La Fed se enfrenta a las garras de la inflación con el mercado confiando en su inmovilismo
  1. Economía
TIPOS DE INTERÉS Y COMPRA DE ACTIVOS

La Fed se enfrenta a las garras de la inflación con el mercado confiando en su inmovilismo

Con todo, Jerome Powell comparecerá ante unos mercados más calmados tras el nerviosismo de las últimas reuniones. El bono a 10 años, por ejemplo, cotiza a un tipo del 1,49%

placeholder Foto: (Reuters)
(Reuters)

La Reserva Federal se enfrenta este miércoles al mercado tras la reunión ordinaria de dos días de esta semana. Su presidente Jerome Powell tendrá que dar parte ante los inversores después de un dato de la inflación del 5%, su mayor subida desde 2008.

La responsable de política monetaria de EEUU ha mantenido la opinión de que considera este tipo de repuntes como un factor transitorio tras el golpe de la crisis y que, de todas formas, su nueva estrategia sí que contempla una inflación que supere el objetivo del 2% durante un tiempo.

Asimismo, el mercado confía en que subrayará su inmovilismo, si bien empiece ya a señalizar la normalización de los estímulos. Por ejemplo, el economista senior del la aseguradora Generali, Paolo Zangheri, explicaba el martes que no esperaba sorpresas en este encuentro y que no sería hasta la conferencia de Jackson Hole en agosto cuando se discutiría la posibilidad de subir tipos de interés.

Foto: Foto: EC.

También Chris Iggo, CIO de Core Investments, de la gestora de fondos de inversión de la aseguradora AXA Investment Managers, avala que la Fed se mantendrá en sus trece. Según Iggo, a la hora de valorar la inflación hay que entender los índices que utiliza la Fed: “Estos son los datos a tener en cuenta, son menos volátiles que el IPC y es el indicador de inflación el que impulsa la visión de la política de medio plazo de la Fed. Si la institución monetaria quiere cerrar la brecha entre la inflación media (digamos 5 años consecutivos) y el objetivo del 2%, entonces debe permitir que la inflación del deflactor del PCE se acerque al 3% hasta finales del 2022”, comenta el experto.

Así, Iggo explica que “los aumentos mensuales en el IPC de este año han sido un 0,27% más altos que los incrementos mensuales de media que se remontan al 2001. Ante este escenario, uno podría concluir que la Fed no necesitará mucha evidencia de que la inflación esté por encima de la “media” antes de subir los tipos de interés. Sin embargo, la Fed apunta a la deflación del consumo personal básico en lugar del índice de precios al consumidor. Utilizando estos datos, ha habido una inflación por debajo del 8% desde 2001, 3,4% desde 2012 y 0,7% desde 2016. Por lo tanto, si nos centramos en el índice de inflación preferido de la Fed, hay mucho espacio para que se sobrepase antes de que se produzca cualquier cambio realista de endurecimiento de la política monetaria”, añade Iggo.

En este entorno, la entidad también tiene que gestionar el futuro de sus herramientas de compra de activos que canalizan liquidez al mercado. "En marzo, el FOMC se enfrentó a una brusca subida de los tipos de interés a largo plazo, que reflejaba el cambio al alza de las expectativas de inflación", recuerda Bruno Cavalier, economista jefe de la gestora Oddo BHF. "Tuvo que calmar la situación, y sobre todo, evitar hablar de tapering".

Foto: Un camión circula por la autovía A-30 que une Cartagena con Albacete. (EFE)

Ahora, parece que el mercado se ha relajado. El bono a 10 años del Tesoro cotiza en un tipo del 1,49% que se compara con los máximos de 1,75% de abril. Este activo es un termómetro sobre las expectativas del mercado respecto a los tipos de interés. Los tipos se mueven de forma inversa al precio de los bonos, que a su vez responde a la demanda. Los inversores compran bonos si no temen a que en el futuro se vayan a emitir activos de mayor tipo o que la inflación vaya a limar su poder adquisitivo.

"Fuera de los periodos de crisis, las compras de activos tienen otras finalidades: por un lado, aliviar las condiciones financieras presionando los tipos a largo plazo y empujando a los inversores hacia los activos de riesgo; por otro lado, enviar una señal sobre la futura política monetaria. La estrategia estándar de normalización monetaria consiste en reducir las compras de activos antes de subir los tipos de interés", apunta Cavalier. "Una subida de tipos no es inminente, aunque cabe suponer que la proyección mediana de los fondos de la Fed del FOMC es un poco más agresiva que la del pasado mes de marzo. Como es preferible que la reducción de las compras sea claramente señalada al mercado para evitar que se repita el taper tantrum de 2013, es poco probable que la Fed retrase demasiado el debate sobre el ritmo de la expansión cuantitativa".

De todas formas, la Reserva Federal también mira otros factores, como el empleo, para tomar sus decisiones. En mayo, la creación de empleo de mayo se situó en 559.00 puestos de trabajo, más del doble que el mes anterior y uno de los datos de creación de empleo más altos desde agosto del año pasado en EEUU. Esta cifra, sin embargo, estuvo levemente por debajo de las estimaciones de los analistas.

Inflación Reserva Federal Tipos de interés Activos Inversores Política monetaria Jerome Powell