Hundiría los ingresos sin recortar los gastos

Pensiones: el programa económico de Vox provocaría la quiebra de la Seguridad Social

Propone pasar del sistema actual de reparto a uno mixto de capitalización, lo que significaría que la Seguridad Social perdería más del 20% de sus ingresos sin que se reduzcan sus gastos

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, durante un acto en Oviedo. (Reuters)
El líder de Vox, Santiago Abascal, durante un acto en Oviedo. (Reuters)

El problema de las pensiones es, sin duda, uno de los mayores retos que tiene la sociedad española por delante. Los partidos se han cuidado mucho de no lanzar ninguna propuesta durante la campaña electoral para no asustar a los votantes. Todos salvo Vox, que es el único que se ha atrevido a poner sobre la mesa una receta. Receta que, a la postre, significaría la quiebra de la Seguridad Social y la necesidad de una intervención por parte del Estado.

Su propuesta supondría perder más del 20% de los ingresos por cotizaciones sociales que percibe el sistema sin lograr un solo euro de ahorro. No solo eso, sino que no conseguiría aumentar más los ingresos, a pesar de que sus gastos seguirían aumentando al menos durante dos décadas, que coincide justo con la jubilación de las generaciones del 'baby boom'. ¿En qué consiste exactamente su propuesta?

Vox plantea pasar del actual sistema de reparto a uno de mixto capitalización. El sistema de reparto consiste en que los trabajadores pagan las pensiones, esto es, reparten un porcentaje de su salario entre los pensionistas. Vox propone pasar a un sistema mixto en el que la mitad o algo más (entre un 50% y un 60%, de forma voluntaria) sea de capitalización. La capitalización consiste en que las cotizaciones de cada trabajador no se reparten entre los pensionistas, sino que se acumulan en un plan de pensiones que percibirá cuando se retire.

Los dos modelos tienen sus ventajas y sus inconvenientes, pero son perfectamente viables. El problema consiste en transitar de un sistema de reparto a otro de capitalización. Es lógico que así sea, ya que los trabajadores que están repartiendo su salario entre los pensionistas, de pronto, empiezan a guardar sus cotizaciones en un plan de pensiones, lo que hunde inmediatamente los ingresos de la Seguridad Social. Sin embargo, los gastos no se modifican, ya que los pensionistas tienen que seguir cobrando su prestación del sistema.

[Lacalle: "No hay que recortar el tamaño del Estado"]

Se produce así un desequilibrio entre ingresos y gastos que es muy difícil de financiar. Si, además, se suma que España va a afrontar los años de mayor crecimiento del gasto en pensiones por el retiro de la generación del ‘baby boom’ se construye la tormenta perfecta sobre la Seguridad Social: los ingresos se hunden y los gastos se disparan.

El sistema mixto que propone Vox es viable a largo plazo, pero a corto, la transición provocaría la quiebra del sistema de pensiones

"El régimen de reparto continuaría pagando las pensiones devengadas y las que se devenguen en el futuro", explica el programa de Vox. El problema es que si ya no se pueden financiar las pensiones con las cotizaciones, mucho menos si se retira una parte de estos ingresos para acumularlos en planes de pensiones.

La propuesta de Vox es la siguiente. Los trabajadores de menos de 25 años se incorporarían automáticamente al sistema mixto y los mayores de 45 seguirían en el sistema de reparto. El resto de trabajadores, los que tienen entre 25 y 45 años, podrían elegir el régimen que eligen, si el mixto o el de reparto. Conviene señalar que existiría un gran incentivo a pasar al sistema de capitalización, principalmente porque el sistema de reparto quedaría en quiebra técnica. Además, cualquier trabajador tendrá más garantía sobre el futuro de su renta si sabe que está acumulando la mitad de sus cotizaciones en lugar de utilizarlas para pagar a los pensionistas con la promesa de que otros pagarán en el futuro su pensión.

[El PSOE retrasa la eliminación del déficit de la Seguridad Social a 2023]

Lo más prudente es pensar que el grueso de los trabajadores de este rango de edad se pasaría al sistema mixto para no quedar atrapados en un sistema en quiebra. Sin embargo, si se realizan unos cálculos conservadores, se puede estimar que se pasarían al sistema mixto un 75% de los trabajadores de entre 25 y 45 años y el 100% de los menores de 25 años (estos estarían obligados).

Si eso ocurriese, la Seguridad Social perdería automáticamente algo más del 20% de sus ingresos por cotizaciones (en un cálculo prudente). La estimación se ha realizado teniendo en cuenta la distribución de salarios por edades y el número de trabajadores de cada edad obtenidos de la Encuesta Anual de Estructura Salarial y la EPA publicadas por el INE. Los ocupados entre 25 y 45 años generan el 48,5% de la masa salarial y los menores de esa edad, el 2,5%. El resultado es que se verían afectadas más de la mitad de las rentas del trabajo y más todavía de las bases imponibles, ya que las bases máximas afectan principalmente a los trabajadores más veteranos. En resumen, todo un roto para las maltrechas cuentas de la Seguridad Social.

Si se tiene en cuenta que la Seguridad Social generó unos ingresos por cotizaciones de 113.800 millones de euros en 2018, la pérdida de un 20% supondría quitar de golpe 22.000 millones de euros a la Seguridad Social. Si a esto se le une el déficit de 18.000 millones que ya tiene el sistema de pensiones, el resultado sería un agujero inmediato de 40.000 millones de euros. Una cuantía similar a toda la recaudación por IVA en operaciones interiores (fueron 53.700 millones en 2018) y el doble que toda la recaudación con los impuestos especiales (tabaco, bebidas alcohólicas, combustibles, etc.). No solo eso, como el crecimiento de las cotizaciones se frenará en seco, pero los gastos seguirán incrementándose, el desequilibrio seguirá aumentando al menos durante dos décadas (hasta que empiecen a jubilarse los trabajadores que hayan pasado al sistema mixto).

La propuesta de Vox provocaría un déficit inmediato de al menos 40.000 millones de euros en las maltrechas cuentas de la Seguridad Social

En definitiva, un agujero inasumible para la Seguridad Social, que necesitaría el rescate inmediato del Estado. Además, Vox propone un gran recorte del tamaño del Estado, por lo que difícilmente podría generar los recursos suficientes para financiar este enorme agujero. Y, además, hay un tercer problema: los jóvenes estarían obligados a asumir las pensiones de los mayores de alguna forma (salvo que Vox decida aplicar un recorte del 50%) y también verían cómo el Estado les retira una parte de su salario para acumularlo en su plan de pensiones. Vox no precisa en su programa cómo solucionaría todos estos problemas.

¿Y el Pacto de Toledo?

La propuesta de reforma integral de la Seguridad Social que propone Vox se aleja radicalmente de las posturas del resto de partidos políticos que quieren mantener el sistema de reparto actual y financiar el déficit actual del sistema con mayores impuestos (o recortes de otros gastos). Esto significa que la irrupción de Vox en el Congreso puede dinamitar el Pacto de Toledo.

Si Vox se mantiene firme a su programa, nunca podrá aceptar los acuerdos que surjan en el Pacto de Toledo, ya que todos ellos van encaminados a apuntalar el sistema de reparto. Ninguna otra formación está pensando que los jóvenes tienen que aportar menos recursos a pagar las pensiones de los mayores, al contrario, sus propuestas van encaminadas a exigir a los trabajadores un esfuerzo mayor.

De esta forma, la presencia de Vox amenaza con dificultar las negociaciones en el Pacto de Toledo y, probablemente, haga imposible un acuerdo unánime sobre cuál debe ser la futura reforma del sistema.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
80 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios