Aliviar el bolsillo es posible

Ahorrar en la cuesta de septiembre es posible siempre que sigas estas pautas

Muchos ciudadanos temen la llegada del mes de septiembre al ver que sus gastos aumentan, sobre todo en los casos de familias con hijos. Sin embargo, aliviar el agobio de la vuelta al cole es posible

Foto: La vuelta al cole, uno de los gastos más importantes de la cuesta de septiembre. (EFE)
La vuelta al cole, uno de los gastos más importantes de la cuesta de septiembre. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura6 min

Las vacaciones de verano son uno de los momentos del año en los que los ciudadanos tienden a gastar por encima de sus posibilidades, puesto que en la época estival, aunque se intente limitar el gasto, lo cierto es que para muchos, las cuentas nunca acaban cuadrando. Así, en el caso de que esto haya sucedido, la vuelta a la rutina diaria y el comienzo del nuevo curso, son un buen punto de inflexión para elaborar un plan de ahorro e inversión, así como para supervisar los gastos realizados y recurrentes e intentar sacar el máximo rendimiento a los ahorros.

Para ello, European Financial Planning Association (EFPA) ha creado una guía práctica que muestra una serie de pautas para que las finanzas no sufran durante la temida cuesta de septiembre. Así, elaborar un presupuesto realista, revisar gastos o fijar una estrategia de inversión, de la mano del asesor financiero de confianza, son algunas de las claves más necesarias para poder aliviar la cartera tras el regreso de las vacaciones de verano.

Elaborar un presupuesto realista

No importa si está hecho a mano o en formato digital ya que lo que realmente cuenta es que en él se reflejen los ingresos recurrentes con los que se puede contar, así como los gastos fijos a los que hay que hacer frente cada mes (alquiler, hipoteca, comida, transporte, luz, gas, telefonía, seguros...).

Por ello, a la hora de realizar un buen presupuesto siempre debemos tener claras dos premisas básicas y fundamentales: que no se deben contraer deudas a las que no se pueda hacer frente a sus pagos y que no se debe gastar más de lo que se ingresa.

Controlar los gastos innecesarios

El regreso de las vacaciones y el inicio del nuevo curso es un buen momento para analizar cuáles son los gastos recurrentes que se afrontan, con el fin de poder prescindir de algunos productos o servicios que no se utilicen, renegociar el contrato o incluso cambiar de proveedor para beneficiarse de las mejores ofertas del mercado.

Al mismo tiempo que se toman estas decisiones sobre lo contratado, también se puede valorar que se trate de un buen momento para revisar si merece o no la pena amortizar alguna deuda o renegociarla.

Elaborar un ejercicio de planificación financiera

Tras analizar los gastos fijos que se tienen cada mes ha llegado el momento de sentarse con el asesor financiero de confianza para llevar a cabo un ejercicio de planificación financiera en el que se ponga sobre la mesa el horizonte temporal, el perfil de riesgo y la situación personal de cada individuo o núcleo familiar.

En la actualidad, la volatilidad de los mercados, unida al entorno de tipos bajos de interés polongados en el tiempo, invita a los ciudadanos a obtener algunas oportunidades de inversión atractivas y financiación más económica, lo que revertirá en una reducción del importe de los préstamos. Cabe reseñar que cualquier decisión final debería contar con el asesoramiento de un profesional cualificado.

Plantearse cambiar hábitos y compartir gastos

El mes de septiembre es uno de los más adecuados para replantearse qué gastos son necesarios y de cuáles se puede prescindir, puesto que, en lugar de optar por el coche propio, se puede ir al trabajo andando, en bicicleta o compartiendo vehículo con otros compañeros, así como llevar la comida a la oficina para ahorrar el menú de cualquier restaurante.

Otro de los gastos más delicados del mes de septiembre tiene que ver con la vuelta al colegio de los más pequeños y es que el informe 'La edición de libros de texto. Curso 2019-2020' realizado por la Asociación Nacional de Editores de Libros y material de Enseñanza refleja que el precio de los libros de texto se incrementará un 1% de media para el próxima curso, lo que supone un gasto medio por alumno que superará los 98 euros.

Para poder evitar este gasto que, en ocasiones, descalabra las cuentas familiares existen diferentes ayudas públicas a las que las familias se pueden adherir y de las que ya se benefician más de un 50% de los alumnos del país, quienes reciben, en más de la mitad de los casos, los textos sin ningún tipo de coste.

No dejarse atrapar por productos 'gancho'

El mercado actual pone a disposición de los usuarios diferentes productos financieros que tiene como finalidad servir de colchón en los momentos de escasez de tesorería. Sin embargo, la realidad es que alglunos de estos cuentan con importantes riesgos para sus usuarios. En este aspecto, los préstamos y las tarjetas de crédito son opciones de financiación rápida pero incluyen diversas cláusulas en sus contratos que las hacen solo aconsejables a quienes tengan la absoluta certeza de que podrán hacer frente a sus cuotas.

Por ello, la mejor opción para evitar sentirle embaucado por este tipo de productos pasa por invertir el tiempo necesario para informarse y revisar la letra pequeña de cada uno de los contratos que se firmen o que se pretendan aceptar a fin de poder evitar todos los contratiempos que puedan surgir a raíz de una mala lectura de los mismos.

Explorar nuevos productos financieros

Tras los meses de verano, algunas de las entidades bancarias más importantes del panorama actual ponen a disposición de los consumidores nuevos productos financieros que pasan por planes de pensiones, fondos de inversión, cuentas de ahorro... En cualquier caso, sea cual sea la opción por la que se opte, conviene consultar toda la información relativa para ver si encaja alguna de las ofertas, de tal forma que se ayude a la diversificar los ahorros e inversiones de los ciudadanos.

Pensar en empezar a ahorrar para la jubilación

Según EFPA, las jubilaciones que se produzcan en España en el futuro no se parecerán en nada a las actuales, puesto que la reducción de la cuantía media de las pensiones públicas en los próximos años y el incremento de la esperanza de vida harán que las fórmulas de cálculo deban variar. Este nuevo escenario obliga a todos los ciudadanos a explorar otras fórmulas de ahorro, las cuales complementen a la prestación pública, de tal forma que se ayude a mantener el poder adquisitivo una vez finalizado el periodo laboral.

En este aspecto, tras los meses de verano se sitúa uno de los mejores periodos para trazar una estrategia de futuro, la cual ha de basarse en una premisa clara y es que cuanto antes se empiece a ahorrar, menor será el esfuerzo que se haga, así como la cuantía de las aportaciones podrá ser más baja. Además, el interés compuesto y el amplio abanico de alternativas de inversión existentes son una de las bazas que han de explorar los consumidores para obtener el mejor producto.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios