el peso del gasto público en porcentaje sobre el PIB es exclusiva del país, Bruselas no tiene nada que decir al respecto. Este es un debate imprescindible ahora, para evitar que el déficit crezca mucho durante los próximos años de bonanza económica y los ajustes se hagan de forma obligada en el futuro por problemas financieros.

La presidenta de la AIReF ha advertido con contundencia de que si España no baja el déficit primario del 2,5% del PIB, la deuda pública volverá a aumentar en los próximos años. Para bajar el déficit primario al 2,5% del PIB, es necesario que el déficit total baje del 4% en un entorno en el que el gasto público crecerá rápidamente por la jubilación de las generaciones del 'baby boom'. Esto significa que, si España no aborda una ambiciosa agenda de política fiscal, el nuevo gasto estructural implicará un rápido deterioro de la posición financiera del país, empeorando los datos de deuda pública registrados durante la pandemia.

Previsión de crecimiento
El redactor recomienda