EL BALEAR TIENE LA EXPERIENCIA DE ROSSI Y YAMAHA

Lorenzo o la dura prueba de convivencia a la que se verá sometido Márquez en Honda

La llegada de Jorge Lorenzo al equipo de Repsol Honda, el del campeón Marc Márquez, dota a la escudería con el dúo más potente, elevando los niveles de rivalidad a la máxima potencia

Foto: Marc Márquez tendrá nuevo compañero y rival el año que viene. (EFE)
Marc Márquez tendrá nuevo compañero y rival el año que viene. (EFE)

Hace poco más de un mes, durante el GP de España, cuando se debatía el nombre del piloto que podría ser su compañero a partir de 2019, una vez descartado Johann Zarco, Marc Márquez pedía contar con el piloto “más fuerte de la parrilla a mi lado”, decía. “Lo que pido es que sea fuerte. Esto hace crecer la rivalidad y el nivel. Los dos únicos pilotos muy fuertes que quedan son Dovizioso y Pedrosa”, aseguró entonces y no contaba con la posibilidad de Jorge Lorenzo.

Pues dicho y hecho: Jorge Lorenzo va a ser un compañero que no se lo va a poner nada fácil, y que va a elevar la competitividad dentro del garaje de Honda. ¿Nos encontramos ante el equipo más potente de la historia? Es bastante probable, porque a pesar de existir precedentes de grandes campeones que han coincidido en la misma formación (Hailwood y Agostini; Gardner y Doohan; Lawson y Rainey; Rossi y Lorenzo…), siempre había un factor de desequilibrio que inclinaba la balanza a favor de uno de ellos.

Hoy, Márquez y Lorenzo se encuentran en plenitud de facultades, y son, no lo olvidemos, los ganadores de siete de los ocho últimos títulos del Mundial de MotoGP. De lo bueno, lo mejor.

A muchos ha sorprendido que Honda no apueste por un piloto joven como recambio de Dani Pedrosa. Muchos creíamos que Joan Mir podía ser la apuesta de futuro de Honda, pero se ve que HRC no quiere esperar, que quiere resultados ya. Por una parte es lógico: ¿qué pasaría si, en una de esas, se lesiona Márquez a mitad de temporada? Por que, tantas veces va el cántaro a la fuente que al final se rompe, decía mi abuela… Hay que tener dos primeros espadas ante cualquier contingencia. Bien pensado.

En 1990, Kenny Roberts juntó en su equipo a Eddie Lawson y Wayne Rainey, buenos amigos, que se conocían desde la adolescencia, cuando los dos hacían dirt-track en el entorno de Los Ángeles. Lawson, campeón en título, se lesionó en los entrenamientos de la segunda carrera y se perdió media temporada, y Rainey asumió la responsabilidad y ganó la primera de sus tres coronas. Seguramente un piloto menos experimentado no lo habría conseguido y la historia habría sido bien diferente.

¿Vetos de Márquez a los jóvenes?

En los mentideros del paddock también se dice que había un veto por parte del entorno de Márquez a la llegada de pilotos jóvenes. Es decir, un veto contra Mir. Será que es la moda: el manager de Zarco aseguró que Rossi lo vetó... Me cuesta creerlo. Me cuesta creer que Alberto Puig trague con cosas así, pero tampoco voy a poner la mano en el fuego; estas cosas no se dicen gratuitamente.

Al contrario, creo que alguien tan maquiavélico –en el buen sentido de la palabra- como Puig ha preferido colocar al lado de Marc Márquez a alguien que puede resultar tan incómodo como es Jorge Lorenzo. Primero porque no se lo va a poner nada fácil en pista, porque el nivel de exigencia va a ser muy elevado; y segundo, porque va a obligar a Márquez a no dar nada por sentado, a no creer que tiene un estatus especial en Honda, a mantenerse siempre despierto y en alerta.

En definitiva, Puig ha encerrado dos fieras en la misma jaula, lo cual es bueno para la marca si las cosas no van mal, pero al menor descuido se pueden devorar. No fue fácil el encaje Márquez-Pedrosa en su primera temporada. La rivalidad entre el veterano y el debutante fue muy grande, no ya tanto porque el pilotaje de Márquez fuera más o menos agresivo, sino porque estaba en disputa la hegemonía dentro de ese garaje. Honda no impuso condiciones al recién llegado ni favoreció al que ya llevaba allí siete temporadas. Ahora sucederá lo mismo. Y es lo lógico, porque lo que ha hecho Honda es contratar a dos números uno. Hacer prevalecer a uno sobre el otro sería un error.

Es de esperar que la cohabitación entre ambos sea pacífica. A pesar de las críticas que Lorenzo dedicó en alguna ocasión a Márquez por su agresividad, especialmente en su primera temporada en MotoGP, siempre ha habido entre ellos una disputa respetuosa. Pero una cosa es llevarte bien con tu rival en la distancia, y otra tenerlo a cinco pasos de ti cada día, codo con codo. La llegada de Lorenzo será, en este sentido, una dura prueba para Márquez, que nunca ha pasado por una situación así. Lorenzo, en cambio, está curtido: fue capaz de sobrevivir a Rossi y derrotarlo, y la situación no tiene por qué ser peor en Honda. Por lo pronto, Lorenzo no tendrá un muro en medio del box, como le pasó cuando llegó a Yamaha, ni nadie tirará los neumáticos usados en su lado del garaje, como Mick Doohan le hacía a Alex Crivillé

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios