Es noticia
La Fed planea iniciar la retirada de los estímulos monetarios en tres meses
  1. Economía
SEGÚN 'THE WALL STREET JOURNAL'

La Fed planea iniciar la retirada de los estímulos monetarios en tres meses

Varios miembros defienden acabar con el programa de compras a mediados de 2022. El giro allanaría el camino para subir los tipos de interés si la inflación se mantiene elevada y el desempleo cae

Foto: El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters)
El presidente de la Fed, Jerome Powell. (Reuters)

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) está cerca de conseguir un acuerdo para empezar a retirar los estímulos monetarios que activó para luchar contra la crisis del coronavirus. Según el diario neoyorquino 'The Wall Street Journal', la desescalada en la política de dinero barato podría iniciarse en los próximos tres meses si continúa la recuperación económica. Algunos de los miembros del organismo presionan ya para que se ponga fin a los programas de compra de activos a mediados del próximo año.

En un escenario de creciente preocupación por la inflación, el debate sobre un giro en la orientación de la política monetaria está, más que nunca, sobre la mesa. De producirse, la reducción de la adquisición de bonos allanaría el camino para subir los tipos de interés con el objetivo de luchar contra el aumento de precios. Pero para tomar esta decisión tendría que darse una condición: que el rebote económico no se detenga y el desempleo siga cayendo rápidamente.

Varios miembros de la Fed ya han defendido el nuevo calendario en público, aunque la posición oficial del organismo sigue siendo mantener el ritmo actual de compra de bonos, el mayor de la historia, hasta que se logre un "progreso adicional sustancial" hacia el objetivo de una inflación media del 2% y un empleo sólido.

Foto: (Reuters)

Las actas de la última reunión, que tuvo lugar entre el pasado 27 y 28 de julio, darán más pistas sobre la situación actual del debate. Dos son los puntos de discusión: cuándo empezar a reducir las compras mensuales de 80.000 millones de dólares en valores del Tesoro y de 40.000 millones de dólares en valores hipotecarios, y con qué rapidez reducirlas.

Lo que suceda con el programa de estímulos no solo tendrá una repercusión directa en el devenir de la economía estadounidense, sino un gran impacto en los mercados financieros, que permanecen expectantes. En el horizonte, una posible subida de tipos que, según han reiterado los funcionarios de la Reserva Federal en numerosas ocasiones, nunca se produciría antes de finalizar las compras de activos. En su reunión de política del 15 y 16 de junio, 13 de los 18 funcionarios proyectaron que se incrementarían a finales de 2023; siete esperaban hacerlo a finales de 2022.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo en una conferencia de prensa el 28 de julio que la Fed todavía estaba "muy lejos de considerar la posibilidad de subir los tipos de interés. No es algo que esté en nuestra pantalla de radar ahora mismo".

Foto: El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell. (Reuters)

La buena racha de las estadísticas de empleo en Estados Unidos ha reforzado los argumentos para que la Fed anuncie en su próxima reunión, el 21 y 22 de septiembre, sus intenciones de comenzar a reducir los tipos, potencialmente tan pronto como su siguiente reunión en noviembre.

"Espero que lleguemos a un punto en el que se produzcan nuevos avances sustanciales... Probablemente a finales de este año", dijo el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, en una mesa redonda virtual con periodistas la semana pasada.

De la misma manera, el presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, explicó en una entrevista que esperaba ver para la reunión del 21 y 22 de septiembre un crecimiento del empleo suficiente para cumplir los criterios de reducción de las compras de bonos. "Eso establecería en algún momento de este otoño una posible reducción que depende de que la variante delta y otras variantes no ralenticen sustancialmente el mercado laboral", dijo en una entrevista la semana pasada. Rosengren afirmó que espera que, si continúa el fuerte crecimiento económico, "terminemos con el programa de reducción hacia mediados del próximo año".

Tras la Gran Recesión, la Reserva Federal redujo su anterior programa de compra de bonos de forma muy gradual, limitando sus compras en el transcurso de 10 meses. Pero, en diciembre de 2013, cuando anunció que pronto iniciaría ese proceso, la economía estaba más débil, con mayor desempleo y baja inflación. Ahora se encuentra en una posición muy diferente: la economía está creciendo rápidamente, el desempleo es mucho más bajo —del 5,4% en julio—, la inflación es mucho más elevada y los rendimientos de los bonos han caído este año.

Inflación Política monetaria
El redactor recomienda