para disgusto de los hosteleros

Airbnb crece a un ritmo 10 veces superior a los hoteles pese a las restricciones

Las reservas en viviendas en alquiler crecieron casi un 30% en el primer trimestre del año, frente al 3% de los hoteles. Su cuota aún es reducida (5,4%) pero no deja de crecer como la espuma

Foto: Los Airbnb de turno todavía están a años luz de un mercado ya consolidado como el hotelero. (Corbis)
Los Airbnb de turno todavía están a años luz de un mercado ya consolidado como el hotelero. (Corbis)

Las restricciones a Airbnb en ciudades como Madrid, Barcelona o Palma de Mallorca no frenan el apetito de los turistas por este tipo de alojamientos. Las reservas en viviendas en alquiler se dispararon casi un 30% en el primer trimestre de 2018, un ritmo de crecimiento diez veces superior al de los hoteles (+3%).

El Instituto Nacional de Estadística (INE) registró 40,7 millones de viajes en los tres primeros meses del año, de los cuales 2,2 millones se corresponden con viviendas en alquiler. Esta categoría incluye plataformas como HomeAway, Airbnb o AlterHome. Su cuota de mercado aún es muy pequeña (5,4%), pero no cesa de crecer año tras año, en contraste con el tímido aumento de un sector ya consolidado como es el hotelero.

No obstante, la economía 'colaborativa' lo va a tener mucho más difícil a partir de ahora. Las barreras de Carmena o Colau amenazan con dejar fuera de juego a las plataformas de moda, para satisfacción de las cadenas hoteleras y alivio de los vecinos alojados en el centro de las ciudades.

En concreto, el ayuntamiento de Madrid planea dividir la ciudad en cuatro zonas y marcar restricciones (totales o parciales) en función de la saturación turística de cada una. Esta medida está encaminada a acabar con las subidas salvajes en los precios de los alquileres y la consecuente expulsión de los vecinos de sus barrios. Las licencias estarán limitadas por completo en el distrito Centro, por ejemplo.

"Seguiré multando a Airbnb hasta que cumpla la ley", advierte la alcaldesa de Barcelona. Ada Colau sancionó con 600.000 euros a la plataforma por anunciar pisos turísticos ilegales. El ayuntamiento ha detectado 316 casas realquiladas por los inquilinos como viviendas turísticas, un doble fraude que no ha pasado desapercibido para los inspectores. La Ciudad Condal aprobó además una moratoria que prohíbe abrir tanto nuevos hoteles como este tipo de pisos en el casco histórico.

Palma de Mallorca también ha puesto palos en las ruedas de Airbnb, al convertirse en la primera ciudad española en prohibir casi todos los alquileres turísticos. El gobierno municipal decidió restringir esta práctica ante el 'subidón' de los precios de la vivienda, poco antes de que Baleares anunciase una multa de 300.000 euros a la plataforma por anunciar casas sin licencia en su web.

Airbnb no tiene freno especialmente en Madrid, donde las reservas repuntaron un 67% el año pasado. Son datos de un estudio de la consultora Colliers y La Haya Hotelschool, que cifra en número de noches en 2,1 millones. Barcelona se quedó atrás con un crecimiento más modesto (+15%), aunque superó la barrera de los tres millones de pernoctaciones.

Los hoteleros piden "algo más que parches"

"Fomento ha sacado un real decreto para regular las licencias VTC de Uber y Cabify. ¿Por qué no hace lo mismo el Ministerio de Turismo con Airbnb? Máxime cuando este sector representa un 14% del PIB español", planteó el vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá en un encuentro con este periódico. Gabriel Escarrer considera que las administraciones públicas están poniendo parches que no resuelven el problema. "Por cada 100 plazas hoteleras reguladas, se crean 18 puestos de trabajo. Por esa cifra en no regulados, no se generan ni dos empleos", defiende.

Los pisos turísticos están en la agenda de prioridades de la nueva ministra de Industria, Turismo y Comercio. Reyes Maroto abordará las 17 normativas vigentes en la próxima conferencia sectorial con las comunidades autónomas, donde también debatirá las condiciones laborales de un sector precario. Algunos colectivos —como el de las camareras de pisos— ya han alzado la voz para denunciar su situación.

La proliferación de Airbnb ha desencadenado varios episodios de turismofobia en Barcelona. (EFE)
La proliferación de Airbnb ha desencadenado varios episodios de turismofobia en Barcelona. (EFE)

Los hoteles crecen menos, pero siguen siendo la opción preferida del 22,2% de los viajeros, con nueve millones de reservas en el primer trimestre de 2018. Ese porcentaje asciende al 52,2% si hablamos del extranjero, según el INE. La duración media de las estancias ascendió a 2,9 días (un 0,3% menos respecto al mismo período del año anterior) frente a los 3,9 días de los Airbnb de turno (+6,5%).

Las estancias en viviendas en propiedad ya representan un 19,5% del total, con los 7,9 millones (+2,7%), pero no igualan a las noches en casas de amigos o familiares. Su cuota asciende al 45,3% hasta los 18,4 millones de pernoctaciones (+1,3%).

El despegue de Coachsurfing

También crecen con fuerza los intercambios de casas sin transacción económica de por medio (+77,3%), una modalidad en la que se han posicionado plataformas como Coachsurfing. La web pone en contacto a los usuarios con anfitriones en otros destinos y lo presenta como una vía para conocer lugareños. No obstante, su peso aún es muy reducido (1,3%), pues no supera las 511.000 pernoctaciones.

Ocio, recreo y vacaciones son el motivo principal del 42,7% de los viajes, por delante de las visitas a familiares o amigos (40,5%) y los viajes de negocios (10,3%). Andalucía, Cataluña y Castilla y León son los destinos preferidos en España, con un gasto medio de 52 euros diarios. La cantidad asciende a 107 euros en el extranjero.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios