Los fichajes inesperados: Maradona en Sevilla, Brehme en Zaragoza y Falcao al Rayo
  1. Deportes
  2. Fútbol
Llegadas a última hora

Los fichajes inesperados: Maradona en Sevilla, Brehme en Zaragoza y Falcao al Rayo

Los clubes más humildes de la categoría han disfrutado de las estrellas, aunque en sus últimas tardes. Benito Floro analiza este tipo de incorporaciones

placeholder Foto: Maradona, junto a Bilardo en su etapa en Sevilla. (EFE)
Maradona, junto a Bilardo en su etapa en Sevilla. (EFE)

Los fichajes de Falcao por el Rayo y de Pastore por el Elche sorprendieron en los últimos momentos del mercado. Viajes glorias que llegan a equipos humildes de Primera pasada la treintena. No es la primera vez que ocurre en la Liga. Algunos ejemplos son Maradona, Brehme y Hugo Sánchez. Los clubes esperan que la apuesta salga bien, pero no siempre ocurre así.

Pastore dejó claro en su presentación que no venía para pasar el rato. “No vengo a retirarme porque si fuese así me iría al club en el que me formé en Argentina. Tengo 32 años y hay futbolistas de 39 o 40 que siguen a gran nivel. (…) Necesitaré una semana extra para adaptarme al equipo”.

El exentrenador de Albacete y Real Madrid, Benito Floro, explica en El Confidencial estos fichajes. “La mayoría de estos jugadores tienen cuerda para seguir en esas categorías. Además, suelen influir positivamente en el resto de compañeros, especialmente en los jóvenes”

placeholder Pastore, en su presentación en el Elche. (EFE)
Pastore, en su presentación en el Elche. (EFE)

Bilardo, el artífice

El fichaje de Maradona por el Sevilla se hizo oficial el 22 de septiembre de 1992. ‘El Pelusa’ salía de una sanción de 15 meses sin jugar tras dar positivo por cocaína el 17 de marzo de 1991 en el Nápoles-Bari (1-0). El máximo responsable de su fichaje fue Bilardo, que vio la oportunidad perfecta para que su pupilo volviera al fútbol. “Presi, fichar a Maradona ahora es un regalo”, le dijo a Luis Cuervas, presidente del Sevilla (1985-95).

El Nápoles no quería venderlo y le pidió que regresara para cumplir su contrato, que vencía el 30 de junio de 1993. Pero Diego se negó. A partir de ahí, comenzó una ardua negociación en la que tuvo que mediar la FIFA. Finalmente, Maradona fue traspasado al Sevilla a cambio de 7’5 millones de dólares. En los cuatro primeros meses perdió kilos y demostró de nuevo su calidad. Sin embargo, una pelea con el presidente por un amistoso con la selección alteraron sus planes. Desde enero no volvió a ser el mismo y acabó pasado de peso. Y con problemas con la justicia tras conducir a más de 100 km/h en el casco urbano.

El entrenador tuvo que ver en el fichaje de Maradona por el Sevilla, aunque en otras ocasiones son los presidentes los que lo imponen. “De la contratación de estos jugadores se ocupa generalmente el presidente de acuerdo con el técnico. O, en su ausencia, del agente que trabaja para el club”, comenta Floro. “Los jugadores van a esos equipos porque son profesionales. Y porque el fútbol es su sustento y su felicidad”.

placeholder Andreas Brehme. (EFE)
Andreas Brehme. (EFE)

Zaragoza, segundo o tercer plato

Andreas Brehme no tuvo problemas al volante en Zaragoza, que se sepa. Dicen que lo que mal empieza, mal acaba. Así fue su etapa en el club maño. El teutón fue rotundo cuando llegó. “Si he fichado por este equipo es porque no he podido hacerlo por el Barça, ya que Johan Cruyff no ha podido desprenderse de Richard Witschge, ni por el Atlético de Madrid, con el que tuve contactos a través de Schuster”.

Sus escapadas a Alemania fueron frecuentes, algo que deterioró la relación con el cuerpo técnico, la directiva y los compañeros. La guinda del pastel fue cuando se negó a ser alineado en la posición que le pidió el entrenador, Víctor Fernández, antes de un encuentro ante el Tenerife. Además, abandonó la concentración del equipo.

La directiva optó por rescindirle el contrato tras aquel acto de indisciplina. El alemán perdió una cantidad de dinero importante tras haber firmado a razón de 70 millones de pesetas (420.000 euros) por dos temporadas. No percibió nada de la segunda, mientras que de la primera sólo la parte proporcional hasta que se marchó.

placeholder Ben Arfa, en su etapa en el Valladolid. (EFE)
Ben Arfa, en su etapa en el Valladolid. (EFE)

Ben Arfa, sin pena ni gloria

Ben Arfa tampoco finalizó contento su etapa en el Valladolid. Su llegada fue una apuesta de Ronaldo, pero su rendimiento no fue el esperado. El francés sólo jugó cinco partidos, dos de ellos como titular.

Cuando regresó a Francia, se desahogó en ‘Telefoot’. “La Ligue 1 es muy interesante y mejor que la Liga española. En España, los grandes clubes como el Madrid y el Barcelona tapan un poco al resto de equipos. La Ligue 1 es más fuerte”.

Hugo Sánchez, a diferencia de Ben Arfa, no estuvo a gusto cuando volvió a México tras 11 años en Madrid. “El fútbol en México está descafeinado. Me equivoqué volviendo”, declaró. Así que regresó a la capital de España, pero para jugar… en el Rayo. El Sevilla estuvo por medio, pero, según el mexicano, “Cuervas se asustó y no se atrevió a ficharme”. “Tenía miedo de que se repitiera la historia de Maradona. Yo, sin vanidad, creo que con Suker hubiéramos formado un dúo atacante demoledor”.

placeholder El famoso gol de chilena de Hugo Sánchez al Logroñés en el Bernabéu
El famoso gol de chilena de Hugo Sánchez al Logroñés en el Bernabéu

El mexicano marcó 16 goles que, sin embargo, no sirvieron para salvar al Rayo. Los madrileños descendieron en la promoción de permanencia frente al Compostela. Así acabó su periplo en Vallecas, que analizó 25 años después. “Me fui de México porque no aguanté la presión de que el América quisiese adueñarse de mi imagen. Preferí fichar por el Rayo dejando de ganar más del 50% de lo que iba a ganar en el América por tener mi dignidad intacta”.

Otro exjugador del Madrid que regresó a España cuando parecía que su carrera estaba acabada fue van Nistelrooy. El holandés fichó por el Málaga en 2011, cuando el jeque Al-Thani realizó una inversión de 60 millones de euros. Aquel verano llegaron Joaquín, Isco, Cazorla, Toulalan, Mathijsen…

El delantero holandés firmó por una temporada con opción a otra más y fue presentado en el Museo Picasso. Sin embargo, dejó el fútbol tras la clasificación del Málaga a la Champions. Su aportación fueron cuatro goles en los 28 encuentros en los que se enfundó la elástica malagueña.

placeholder Ruud van Nistelrooy. (EFE)
Ruud van Nistelrooy. (EFE)

La depresión de Collymore

Las prestaciones de van Nistelrooy fueron la antítesis de las de Stan Collymore, que llegó al Oviedo en 2001. El inglés desapareció un mes después de su llegada y no se supo más de él. En Asturias dejó huella por estar fuera de forma. “No recuerdo cuánto pesaba, sólo las hermosas y verdes colinas de Asturias”, declaró años después.

El inglés sólo vistió en tres ocasiones la camiseta del Oviedo, frente al Villarreal, Celta y Las Palmas. En Asturias residió 34 días, en los que padeció una depresión que acumulaba desde 1999. “La depresión es un cáncer del alma. En aquella época, tenía ideas suicidas”, confesó.

Roque Santa Cruz también llegó a España procedente de Inglaterra. El paraguayo fichó como cedido por el Betis en el verano de 2011. Aquella incorporación sorprendió porque el club estaba en Ley Concursal: debía 17 millones de euros a sus jugadores y 84 a diferentes acreedores. Además, el delantero tenía una ficha de 4’5 millones en el Manchester City.

placeholder Santa Cruz celebra un gol con Rubén Castro. (EFE)
Santa Cruz celebra un gol con Rubén Castro. (EFE)

El paraguayo llegó con 30 años y se adaptó a la perfección al equipo de Pepe Mel. Formó pareja de ataque junto a Rubén Castro, al que ayudó en los goles del Betis. Santa Cruz marcó siete, mientras que el canario anotó 16 aquel año. Su rendimiento sirvió para lograr la permanencia. Los verdiblancos intentaron que continuara, pero eligió el proyecto de Champions del Málaga.

Es difícil que Santa Cruz, por muchos goles que marcara con su selección, iguale el récord de Salenko. El delantero es el único jugador que ha marcado cinco goles en un partido de un Mundial. Fue en Estados Unidos 94, en el Rusia (6-1). En aquella Copa del Mundo, fue Bota de Oro empatado con Stoickhov. Cinco años más tarde, fichó por el Córdoba.

El ruso no llegó a Andalucía en las mejores condiciones. Además de no estar en forma, lo habían operado dos veces de la rodilla. Aun así, era un refuerzo perfecto para el regreso del Córdoba a Segunda. Tras tres partidos, y uno sólo como titular, el club entendió que su apuesta no le había salido bien.

placeholder Salenko. (EFE)
Salenko. (EFE)

Los médicos le diagnosticaron una atrofia muscular en su pierna operada, cuya recuperación era lenta. Salenko lanzó mensajes críticos sobre la calidad de la plantilla. Eso empeoró la relación con sus compañeros. Antes de Navidad, recibió la carta de despido del Córdoba. En su contrato, había una cláusula para echarlo “al no haber llegado al nivel de forma física pactado”.

Floro es claro ante el rendimiento que se puede esperar. “No hay un estudio de su comportamiento, pero desde mi experiencia todo depende del presidente, del entrenador y del capitán. Falcao es un ejemplo para los jugadores que quieran aprender cómo debe jugar un delantero dentro”.

Diego Armando Maradona Sevilla FC Hugo Sánchez
El redactor recomienda