POR FALTA DE INTERÉS O DESCONOCIMIENTO

Todo lo que España se juega en Europa y no está en la agenda de los partidos políticos

Nuestro país no tiene el peso que debería tener en las instituciones europeas. Allí se diseñan las políticas para abordar el cambio climático o la competitividad, grandes olvidados en campaña

Foto: Mural del artista británico Banksy en Dover que muestra un operario que retira una de las estrellas de la bandera de la Unión Europea. (EFE)
Mural del artista británico Banksy en Dover que muestra un operario que retira una de las estrellas de la bandera de la Unión Europea. (EFE)

"Que voten a quien sea, pero que voten". Y sepan lo que está en juego, debería haber añadido el candidato socialista a las elecciones europeas, Josep Borrell. Los comicios más desconocidos para buena parte de la población se celebrarán el próximo domingo 26 de mayo, coincidiendo con unas elecciones autonómicas y municipales que acapararán todo el protagonismo en España.

Pero el 'cerebro' de las políticas que afectan a temas tan importantes como el medio ambiente, la competitividad de las empresas o los impuestos a grandes tecnológicas está en Bruselas, un territorio inexplorado para muchos candidatos que van en las listas europeas de los distintos partidos políticos. Hasta el punto de que más de uno ni siquiera domina los idiomas (inglés y/o francés) que deberá utilizar en su nuevo trabajo ni conoce el funcionamiento de las instituciones europeas.

Los partidos políticos a menudo 'premian' a sus diputados con un asiento bien remunerado en el Parlamento Europeo (casi 8.500 euros brutos al mes, dietas aparte), aunque eso suponga pasar por alto su falta de preparación en temas comunitarios. "Es un reflejo de la poca importancia que se le da a Europa. Nuestro país no está marcando la agenda, a diferencia de Reino Unido, Irlanda, Holanda, Alemania, Italia o los países nórdicos", considera el director de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), Ignacio García Magarzo, en una entrevista con El Confidencial.

"No se está hablando de temas europeos" pese a su influencia directa en las empresas españolas o los consumidores, bien sea por desconocimiento, por 'pasotismo' en los medios de comunicación o por falta de interés. Solo se habla de ello a toro pasado, cuando el problema ya está aquí (véase la huelga de estibadores) y no hay posibilidad de volver atrás. También influye el hecho de que las directivas comunitarias se aprueben dos años antes de su aplicación en los Estados miembros, un decalaje que no ayuda a que los españoles presten atención a lo que se cuece en Bruselas. ¿Qué opina cada partido sobre 'los grandes olvidados' en campaña electoral?

  • Medio ambiente

La Unión Europea ha declarado la guerra a los plásticos con una directiva que prohíbe la venta de productos de usar y tirar, como cubiertos, vasos, platos, bastoncillos de para los oídos, pajitas, bolsas u otros productos con sustitutivo biodegradable a partir de 2021. El Parlamento Europeo también ha puesto el foco en las botellas de plástico, que deberán reciclarse en un porcentaje del 90% en 2025. La prioridad es acabar con la contaminación de mares y océanos, si bien la aplicación de esta y otras medidas "determinará la competitividad de nuestras empresas" a ojos de García Magarzo. Por no mencionar la gestión de residuos y los posibles cambios en las infraestructuras o las emisiones contaminantes, uno de los mayores retos medioambientales.

Mientras los 'populares' apuestan por la neutralidad de emisiones en 2050, revisar las normas que rigen el mercado interior del gas o habilitar puntos de recarga para los coches eléctricos, los socialistas abogan por un impuesto a las emisiones, crear un fondo europeo para transición ecológica o reducir el desperdicio alimentario. Podemos quiere destinar el 2,5% del PIB a un plan europeo de clima, bajar los impuestos de matriculación a los coches eléctricos o eliminar el 'fracking', al tiempo que Vox sitúa la caza como eje para la preservación del medio natural y exige que los demás países cumplan los mismos compromisos medioambientales. Ciudadanos aún no ha presentado su programa electoral de cara a las europeas.

Imagen de Justin Hofman, candidato al premio Wildlife Photographer of the Year
Imagen de Justin Hofman, candidato al premio Wildlife Photographer of the Year

  • Digitalización

Los Amazon de turno han revolucionado a los minoristas tradicionales, obligados a despertar de su letargo para hacer frente a una realidad imparable. Cada vez son más las voces que piden un impuesto que grave la actividad de las grandes tecnológicas, a fin de que todos los operadores (físicos y online) jueguen en igualdad de condiciones. Uno de los primeros en denunciar públicamente la "fiscalidad absolutamente ventajosa" de ese tipo de plataformas fue Dimas Gimeno, expresidente de El Corte Inglés al que Mariano Rajoy compró el discurso. Es más, el que fuera presidente del Gobierno se comprometió a buscar un marco regulatorio eficaz y justo que se adapte a la era digital. Pero ese partido se juega en Bruselas.

Los grupos políticos pasan de puntillas por ese reto en sus programas electorales, donde se limitan a destacar el desarrollo del 'big data' y la inteligencia artificial (PP) o la necesidad de evitar la hiperregulación para dejar la mayor libertad posible a las corporaciones (Vox). Podemos sí propone un impuesto europeo del 3% para las empresas digitales y la creación de un centro europeo de robótica con sede en España, y los socialistas no concretan con ese nivel de detalle, pero también quieren gravar la facturación de las grandes plataformas tecnológicas (Google, Amazon, Facebook y Apple). Ninguno de los partidos menciona la futura regulación de venta online para evitar prácticas discriminatorias en unos países respecto a otros.

La fiscalidad de Amazon solo está en los programas electorales de PSOE y Podemos. (Reuters)
La fiscalidad de Amazon solo está en los programas electorales de PSOE y Podemos. (Reuters)

  • I+D+i

La innovación es otra de las asignaturas pendientes, con especial repercusión en este continente. "Europa está en decadencia demográfica. Las empresas creen que no les compensa hacer determinados lanzamientos aquí y se van a Asia por su enorme potencial, lo que limita nuestra capacidad de crecimiento (...) Corremos el riesgo de convertirnos en el furgón de cola de los países innovadores, así que debemos ser protagonistas en el diseño de las políticas europeas", explica Magarzo. Hasta ahora no lo hemos conseguido, aunque sí lideramos en temas específicos como la seguridad alimentaria o la negociación de la Política Agraria Común (PAC). No así en comercio interior, prácticamente 'abandonado' por los representantes de España en Bruselas.

El PP se compromete a impulsar los estudios vinculados a ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, así como a promover la creación de 'clusters' empresariales financiados con fondos europeos, sobre todo teniendo en cuenta que la contribución de la industria al PIB europeo ha pasado del 23 al 19% en dos décadas. La amenaza proteccionista de terceros países y la creciente competencia de los emergentes son los mayores desafíos. El PSOE peleará un aumento en el presupuesto de la zona euro para financiar las inversiones en infraestructuras o I+D+i, mientras Podemos apuesta por relocalizar la producción y apoyar a la economía local. Por su parte, Vox destaca la necesidad de avanzar en el sector agrario para reducir la brecha con las ciudades y simplificar la maraña regulatoria europea.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios