triunfo con gol del malagueño

El indulto de Zidane con Isco funciona en el Real Madrid: así cierra una herida

Isco abrió el camino del gol de la primera vicroria del Real Madrid en el regreso de Zidane. Un día en el que hubo perdón para los defenestrados por Solari

Foto: Isco celebra su gol ante el Celta, el segundo que marca en Liga esta temporada. (EFE)
Isco celebra su gol ante el Celta, el segundo que marca en Liga esta temporada. (EFE)

El indisciplinado Isco fue indultado por Zidane, entró en el once y marcó un gol en la victoria contra el Celta (2-0). El fútbol sigue siendo lo más importante de las cosas menos importantes. Un futbolista que estaba defenestrado por Solari y señalado por su sobrepeso y mala actitud le da la victoria al siguiente entrenador. No hay que buscar más explicaciones científicas. Esto del fútbol se rige por criterios de confianza y complicidad. Lo que no le valía a Solari le sirve a Zidane, que rescata del sótano a un jugador que ha sido protagonista de episodios rebeldes y negativos desde que se despidió a Julen Lopetegui.

El jugador menos comprometido en los últimos 32 encuentros de la temporada desde que Santiago Solari saltara del Castilla al primer equipo era Isco Alarcón. El técnico argentino le señaló, castigó y 'reventó' en su último partido –le dejó fuera de la convocatoria en Valladolid– por ser un insubordinado. Tampoco le convencía la forma física que tenía ni la actitud en el día a día. No encajaba en la propuesta de fútbol vertical y directo. Isco se sintió humillado por Solari cuando el entrenador apostaba antes por jóvenes como Vinicius, Fede Valverde, Brahim o el delantero del Castilla –Cristo–.

En este callejón sin salida en el que estaba Isco se fueron sucediendo hechos imperdonables. Desde hacerle un desplante al delegado –Chendo– cuando fue a saludarle tras un partido en el Bernabéu, enfrentarse a un sector de la grada norte y mandar un mensaje a Solari por redes sociales para decir que no gozaba de oportunidades. Hasta negarse a subir al autobús del equipo en el partido contra el Ajax de Ámsterdam que supuso la eliminación de la Champions y con el que el club le abrió un expediente disciplinario.

La amnistía de Zidane

El castigo y la insumisión de Isco ha quedado en nada para Zidane y sin efecto para el club. En el primer partido del técnico francés en su regreso al banquillo blanco decidió que había que olvidar el pasado y sorprendió con una alineación en la que estaba Isco de titular más Keylor Navas, Marcelo, Bale y Marco Asensio. Zidane se cargó de un plumazo la etapa de Solari y concedió una amnistía a aquellos futbolistas que no le servían al anterior entrenador. La decisión de Zizou, con plenos poderes –porque para eso le ha hecho un enorme favor a Florentino regresando en tiempos de crisis deportiva– es recuperar y dar cariño a los ‘marginados’ por Solari. El principal beneficiado de la revolución es Isco.

El Real Madrid volvió a ganar en el Bernabéu después de cuatro derrotas fatídicas que provocaron que se quedara sin Copa del Rey y Champions y con poquísimas opciones de aspirar a la Liga –por no decir que ninguna–. Zidane lo tenía más fácil para hacer su revolución en un partido en el que no estaban Vinicius y Lucas Vázquez por lesión y Casemiro por sanción. De haber estado se puede creer que habría optado por el mismo once con este grupo de jugadores que le dieron tanto éxito y vio cómo se estaban pudriendo en el banquillo y alguno como Isco en la grada. Este es otro de los motivos principales por los que Zidane le dio el ‘sí’ a Florentino. No sólo por echarle una mano a su amigo. También le dolía ver cómo Isco arruinaba su prestigio con Solari o Marcelo se consumía en el banquillo.

Ha llegado Zidane para darle normalidad a la crisis con la decisión de recuperar a Isco y el malagueño le devolvió la confianza con un gol. Hizo el primer tanto en una excelente jugada de Marco Asensio eliminando rivales y un centro de Benzema. Isco remató en la boca de gol como si de un ‘9’ se tratara. Antes, el VAR le había anulado un gol a Modric por interferencia de Varane –en fuera de juego posicional– en la trayectoria del balón. Con el gol de Isco, el Madrid se soltó y Bale remató la faena con un segundo tanto. Otro jugador que necesitaba sentir lo que es estar en el once y ser primer espada. Nadie puede dudar de que la psicología de Zidane está muy por encima de la de Solari. Otra cosa es si el francés ha sido justo en su decisión de recuperar a un jugador indisciplinado y en baja forma. Isco salió del campo después de marcar y no jugó la última media hora. Notó la inactividad. Hay que poner en cuestión si Reguilón se merecía estar en el banquillo y Marcelo en el once. Igual que Bale. El resultado es lo más importante para el Madrid y sirve para cerrar las primeras heridas.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios