El portavoz económico del PP descarta ajustes

Lacalle: "No hay que recortar el tamaño del Estado, su peso del 41% del PIB está bien"

"No vamos a llegar con la tijera y recortar 15.000 millones para reducir el déficit" | "Hay que mantener o incrementar el poder adquisitivo de las pensiones"

Foto: El portavoz económico del PP, Daniel Lacalle. (Carmen Castellón)
El portavoz económico del PP, Daniel Lacalle. (Carmen Castellón)

Daniel Lacalle ha hecho casi todo en el mundo de la economía. Ha sido gestor de fondos, estratega de mercados, analista, tertuliano... Pero ahora se ha embarcado en una nueva 'aventura', la política. El presidente del PP ha confiado en él para liderar el programa económico del partido con la intención de dar a la economía un giro liberal... pero no tanto.

PREGUNTA. España está en una situación de desaceleración económica sin espacio fiscal y, a pesar de ello, está llevando a cabo una política expansiva con un fuerte incremento del gasto. ¿Le parece peligroso?

RESPUESTA. Sí, porque es una política totalmente procíclica. Lo primero que me preocupa es que el Gobierno de España es el único de toda la eurozona que está negando la ralentización. Parece que estamos como en 2008. Crecemos por encima de la Unión Europea, como si eso fuese la panacea, cuando las expectativas de crecimiento se han recortado del 2% al 1,1%. Aquí lo estamos viendo con complacencia, con unos Presupuestos que incrementan brutalmente el gasto corriente y, con ello, el riesgo de déficit estructural. Además, fían toda la consolidación presupuestaria a un enorme aumento de impuestos cuando los ingresos fiscales ya estaban en niveles récord el año pasado y los beneficios empresariales están revisándose a la baja. Este Gobierno está cometiendo los errores que nos llevaron a una crisis mucho más profunda que la de nuestros países comparables.

P. En esta coyuntura, España apuesta por los viernes sociales.

R. Los viernes de despilfarro. Volvemos a los errores de 2008: pensar que todo se soluciona comprando votos.

P. Vamos a hablar de políticas concretas para evitar generalidades. Se ha aprobado el subsidio de desempleo a mayores de 52 años, el aumento del permiso de paternidad y la oferta pública de empleo. Si llega el PP al Gobierno, ¿derogará alguna de ellas?

R. El PP derogará todas las medidas que se han tomado y que tienen un impacto presupuestario muy superior al que anuncia el Gobierno y a las estimaciones más conservadoras. Derogaremos, por ejemplo, la enorme subida de impuestos al trabajo que se ha llevado a cabo con la enorme subida de las bases de cotización. Tenemos que llevar a cabo una revolución fiscal que ponga la fiscalidad orientada al crecimiento.

P. Esa subida de las bases fue proporcional a la subida del salario mínimo interprofesional (SMI).

R. Pero esa subida del SMI no tendría por qué llevar incorporada una monstruosa subida de las bases de cotización. El Gobierno socialista ha metido, de escondidas, una brutal subida de los impuestos a la contratación. Esto no se ha hecho para ayudar al 3% de los trabajadores que cobran el SMI, sino para penalizar a todos los demás trabajadores.

El Partido Popular ve bien la subida del salario mínimo a 900 euros, pero no la subida del 22% de las bases de cotización

P. Entonces, ¿ve bien el salario mínimo en 900 euros?

R. Sí. De hecho, como usted sabe, el PP tenía ya una senda de subida del SMI acordada con los agentes sociales.

P. ¿Y la base mínima la bajarían al nivel que estaba antes?

R. Lo que nosotros proponemos es volver a la cordura.

P. ¿Eso es volver a 859 euros de base mínima?

R. Lo que vamos a hacer es lo que sabemos que tiene un efecto muy positivo e inmediato, que es la bajada del IRPF, la bajada del impuesto de sociedades y la eliminación de los impuestos al ahorro. Lo que hay que hacer es volver a las deducciones para la creación de empleo fijo, a las deducciones para los autónomos, extender la tarifa plana, etc. Y todo lo demás, en todo lo que se ha roto el diálogo con los agentes sociales, recuperarlo. Lo más importante es que todo lo que es gasto corriente político hay que eliminarlo. Es importante diferenciar gasto social de gasto político.

P. Póngame un ejemplo. ¿Qué es 'gasto político'?

R. Por ejemplo, es regar de dinero a Cataluña para que financie administraciones paralelas.

P. Y de los últimos decretos leyes, ¿cuáles son gasto político? Porque, al final, casi todo son tranferencias...

R. Sí, casi todo son transferencias.

P. ¿Esas las recortarían? Porque el permiso de paternidad de ocho semanas y el subsidio por desempleo son transferencias.

R. Lo importante a la hora de analizar esto es el concepto de incidencia económica. Yo estoy seguro de que, en una situación de ralentización, muchas personas no llegarán a beneficiarse de esas transferencias; al contrario, les generarán un efecto negativo. Lo que tenemos que hacer es analizarlas una por una y todas aquellas que tengan incidencia económica negativa sobre los ciudadanos en un periodo de ralentización, las derogaríamos. Lo que hay que decirles a los ciudadanos es: “Les han engañado con estas medidas”.

P. ¿Pero con cuáles exactamente están engañando a la gente?

R. Es que nos está ocurriendo que hay una gran falta de transparencia con esos decretos. Ni siquiera tenemos el alcance de esas medidas bien delimitado. Es muy difícil saberlo. Precisamente están hechos para que ni los periodistas ni la oposición podamos hacer una crítica constructiva. Desafortunadamente, ante esa falta de transparencia, tendremos que esperar a hacer una auditoría para saber con cuáles están engañando a la gente. Entiendo su insistencia en la pregunta, pero tiene que entender que nos pasa exactamente lo mismo que a los periodistas.

[El gasto en empleados públicos rompe su máximo histórico en 2018]

P. Después de los últimos decretos leyes, el Banco de España estima que el déficit se irá al 2,5% del PIB cuando el objetivo para este año es del 1,3%. ¿Tienen listo un plan de contingencia para realizar un ajuste rápido si ganan las elecciones?

R. El plan económico del PP incluye sensibilidades económicas, desafortunadamente no se lo puedo adelantar, pero está. Estamos hablando de que no sabemos cuál es el grado de ejecución presupuestaria real. ¿Vamos a encontrarnos de nuevo facturas escondidas? Una de las cosas que seguramente va a tener que hacer el PP si gobierna es un análisis detallado de cómo están las cosas y del impacto de esas medidas que se han anunciado.

Lo que no haremos es llegar con la tijera y recortar 15.000 millones para reducir el déficit

P. Me da la sensación de que el PP no va a poder ejecutar todas esas promesas de rebaja de impuestos, precisamente por el déficit que ya tiene España.

R. Eso no es así y le voy a decir por qué.

P. El ajuste necesario para acabar el año con un déficit del 1,3% que se negó a cambiar el PP con su veto en el Senado es de casi 15.000 millones de euros…

R. Precisamente porque todavía vamos a contar con la suerte de no entrar en un 2011, creo que el grado de capacidad para quitar algunos factores que generen distorsión, y que no tienen impacto económico importante, es bastante grande. Vamos a ejercer una labor de seriedad. Vamos a presentar un plan en el que tengamos sensibilidades, ahorros y alternativas. Yo creo que esas alternativas se presentarán, pero primero tenemos que conocer cómo están las cuentas públicas.

[España gastó 31.800 millones más de lo recaudado en 2018]

P. ¿Pero la forma de hacer el ajuste es por los ingresos o por los gastos?

R. Lo que el Partido Popular no va a hacer es pasar al contribuyente los excesos de la anterior Administración. Si el Gobierno ha realizado un aumento del gasto corriente político, eso tendremos que recortarlo, porque es precisamente para defender los servicios públicos.

P. Pero el déficit ya existía con el Gobierno de Rajoy, no es déficit nuevo.

R. Veamos dónde está el déficit. Si tenemos que rebajar del 2,5% al 1,3%, son casi 15.000 millones. Lo que habrá que hacer es llevar a cabo un análisis presupuestario serio y que tenga el menor impacto posible sobre los servicios y sobre las transferencias sociales realmente importante para garantizar que se haga la consolidación presupuestaria.

P. En resumen, hay que hacer un ajuste de gasto.

R. Hay que hacer un ajuste de gasto, pero hay un factor esencial: preservar el crecimiento. Si nosotros ponemos en peligro el crecimiento económico, ese es el problema. Por eso tenemos que tomar como primera medida las políticas que supongan un empuje para el crecimiento. Lo que no vamos a hacer es llegar con la tijera y recortar 15.000 millones para reducir el déficit. Lo que nosotros pensamos es que simplemente con medidas muy específicas orientadas a eliminar los factores en los que hay un tope al potencial económico se puede conseguir esa reducción del déficit.

Daniel Lacalle. (Carmen Castellón)
Daniel Lacalle. (Carmen Castellón)

P. Elevar el crecimiento potencial a largo plazo es algo que queremos todos, pero España tiene deberes a corto plazo para cumplir los objetivos de déficit. ¿Cómo lo hacemos?

R. El Gobierno que entre en junio en la Moncloa va a tener que ir a Bruselas, que está sorprendentemente callada cuando antes era probablemente extremadamente locuaz, y decir: “Señores, aquí tenemos esta serie de problemas y esta es la foto real”. Por eso hemos hecho un plan en el que hay alternativas.

P. Entonces, ¿tendremos que ir a renegociar la senda de estabilidad?

R. No, tendremos que darles un plan serio y creíble de compromiso con el déficit que no esté basado en estimaciones de ingresos fiscales mágicos, como son las 110 medidas del Gobierno socialista. Tendremos que hacer como hicieron Irlanda, Holanda o la propia Alemania: tendremos que dar un plan serio, creíble y monitorizable. En Bruselas, entenderán que un país que tiene más paro y empresas más pequeñas…

P. ¿Entenderán que la senda tiene que ser más flexible?

R. Entenderán que la senda de déficit tiene que estar basada en dónde ha dejado el déficit esta Administración.

La senda de reducción del déficit tiene que estar basada en dónde ha dejado el déficit la anterior Administración

P. El punto de partida es diferente.

R. Será el que nos encontremos. Si con una situación mucho peor de crecimiento haces lo que está proponiendo el PSOE, que es una brutal subida de impuestos y de gastos, entonces despeñas la economía. Lo que tendremos que presentar a Bruselas es que lo que vamos a hacer es preservar el crecimiento y el empleo. Vuelvo a la respuesta poco de titular, pero bien evidente: tenemos que presentar un plan creíble que muestre a Bruselas que tenemos que preservar el crecimiento del empleo y la renta disponible de las familias, y que eso no puede ser negociable.

P. Entonces, la parte negociable sería el déficit… Lo que no entiendo es por qué, si considera que lo idóneo para la economía española es relajar el objetivo de déficit, no se atreve a decirlo abiertamente.

R. Es que no es una cuestión de decirlo abiertamente. No puedo decir lo que todavía no puedo saber. No puedo dar la respuesta exacta cuando no tenemos ni idea del impacto económico de todas las medidas que se han tomado desde hace seis meses. Lo que está claro es que un Gobierno del PP no puede pedir a la gente que pague los despilfarros de la Administración anterior. Además, cuando haces políticas que fomentan el crecimiento, los ingresos generados por la creación de empleo y por el ahorro en estabilizadores automáticos permiten hacer una gran reducción del déficit.

P. Todos los análisis que he leído sobre el multiplicador fiscal por la vía de la reducción de impuestos en España indican que este es menor que uno. Esto es, se crea menos PIB de la pérdida de ingresos producida. De hecho, históricamente se ha visto que subidas de impuestos aumentan la recaudación incluso en épocas de crisis, y al revés, las rebajas de impuestos recaudan menos.

R. Para nada. Las bajadas de impuestos son positivas a nivel de recaudación global. Habrá una partida en la que se recaude menos, pero en el resto será más. Las rebajas de impuestos elevan la recaudación mucho más que las subidas de impuestos. ¿De verdad alguien cree que subiendo el tipo máximo del IRPF más se va a recaudar algo? Yo niego la mayor.

Además, no todo es recaudación, también hay que tener en cuenta la justicia social. Por ejemplo, eliminar el impuesto al patrimonio es de justicia. Lo mismo ocurre con el impuesto sobre sociedades: no se puede pedir a las empresas que, si tienen algo de beneficio, paguen el 25%. Nos olvidamos de toda la cantidad de impuestos que han pagado antes.

P. La Seguridad Social genera ya más de la mitad del déficit público y este año los pensionistas tendrán una ganancia de poder adquisitivo. ¿Debería limitarse la revalorización de las pensiones?

R. Está en el Boletín Oficial del Estado cómo tiene que ser la revalorización. Tiene que haber un mínimo de revalorización, y si crecemos más y tenemos más empleo e inversión, eso hace que las pensiones sean crecientes y sostenibles. Yo lo repito siempre: las pensiones en total son más o menos el 11% del PIB, por lo tanto son perfectamente financiables. Los ingresos de la Seguridad Social están a nivel récord. ¿Cómo los mejoramos y los subimos? Acabando con el paro, atrayendo más inversión, subiendo los salarios con mayor productividad. A mí no me preocupa la financiación ni la sostenibilidad del sistema de pensiones que tenemos en ese escenario. También tenemos que apostar por la natalidad, por las políticas de conciliación y por mejoras del tejido empresarial, y también por una inmigración seria. En este país hemos tenido una inmigración maravillosa que contribuye y que genera crecimiento y aporta a la Seguridad Social.

En este país, hemos tenido una inmigración maravillosa que contribuye, que genera crecimiento y que aporta a la Seguridad Social

P. ¿Eso significa que se garantiza la revalorización con el IPC?

R. Pensiones que se revaloricen garantizando que se mantenga el poder adquisitivo y crezcan más con más empleo y mayor inversión.

P. El índice de revalorización de las pensiones...

R. El que garantiza el poder adquisitivo a largo plazo de las pensiones. Si me dice: indexarlo al IPC. ¿Y si el IPC es negativo? Porque el riesgo de deflación en Europa no es que sea bajo. Entonces Bruselas te diría que si el IPC es -0,5%, entonces tendríamos que bajarlas un 0,5%. Por eso casi ningún país de la Unión Europea las revaloriza con el IPC, ¡porque saben que el riesgo de deflación es enorme! Es mucho más lógico garantizar un mínimo de aumento del poder adquisitivo.

[El PSOE retrasa la eliminación del déficit de la Seguridad Social a 2023]

P. Su idea sería elevar el PIB y que el peso del gasto público sobre el PIB se vaya reduciendo.

R. Efectivamente. Tenemos la capacidad maravillosa de dar mayores servicios con mayor eficiencia.

Daniel Lacalle. (Carmen Castellón)
Daniel Lacalle. (Carmen Castellón)

P. ¿Cuál sería el porcentaje ideal? Ahora mismo, el gasto es del 41% del PIB, que es seis puntos inferior a Europa.

R. ¿Por qué no podemos mantenerlo?

P. Yo solo pregunto, como me acaba de decir que quiere que el gasto público se vaya reduciendo...

R. No hay que reducir el tamaño del Estado, el 41% actual está bien. Fíjese lo que liberamos de ese 41% eliminando las administraciones duplicadas para dar mayores servicios a los ciudadanos. Yo estoy aquí aceptando una construcción estatal de un Estado social. Fantástico, vamos a por ello. Pero un Estado social no se construye provocando un desplazamiento de la economía productiva hacia el gasto corriente. Yo quiero que los servicios se sigan dando con la calidad y la eficiencia que tenemos ahora. Para que la joya de la corona exista, no podemos rodearla de grasa. Solo las administraciones paralelas de Cataluña y Andalucía suman casi 28.000 millones de gasto cada año.

No hay que reducir el tamaño del Estado, el peso del 41% del PIB actual está bien

P. En alguna entrevista y artículo ha defendido el concierto vasco. ¿Qué le parece el cálculo del cupo?

R. ¡Ah, porque no es lo mismo!

P. No es lo mismo, no.

R. No hay ningún partido en el arco parlamentario que no esté defendiendo el concierto vasco de una u otra manera. Tenemos que tener mayor corresponsabilidad fiscal. No puede ser un sistema que se convierta a veces en un incentivo perverso. Vamos a hablarlo con tranquilidad y sin demagogias. No veo ninguna ventaja a la centralización.

P. No me ha contestado respecto al cupo.

R. Eso es una cuestión de cálculo. Lo importante es que haya transparencia. Tenemos que tener en cuenta el tema de la corresponsabilidad fiscal. Las comunidades tienen que tener cierta capacidad fiscal en su territorio, porque, si no, es cuando se despueblan los territorios. Cuando pones la fiscalidad de la gran ciudad a un terreno agrícola es una locura.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios