LLEVA DOS AÑOS JUGANDO CON DOLOR

Santi Cazorla necesita dejar de sufrir: se irá con Xavi a Qatar a ganar cuatro veces más

Con 35 años y un contrato que se termina en el Villarreal es el momento de replantearse su vida. Necesita dejar de sufrir. En Qatar tiene la posibilidad de seguir jugando en el equipo de su amigo Xavi

Foto: Santi Cazorla durante un partido con el Villarreal en la Liga. (Efe)
Santi Cazorla durante un partido con el Villarreal en la Liga. (Efe)

A Santi Cazorla no lograron retirarle del fútbol las lesiones, a pesar de pasar por un calvario y tener que visitar el quirófano en más de diez ocasiones, pero le toca cerrar ciclo en España. El asturiano está a la espera de que finalice la Liga para anunciar sus nuevos planes que, por otro lado, ya han sido desvelados. La semana pasada se le escapó al jefe de prensa del Al Sadd, Ahmad A-Ansasi, en un directo de Instagram que las negociaciones estaban avanzadas. Le estropeó la noticia. Santi Cazorla fichará por el equipo que entrena su amigo Xavi Hernández y pondrá fin, a sus 35 años, a una trayectoria de más de 17 años en el fútbol profesional, de los que dos de ellos fueron un vía crucis por los problemas que le ocasionó una lesión en el tobillo derecho, en septiembre de 2013, que le afectó al tendón.

Desde entonces, Cazorla decidió que haría todo lo posible para volver a hacer vida normal, primero, y regresar a la alta competición como un reto personal. Lo consiguió y durante los dos últimos años en el Villarreal ha tenido un rendimiento notable. Ha sido de los más destacados y brillantes. El problema, la preocupación, está en que nunca ha podido disfrutar de un partido sin dolor. Ha tenido que convivir con las molestias en la alta competición y no ha dejado de poner una buena cara. Siempre se le ha visto con una sonrisa, con un carácter positivo. En privado ya es otra historia porque el sufrimiento estaba ahí y no ha dejado de tenerlo hasta el día de hoy.

Santi Cazorla celebra un gol en un partido del Villarreal. (Efe)
Santi Cazorla celebra un gol en un partido del Villarreal. (Efe)

Con 35 años y un contrato que se termina en el Villarreal, es el momento de replantearse su vida. Necesita un cambio. En Qatar tiene la posibilidad de seguir jugando un año más al fútbol, con un entrenador y amigo de la confianza de Xavi, y, por supuesto, con un jugoso salario. Cazorla puede firmar con un salario que se acerque a los 8 millones de euros. En el Villarreal no llegaba a los dos millones de euros esta temporada. La anterior fue de los que menos cobraban de la plantilla (500.000 euros más objetivos) en un acuerdo que estaba condicionado a su participación y sus sensaciones.

La insistencia de Xavi

Santi Cazorla necesitaba demostrar que podía volver a ser competitivo y lo ha conseguido en las dos últimas temporadas que ha estado en el Villarreal. De hecho, en la actual ha roto su techo como goleador. Lleva 16 tantos y es el máximo asistente del equipo de Jesús Calleja. Esto indica su altísimo nivel. Se quiere ir del fútbol español y el Villarreal, la que considera su casa, en lo más alto. Dejando un buen recuerdo. No le gustaría que la última imagen fuera la de un jugador que se está arrastrando. Pero, sobre todo, se quiere ir dejando al Villarreal en posiciones altas de la clasificación y si es posible clasificado para jugar en Europa. Por este motivo no se marchó antes a Qatar. Lo pudo hacer el verano pasado, pero el Villarreal realizó una mala temporada, más cerca del descenso y él se sintió en deuda. Tampoco quiso irse en enero cuando Xavi insistía en su fichaje. Lo hará cuando acabe esta temporada y se pueda despedir por todo lo alto.

La insistencia de Xavi en su fichaje ha sido fundamental para que dé el paso de emigrar a Qatar y jugar el final de su carrera en un país al que fueron otros futbolistas españoles, como es el caso de Raúl González Blanco y Gabi. En el Al Sadd será una estrella y podrá disfrutar del fútbol con menos sufrimiento y dolor. En Qatar podrá enfocar su nueva carrera profesional cuando cuelgue definitivamente las botas porque Cazorla, como le sucedió a Raúl y Xavi, quiere seguir ligado al fútbol y en este país puede sacarse el carnet de entrenador. También tiene la vocación de ser director deportivo. El asturiano es un loco del fútbol, de los que se ve todos los partidos de una jornada de fútbol y analiza los detalles de cada jugador, táctica y equipo.

Con Santi Cazorla hay un sentimiento general de gratitud en toda España y ejemplo de lo que tiene que ser un profesional. Es uno de los jugadores que mejor aceptación tienen en todas las aficiones. Le sucede como a Iniesta, que salía aplaudido de todos los campos. El asturiano se ha hecho querer por todos sus rivales por ser un futbolista exquisito y tener una personalidad cercana y amable. Evidentemente, ha llegado al corazón de todos su lucha contra las lesiones y el volver a verle competir cuando un doctor inglés le soltó aquella frase que no se puede olvidar: “El médico me dijo que si volvía a caminar por el jardín con mi hijo, que me diera por satisfecho”, manifestó en una entrevista a Marca. No solo regresó al fútbol sino que Luis Enrique le volvió a convocar para jugar con la Selección española.

Santi Cazorla con los dedos apuntando al cielo en una celebración. (Efe)
Santi Cazorla con los dedos apuntando al cielo en una celebración. (Efe)

Su trayectoria es digna de destacar y ponerla en valor. Llegó al Villarreal, con 18 años, procedente de la cantera del Oviedo. Enseguida destacó en el filial y llamó la atención de Benito Floro, por entonces entrenador del primer equipo del Submarino amarillo, que le hizo debutar. Después conquistó a Manuel Pellegrini. En esa plantilla estaba Robert Pires, una estrella del fútbol francés, que cuando le vio en un rondo quedó impresionado y comentó: “Este va a ser internacional”. Años más tarde fue Pires el que le recomendó el fichaje de Cazorla a Arsene Wenger para el Arsenal. Eran los mejores años de Santi Cazorla, por el que el jeque del Málaga pagó 20 millones de euros al contado al Villarreal y después fue fichado por el Arsenal con un desembolso de 24 millones de euros.

Por medio se interesó el Real Madrid. Llegó a un acuerdo con el presidente Ramón Calderón, en 2008, pero se rompió en el último día del mercado. “No me gustó la prepotencia con la que se llevó el caso. Conseguimos que se quedara. Mucha palabrería y poco dinero”, comentó Fernando Roig. El presidente del Villarreal presentó una oferta mejor a Cazorla y en el Real Madrid se plantaron en la cifra de los 16 millones de euros. No contemplaron el 43% de IRPF. Llegó la lesión, el calvario y la oportunidad de regresar a casa. En el Villarreal empezó todo y llega su final más merecido. Haber demostrado que podía volver a jugar al fútbol, a pesar de tanto dolor.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios