La crisis, las prisas y los jóvenes lastran el consumo de pescado en España
  1. Economía
según un estudio

La crisis, las prisas y los jóvenes lastran el consumo de pescado en España

La falta de tiempo para cocinar o para hacer cola en la pescadería pesan en la cesta de la compra casi tanto como los problemas económicos

placeholder Foto: El consumo de pescado se ha reducido en 1,7 kilos en los últimos cuatro años. Fuente: NORGE
El consumo de pescado se ha reducido en 1,7 kilos en los últimos cuatro años. Fuente: NORGE

No solo es la crisis. El ritmo de vida actualno es compatible con pasardemasiado tiempo en la pescadería o en la cocina, o así lo consideran miles de encuestados que dicen comprar cada vez menos pescado. Cada español hoyconsume1,7 kilos anuales menosque hace cuatro años, bien sea porque la economía no acompaña o porqueotros platos son más fáciles (yrápidos)de preparar. Así lo asegura Hildegunn Fure, directora del Consejo de Productos del Mar de Noruega.

"La gente no tiene tiempo para cocinar, y por eso demanda alimentosque no supongan mucha complicación. Queremos impresionar en la cocina sin esforzarnos demasiado", si bien la duración media para preparar un plato de pescado oscila entre 31 y 45 minutos para el 42% de los entrevistados, explica Fure en la presentación de un estudioelaborado por NORGE y basado en unas 3.000 consultas.Los hábitos de consumo están cambiando y las personas de entre 18 y 34 añostienen parte de culpa: a menoredad, menos pecesen la dieta. El 70% de los jóvenes dice tenerescasos o nulos conocimientos a la hora de guisar estos productos, que califica comopoco asequibles.

A esto se une la barrera de cómo solicitarloen el mostrador. "¿Cómo pido un corte para dorada? ¿Cuál es la diferencia entre bacalao refrescado y fresco? Todo ello sitúa al pescado en un lugar poco favorable cuando toca elegir qué tipo de proteínas poner sobre la mesa", señala el estudio. El 37% de los jóvenes admite no comerlo jamás, en contraste con las personas con edades comprendidas entre los 50 y 65 años: el 75% lo toma como mínimo una vez por semana al considerarlo un alimentosaludable.

Algo parecido ocurre con el poder adquisitivo: a mayores ingresos, más pescado.Una buena relación calidad-precio es un criterio clave en la decisión del 46% de los encuestados, por delante de la ausencia de espinas (44%) oel tiempo de espera en la pescadería (16%). Fure destaca el auge de la venta telefónica o por internet, sobre todoentre los jóvenes. Este colectivo sí se ha dejado seducir porel sushi:casi un tercio lo toma una vez al mesfrente al 40% de los encuestados, que lo comen una vez al año.

Una ración de pescadoa la semana

Aunque la ingestade carne dobla a lade pescado, España sigue siendo el tercer país que más kilos toma (42,4 per cápita) al año, por encima de la media mundial (18,9). Solo nos superan los portugueses (56,8)y los noruegos (53,4), mientras otros como Polonia (12), Alemania (14,2), Suiza (17,4) o Reino Unido (19) son los últimos del 'ranking'. Nueve de cada diez españoles toman pescado una vez a la semana, y el 70% dice ingenirlo en dos o más ocasiones. Con una frecuencia tan alta... ¿Por qué se resienteel consumo?

"Las cantidadesson menores, en forma de tapas, raciones pequeñas o como entrante. Los consumidores actuales disponen de menos tiempo para elaborar platos,se han visto afectados por la crisis económica y siguen percibiendo el pescado como un alimento caro".Las preferencias de los encuestados no siempre coinciden con lo que compran, como muestra estre gráfico.

Larga vida al salmón

Al preciose sumala falta de asistencia en tienda para un cliente siempre pegado a su reloj. "Si nadie te orientao te recomienda, compras menos. El pescado solo tiene un 5% de visibilidad en el mercado", sostiene la directora de NORGE. Los productos estrella en la cesta de la compra de los españoles son la merluza, el salmón y el bacalao, seguido de las gambas y la lubina. De hecho, la ingesta del segundo ha aumentado porque los más jóvenes se decantan por esta especie. Siete de cada diez españoles lo toman una vezal mes o más.

El 36% considera que es más fácil de preparar, el 29% destaca su mejor relación calidad-precio y otros muchos lo prefieren por su sabor o por sus propiedades beneficiosas para la salud. "Los distribuidores han hecho un buen trabajo al ofrecer mayor variedad de cortes y preparados", apunta el informe.Fure consideraque los congelados"tienen una mala fama que no merecen" ypueden solventar los problemas de losque se quejan de falta de tiempo.

Consumo Hábitos de consumo Comida Comida sana España
El redactor recomienda