GANAN LA BATALLA INCLUSO EN FRESCOS

Los supermercados eclipsan a los mercados de abastos, en caída libre desde 2008

Las tiendas tradicionales vendieron un 7,6% menos en el último año, a diferencia de los supermercados (+3,6%) o la venta online (+10%). Los buenos precios son un factor determinante

Foto: El mercado de abastos sigue cediendo terreno a la gran distribución.
El mercado de abastos sigue cediendo terreno a la gran distribución.

Los mercados de abastos pierden el pulso con los supermercados incluso en productos frescos. Los españoles prefieren cadenas como Mercadona, DIA o Eroski para llenar la cesta de la compra, relegando a un segundo plano a los formatos tradicionales. Estos últimos no cesan de perder clientes desde 2008, año en el que su cuota rozaba el 20% frente al 14,5% actual.

El año pasado cerraron con una caída del 7,6% en volumen de ventas, en contraste con los supermercados y autoservicios (+4,2%) o el 'e-commerce' (+10%). Los Ahorramás de turno llevan cuatro años de crecimiento consecutivo, con una cuota del 47,3% en 2017. Son con diferencia el primer canal de compra de los españoles, o así se desprende del último informe de consumo de alimentación elaborado por el Ministerio de Agricultura.

Fuente: Ministerio de Agricultura.
Fuente: Ministerio de Agricultura.

Les siguen los 'discounters' tipo Lidl o Aldi (15,8%), por delante de los formatos tradicionales (14,5%) como panaderías, fruterías, carnicerías o ultramarinos, los hipermercados (12,9%), otros canales (9,5%) y la venta online, cuya cuota sigue siendo mínima en alimentación (1,2%) pese a su crecimiento a doble dígito. Todos los formatos comerciales perdieron volumen de ventas en 2017, salvo los súper y el 'e-commerce'.

La fuerte apuesta de los distribuidores por los alimentos frescos está surtiendo efecto. Los hogares españoles siguen manteniendo una cierta preferencia por el comercio especializado (tienda tradicional), un canal que representa el 32,2% de las compras totales en esta categoría. No obstante, los supermercados y autoservicios ya han dado el 'sorpasso' también en frescos con una cuota del 35,3%.

La alimentación fresca (frutas, hortalizas, carne, pescado, marisco, pan horneado, huevos) tiene un peso del 39,9% en la cesta de la compra y representa un 43,8% del gasto total. Sus ventas retrocedieron un 3,3% en volumen y un 0,7% en valor frente a la caída del 0,7% en alimentación total.

Internet es el canal de venta que más ha crecido (+6,4%) si hablamos de productos frescos, pese a que su cuota apenas supera el 0,5%. La peor parte se la llevan, una vez más, los mercados de abastos (-7,9%), seguidos de los hipermercados (-3,1%) y los 'discounters' (-0,1%).

Los comercios no tradicionales —véanse gasolineras o máquinas expendedoras— ya suponen una de cada diez ocasiones de consumo, destacó el nuevo ministro de Agricultura en la presentación del informe esta semana. Luis Planas atribuyó el descenso del consumo dentro del hogar al trasvase a la hostelería, entre otros factores. "En España nos gusta salir y comer fuera. Eso sin contar con que muchos no pueden regresar a su casa en mitad de la jornada laboral".

Los hogares españoles siguen manteniendo una cierta preferencia por el comercio especializado (tienda tradicional)

Los restaurantes y las cadenas de comida rápida acaparan casi la mitad (46,6%) de los momentos de consumo fuera de casa, por delante de los bares, cafeterías o cervecerías (33,9%). Los españoles destinaron una media de 1.311 euros por persona en 2017, invertidos sobre todo en comidas —que representan un 45% de las consumiciones—, cenas (23,3%) y desayuno (16,2%).

La marca blanca no decae

Casi el 40% de los españoles compró marcas de distribución (MDD) en "muchas o bastantes" ocasiones a lo largo de 2017. Solo un 7,3% renunció a meterlas en la cesta de la compra frente al 10,9% de 2016 o el 12,3% de 2015. En efecto, el 'rey' de las marcas blancas (Mercadona) ya tiene casi la misma cuota que Carrefour, DIA, Lidl y Alcampo juntos.

El 60% de los consultados por el Ministerio de Agricultura compra siempre las mismas enseñas, por delante de un 27% que suele buscar la más barata dentro de una selección de marcas. El 13% prefiere comprar los productos más económicos de los lineales, sea cual sea su fabricante. La proximidad, los buenos precios, la calidad de los productos, la variedad de surtido, las ofertas y la atención al cliente son, por ese orden, los factores que más influyen cuando toca elegir supermercado de cabecera.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios