MotoGP: La clave del éxito de Márquez en MotoGP o cómo dejarse el codo para salvar una caída
FRACASO DE ZARCO ANTE SU PÚBLICO

La clave del éxito de Márquez en MotoGP o cómo dejarse el codo para salvar una caída

Marc Márquez se escapa en la clasificación de MotoGP tras su tercera victoria consecutiva: aventaja a Maverick Viñales en 36 puntos y duplica la puntuación de Dovizioso

Foto: Marc Márquez entrando a meta de Le Mans. (EFE)
Marc Márquez entrando a meta de Le Mans. (EFE)

La carrera de MotoGP en Le Mans ha sido una de esas carreras aparentemente feas, insulsas, sin brillo, en la que los pilotos no han destacado, al menos en las posiciones delanteras, por su combatividad, como ha sucedido con mayor frecuencia en anteriores pruebas. Ha sido una carrera con mucho fondo, una de esas carreras traicioneras en las que el menor descuido se paga caro, o carísimo, como le ha sucedido a Andrea Dovizioso, que ha visto cómo en solo dos carreras ha pasado de liderar el Mundial a tener menos de la mitad de puntos que Marc Márquez.

Una vez más, la concentración ha sido clave. Saber leer la carrera y medir los esfuerzos ha estado detrás del éxito de Márquez, que ha vuelto a salvar una situación crítica. Justo a mitad de carrera, cuando empezaba a apretar para escapar de Danilo Petrucci, ha hecho 'un Márquez', una salvada increíble. Ya es hora de que pongamos nombre a ese gesto innato que tantas veces le salva de estrellarse.

“La caída que tuve en la curva 3 durante los entrenamientos me ayudó a ser más seguro en la carrera. Durante todas las vueltas fui muy cuidadoso en ese punto. Llevaba el brazo totalmente tenso para evitar sustos y eso me ha servido para apoyar el codo y salvar la caída: pude apoyar bien el codo y levantar la moto”, comentó Márquez, que una vez más ha vuelto a demostrar que lo suyo no es cuestión de suerte.

109 caídas durante el fin de semana

La curva 3 de Le Mans no era el único punto crítico durante el fin de semana, todo el circuito ha sido una auténtica trampa. Se han producido 109 caídas a lo largo del fin de semana, un fin de semana aparentemente espléndido de sol y buena temperatura, con una agradable brisa fresca, quizás bueno para dar un paseo por el campo pero letal para las carreras. La situación era engañosa: el sol luciendo en lo alto y la pista con un buen firme desde el año pasado, pero la temperatura del asfalto estaba sorprendentemente baja debido a ese viento fresco. La clasificación oficial habla de una temperatura ambiente de 24ºC y un asfalto a 45ºC, pero una lectura inicial de los técnicos de Michelin ofrecía otros datos: 18ºC/34ºC.

Por eso todos, salvo Márquez, optaron por el neumático trasero blando para asegurar el agarre, pero el piloto de Honda eligió la opción más extrema, la dura, acostumbrado a trabajar siempre con los compuestos más duros. Con un asfalto tan traicionero, los demás optaron por el blando para asegurar agarre, pero este compuesto no aguanta la presión que Márquez imprime a los neumáticos. También había optado por ese compuesto en el tren delantero, pero después eligió el medio delante, como la mayoría. Y se adaptó a las circunstancias. El error de Dovizioso le aclaró el camino, porque era el piloto con más ritmo. Y luego falló Johann Zarco, que corría con el impulso de la 'pole' y el aliento de todo un circuito rendido a sus pies. Una pesada losa.

La candidez de Zarco

Johann Zarco se ha sobreexpuesto con una excesiva carga de compromisos en una carrera fundamental para él. Nunca antes vi a nadie con semejante agenda en una jornada crucial como la de Le Mans: saludar a miles de fans, un evento con los pilotos de su escuela, cumplir con compromisos con el promotor, los caza-autógrafos y, por supuesto, atender a los medios de comunicación. En situaciones similares, el piloto es blindado por su entorno para evitar que se descentre, y esa cantidad de compromisos a los que Zarco tuvo que asistir pasa factura, parece que no, pero lo hace. Durante el fin de semana de un Gran Premio, la cabeza de un piloto tiene que estar completamente centrada en lo que sucede en la pista; lo demás es ruido, distrae. Seguramente, Zarco ha pagado la candidez con la que aborda el desafío de MotoGP, una inexperiencia que puede pasarle factura en un momento clave de su carrera deportiva.

En estos momentos me resulta inevitable pensar en el enorme salto al vacío al que se enfrenta Zarco tras firmar con KTM. Asume un gran riesgo al elegir KTM, una marca que a día de hoy sigue siendo una gran incógnita. ¿Cuánto necesita avanzar el fabricante austriaco por su cuenta, y cuánto impulsado por el talento del piloto francés, para poder llegar al nivel de sus rivales? En el Gran Premio de Austria, KTM estrenará una nueva evolución del motor, con cigüeñal contrarrotante, como el resto de las marcas. Es el primer paso. Sólo a partir de ese momento podremos empezar a tener más referencias para comprobar su capacidad.

¿Es cierto lo que dijo Laurent Fellon, manager, amigo y entrenador de Zarco, que asegura que Rossi –y éste lo niega- bloqueó su negociación con Yamaha? Cuesta creerlo. Pero si fuera así, sería otro ominoso argumento en el haber de la gestión de Lin Jarvis al frente de Yamaha. La sensación es que Fillon no es un buen negociador: no profundizó en el contacto con Honda después de que Alberto Puig mostrara su disposición a hablar; y dio la espalda a Suzuki, por despecho, después de que el precontrato que firmara con la marca en 2016 no se ratificara, y por eso acabó en Tech 3. Ahora, ha aceptado la oferta de KTM. Da la sensación de que al inexperto Fellon le atrapó la urgencia con la que últimamente se vive en el paddock de MotoGP.

opta

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios