piqué estuvo serio

De Gea y Pedro Sánchez: esta es la razón por la que no aplaudió al nuevo presidente

De Gea no olvidó las palabras de Pedro Sánchez cuando dijo que no se sentía cómodo viéndole en la Selección por la falsa acusación de una menor por abuso sexual

Foto: David de Gea, con gesto serio, durante la concentración de la Selección española para preparar el Mundial de Rusia. (EFE)
David de Gea, con gesto serio, durante la concentración de la Selección española para preparar el Mundial de Rusia. (EFE)

Enfado, malestar y revancha. A David de Gea no le apetecía nada que el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acudiera a la Ciudad Deportiva de las Rozas para cumplir con el acto de despedida a la Selección antes de viajar a Rusia para disputar el Mundial. El portero no olvida las palabras de Pedro Sánchez hace prácticamente un año, cuando la Selección ya estaba concentrada en la disputa de la Eurocopa de Francia y el entonces candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno ‘condenó’ a De Gea en el caso Torbe. Una denuncia que presentó una prostituta y actriz porno contra Iker Muniain, futbolista del Athletic de Bilbao, y otro jugador del que no dio su nombre (se filtró el de Isco) por abuso sexual y agresión. Una chica menor de edad que involucró en su acusación a De Gea como la persona que hizo de intermediario en una cita con los futbolistas en un hotel de Madrid en 2012.

“No me siento cómodo viendo a De Gea como portero de la Selección española después de ver su nombre salpicado y denunciado por una menor”, manifestó Pedro Sánchez. Las palabras no las ha olvidado De Gea y cuando se enteró que el nuevo presidente del Gobierno acudía a Las Rozas, le sentó como una 'patada en el estómago'. Le recomendaron que cumpliera con el protocolo y posara en la foto oficial. Lo que no pudo ocultar fue su rechazo a Pedro Sánchez, pese a que no le retiró la mano cuando el presidente fue saludando de forma individual a cada uno de los internacionales. La revancha llegó después. Tras el discurso de despedida de Pedro Sánchez, todos los futbolistas aplaudieron menos De Gea, que mantuvo sus manos dentro de los bolsillos del pantalón del chándal. La imagen del enfado del portero, con la cara seria en todo momento, la mirada perdida y al suelo y una actitud de incomodidad, dejaba patente su indignación.

El nuevo presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, tuvo que hacer durante el día de ayer de ‘apagafuegos’ con el fin de rebajar la polémica y puso en contacto a Pedro Sánchez y David de Gea para buscar una reconciliación. El portero aceptó las disculpas del presidente del Gobierno, pero sigue dolido y molesto porque entiende que el daño que se le hizo fue mayúsculo, con unas declaraciones a un medio de comunicación que tuvieron una enorme repercusión, y ahora la petición de ‘perdón’ se produce en privado y un año después, cuando la denuncia quedó demostrado que era falsa.

De Gea, durante un entrenamiento con la Selección. (EFE)
De Gea, durante un entrenamiento con la Selección. (EFE)

La seriedad de Piqué

De Gea tiene sus argumentos para justificar el desplante que le hizo a Pedro Sánchez. Dos meses después de la denuncia de la chica, las investigaciones policiales encontraron contradicciones en su testimonio y el juez declaró inocente a David de Gea. No se vieron indicios en una acusación que no prosperó y en la que sí se comprobó que la chica intentó vender antes su versión a un medio de comunicación para sacar un beneficio económico. De Gea quería y esperaba una rectificación de Pedro Sánchez, después de la ofensa pública, que no llegó ni ahora se ha producido. Sus caminos se han cruzado dos días antes de viajar la Selección a Rusia y ha habido tiranteces.

En la visita de Pedro Sánchez a la concentración del combinado nacional, también llamó la atención la actitud de Gerard Piqué. El futbolista del Barcelona fue otro de los que mostraron una actitud más seria de lo normal: estuvo frío y apático. Aplaudió al presidente del Gobierno tras su discurso, pero se mostró distante y serio durante la comparecencia. Muy diferente de las risas que soltaban Sergio Ramos, Iniesta, Diego Costa, David Silva y otros jugadores cuando Luis Rubiales entregó a Pedro Sánchez una camiseta de la Selección española con el dorsal ’10’ y su nombre a la espalda.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios