El desequilibrio durará al menos cuatro años más

El Gobierno asume que no acabará con el déficit de la Seguridad Social antes de 2022

El Ministerio de Trabajo asume que el objetivo es lograr el equilibrio presupuestario antes de que las generaciones del 'baby boom' se jubilen. El déficit cero se alcanzará sin afectar al poder adquisitivo

Foto: La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio (Efe)
La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio (Efe)

La reforma del sistema público de pensiones es uno de los mayores retos al que se enfrenta el Gobierno. El PSOE quiere mantener, e incluso incrementar la protección a los pensionistas y, al mismo tiempo, conseguir el equilibrio financiero de la Seguridad Social. En otras palabras, avanzar hacia la consolidación pero, al mismo tiempo, acelerando el incremento del gasto. La dificultad para lograrlo es tal que el Ministerio de Trabajo ha asumido que el objetivo es lograr el equilibrio "en 2022 o 2023", ha explicado la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio.

Esto significa que el Gobierno todavía tardaría entre cuatro y seis años en lograr el equilibrio financiero del Sistema. Esto condena al agotamiento completo del Fondo de Reserva, conocido como la hucha de las pensiones. Además, la Seguridad Social seguiría endeudándose con el Estado, de modo que su desequilibrio patrimonial seguiría aumentando en los próximos ejercicios. Según la última auditoría de la Seguridad Social elaborada por el Tribunal de Cuentas, correspondiente al año 2016, la situación patrimonial arrojaba un saldo negativo de más de 13.000 millones de euros.

Valerio ha heredado un déficit del sistema de pensiones de más de 18.000 millones de euros del anterior Gobierno. Un desfase presupuestario que irá recortando muy lentamente hasta alcanzar el equlibrio en 2022 o 2023. El objetivo con el que trabaja la ministra es equilibrar la Seguridad Social "para que cuando lleguen las generaciones del 'baby boom' tengamos un sistema lo más saneado posible".

Tenemos que equilibrar el Sistema para que cuando lleguen las generaciones del 'baby boom' esté lo más saneado posible

Sin nuevos ingresos, la Seguridad Social seguirá ahondando en su déficit este ejercicio. Los Presupuestos Generales del Estado contemplan una revalorización de las pensiones del 1,6% y superior para las más bajas, lo que supone una presión extra sobre el Sistema. Valerio ha anunciado que los pensionistas recibirán una 'extra' el próximo 27 de julio en la que cobrarán la subida retroactiva hasta el 1 de julio. A partir de agosto, las nóminas mensuales ya incorporarán esta subida. El coste de esta paga para actualizar los atrasos ascenderá a 1.200 millones de euros.

Las últimas Recomendaciones del Pacto de Toledo, aprobadas por el Congreso en el año 2011, establecían que el Fondo de Reserva se emplearia básicamente para soportar el primer impacto que sufriría la Seguridad Social cuando comenzaran a jubilarse las primeras cohortes del 'baby boom'. "Hemos agotado el Fondo prácticamente 10 años antes de lo esperado", ha lamentado Valerio.

Por este motivo el Ministerio de Trabajo asume "el plus de responsabilidad de reorientar el sistema" porque sin la hucha, también hay que "garantizar una pensión digna". El envejecimiento de la población ejercerá una gran presión financiera sobre la Seguridad Social. Además, el Gobierno quiere mantener los niveles de protección actuales e incluso incrementarlos. La consecuencia es que el gasto crecerá mucho más rápido.

Valerio ha defendido que España no tiene un problema de gasto en la Seguridad Social, sino que es un problema de ingresos. "No estamos con un gasto disparado ni muchísimo menos", ha explicado. Por eso considera que se puede aumentar la protección y el número de pensiones. Según las estimaciones del Ministerio, en 2050 se tendrán que soportar 14,4 millones de pensiones, lo que significa un incremento de unos 5 millones de prestaciones.

Recortar la brecha de género

El Ministerio de Trabajo se ha marcado varias vías para avanzar en la protección de los pensionistas. Una de las medidas más importantes que ha anunciado la ministra es luchar contra la brecha de género en las pensiones. Los hombres cobran, de media, un 36,6% más que las mujeres, una diferencia que Valerio quiere atajar.

Esta brecha en la Seguridad Social es el resultado de las diferencias de cotización entre hombres y mujeres, ya que los hombres jubilados han tenido carreras de cotización más largas y con mayores salarios. Así, como el sistema es contributivo, quienes más contribuyeron, ahora perciben más. De este modo, el Ministerio corre el riesgo de afectar a la contributividad del sistema con esta decisión.

Valerio también ha anunciado que aumentará la protección para los pensionistas que soporten cargas familiares y también la prestacion de orfandad. Medidas encaminadas a proteer a los colectivos de pensionistas más vulnerables.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios