Actualmente ayuda a precarizar el empleo

Trabajo estudia restringir el uso de la tarifa plana para evitar a los falsos autónomos

El ministerio avanza en el diálogo con las asociaciones para reformar la tarifa plana. UPTA denuncia que ha servido para hinchar la burbuja de los “autónomos irregularmente contratados”

Foto: La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. (EFE)
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. (EFE)

La tarifa plana de los autónomos es uno de los quebraderos de cabeza que ha heredado el Ministerio de Trabajo del anterior Gobierno. La bonificación en las cotizaciones a la Seguridad Social de los nuevos trabajadores autónomos ha coincidido con la proliferación de falsos autónomos y, para muchos, incluso ha fomentado esta figura en sustitución a los asalariados tradicionales.

El Ministerio de Trabajo quiere restringir el uso de la tarifa plana para evitar que muchos autónomos puedan acogerse a esta ayuda. El objetivo es mejorar la eficacia de estas bonificaciones para que se destinen realmente a impulsar el emprendimiento. De lo contrario, la Seguridad Social estaría financiando las cotizaciones de los falsos autónomos y de autónomos regulares pero precarios, favoreciendo así el abuso de las grandes compañías que utilizan irregularmente esta figura.

El ministerio es consciente de que la tarifa plana no está funcionando correctamente, ya que apenas está sirviendo para estimular el emprendimiento. Por el contrario, cada vez hay más autónomos que se benefician de esta ayuda sin que eso redunde en la creación de nuevos negocios. Aunque el ministerio reconoce que los falsos autónomos son la víctima, ya que deberían estar contratados como asalariados, no quiere que el dinero público sirva para estimular esta precarización en el empleo.

[El Gobierno estudia subir la cotización de los autónomos que ganan más de 40.000 euros]

El secretario general de UPTA, Eduardo Abad, ha solicitado al Ministerio de Trabajo que sea transparente con todos los datos de la tarifa plana para realizar una valoración objetiva de su grado de eficacia. “Queremos analizar, de los 1,5 millones de personas beneficiadas, cuántas seguían en activo un año después de solicitar la tarifa plana y cuántas lo siguen estando a día de hoy”, explica Abad. Si simplemente utilizaban la tarifa plana para 'comprar' cotizaciones a precio rebajado durante unos meses, entonces la ayuda ha resultado un fracaso.

Hemos pedido al ministerio las cifras de la tarifa plana, porque para acertar con las políticas es fundamental conocer los datos

Entre los datos que han solicitado las asociaciones de autónomos al Ministerio de Trabajo está conocer cuántos de los beneficiarios de la tarifa plana facturaban a una única empresa. Ese dato permitirá realizar una aproximación al número de falsos autónomos que se han acogido a esta ayuda.

Si la mayor parte de los beneficiarios no han trabajado más de un año y han facturado a una sola empresa, ahí habrá un indicio indudable del uso fraudulento de la tarifa plana para fomentar la figura de los falsos autónomos. “Para acertar con las políticas es fundamental conocer los datos”, señala Abad.

[El gigante del falso autónomo: Empleo caza a la firma de los 5.000 precarios en mataderos]

El ministerio ha mostrado su predisposición a analizar en detalle los datos para que la tarifa plana sea lo más eficiente posible. En otras palabras, que los recursos se destinen a fomentar el emprendimiento y no la precarización del mercado laboral con el uso fraudulento de la figura del autónomo.

Entre las medidas que tiene sobre la mesa el ministerio está el limitar el uso de la tarifa plana para que solo puedan beneficiarse de la ayuda los autónomos que emprendan una actividad, dejando así de lado a los que trabajan para una sola empresa. En otras palabras, que no se trate de una ayuda universal, sino que esté restringida a ciertos criterios que garanticen que sirve para promocionar el emprendimiento. Limitar su uso permitiría dedicar más recursos a los casos en los que realmente se necesite una ayuda para fomentar la creación de nuevos negocios y actividades.

Una reforma de calado

La ministra de empleo, Magdalena Valerio, está manteniendo un diálogo permanente con las asociaciones de autónomos para abordar una reforma de calado en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) a lo largo del mes de septiembre. “El lunes tuve una larga conversación con la ministra y acordamos que hay que acelerar las negociaciones para adoptar decisiones importantes en septiembre”, explica Abad.

“La ministra entiende y comprende nuestras reclamaciones y creo que vamos a ser capaces de alcanzar un acuerdo”, explica Abad. Entre las medidas que está estudiando el ministerio se encuentra la de establecer mayores incentivos fiscales a los autónomos para que realicen cotizaciones voluntarias a la Seguridad Social adicionales al mínimo que tengan que abonar, medida que ya adelantó este periódico.

[El otro fraude que contamina la industria de la carne]

Otras reformas que están sobre la mesa pasan por mejorar la protección a los autónomos en situación de baja médica, avanzar hacia la cotización por ingresos reales, tratar las subidas de impuestos al diésel y cómo reducir el elevado déficit de la Seguridad Social. Medidas ambiciosas que el Ejecutivo quiere tener pactadas con las asociaciones de autónomos en las próximas semanas para que pueda presentar la reforma en septiembre.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios